María Sánchez y Manuel Saravia durante su comparecencia ante los medios. FOTO: Gaspar Francés
María Sánchez y Manuel Saravia durante su comparecencia ante los medios. FOTO: Gaspar Francés

Después de que en la pasada legislatura se rompiera el consenso respecto al nuevo Reglamento Orgánico municipal cuando el PP presentó una enmienda in voce a la propuesta del Gobierno municipal de volver a aplicar excepcionalmente la reducción del 15 y 10% anual, que se aprobó con el apoyo de Ciudadanos y la abstención de Sí Se Puede, en esta nueva populares y socialistas sí han logrado el acuerdo. No así Toma la Palabra, que se opone a la ya pactada “subida notable” de sueldos, tratando de agotar los plazos con una serie de enmiendas de sustitución que presentará en la Comisión y el Pleno, y considerando que se ha resuelto “de forma opuesta al espíritu que movió a los grupos a crear dicha Comisión en 2015”.

María Sánchez, portavoz de Toma la Palabra e integrante del equipo de Gobierno, ha lamentado que el “amplio consenso social entorno a la necesidad de ser austeros con los salarios de los cargos públicos y los gastos de representación ha quedado olvidado”. La concejala ha recordado también que “ningún Grupo Municipal hace cuatro años presentó ninguna enmienda para que los salarios de los cargos de los saldos públicos fueran incrementados, hubiera más personal en los grupos municipales o que más concejales tuvieran dedicación exclusiva”, ni tampoco lo contemplaban sus programas electorales.

“Consideramos que los salarios en los cargos públicos tienen que ser dignos, si no se cobrara por este tipo de representación pública solo se dedicaría a la política gente que tiene posibles, esto pasaba hace muchísimos años y no queremos eso”, aunque apunta “tienen que ser ajustados”. Alegando su experiencia tanto en labores de Gobierno como de oposición, la portavoz de Toma la Palabra aseguró que desde su grupo “predicamos con el ejemplo” cobrando aproximadamente tres salarios mínimos interprofesionales, entendiendo que “es un sueldo perfectamente asumible para la responsabilidad que conlleva ser un cargo público”.

Por su parte, Manuel Saravia pide saber las razones para esta “subida notable” de sueldos: “No valen los eslóganes, hay que decir por qué”, rechazando argumentos como que es “para cumplir las obligaciones” o porque “estamos recuperando las cifras anteriores a la crisis”.

Por estas razones, han decidido presentar varias enmiendas de sustitución. Como la del punto 9.2, proponiendo, por ejemplo, que el alcalde cobre lo que corresponde a los directores de área. Igualmente, en el punto 9.4 proponen que los concejales con dedicación exclusiva en los Grupos Municipales no pertenecientes al equipo de Gobierno sea de uno por cada cinco concejales y no cada tres, buscando volver “a lo que ha funcionado en el Ayuntamiento y que nos parece razonable”.

También al 28.2 respecto a la dotación económica de los Grupos Municipales: “Creemos que todos los grupos tienen que tener recursos suficientes para desarrollar su actividad representativa”, lo que asegura se garantiza en el 28.1, considerando que la limitación a 80.000 euros que ahora se propone es “desorbitada” frente a los actuales 16.000 que sí consideran puede ser una cantidad pequeña. En el caso del 28.5 proponen que se mantenga la asignación de un funcionario por cada cinco concejales y no cada tres, con un máximo de tres.

Además de su oposición en lo referente a las subidas salariales, consideran que hay otros puntos que suponen “un avance”, celebrando los consensos alcanzados ya que la mayoría de las enmiendas de Valladolid Toma la Palabra y el resto de grupos han sido aceptadas. En este sentido, Sánchez destacó aspectos como que todos los concejales puedan estar en los actos públicos institucionales, además de lo referente a incompatibilidades, transparencia e información de la ciudadanía, declaraciones de bienes, “cuestiones novedosas” como que los plenos se puedan celebrar en otro espacio que no sea la Casa Consistorial, en función de los temas a tratar, o que la ciudadanía pueda formular preguntas en los plenos sin necesidad de estar asociados, entre otras aportaciones.

No hay comentarios