Manifestación por el convenio de Ayuda a Domicilio del pasado 25 de noviembre. Foto: Gaspar Francés
Manifestación por el convenio de Ayuda a Domicilio. Foto: Gaspar Francés

La Plataforma Social demanda a la Junta de Castilla y León, y a los Ayuntamientos y Diputaciones, que no miren para otro lado, y se impliquen en mejorar las condiciones laborales de las trabajadoras del Sector de Ayuda a Domicilio.

Así lo denuncian en un comunicado en el que recuerdan "la falta de voluntad de las empresas del sector para negociar un Convenio Colectivo que permita mejorar las condiciones laborales de estas trabajadoras, hace que el salario lleve congelado desde 2017, y no se modifiquen las condiciones laborales desde 2009". "En la práctica, las empresas de este sector desarrollan su actividad trabajando en exclusiva para las Administraciones", recuerdan.

En Valladolid son 4.600 las personas en situación de dependencia que reciben la prestación de Ayuda a Domicilio; esta cifra asciende en Castilla y León a 24.770. La importancia de este Servicio, incluido entre las prestaciones de la Ley de la Dependencia, es vital para poder mantener a una persona en su domicilio habitual, cuando su estado físico le hace cada vez menos autónoma.

"De forma reiterada escuchamos el “mantra” que repite la Consejería de Familia de la Junta de Castilla y León, de que la atención de los Servicios Sociales debe estar centrada en la persona. Desde la Plataforma Social reclamamos que ese “mantra” sea una realidad y cumpla lo establecido en la Ley de Servicios Sociales de Castilla y León, que establece que debe financiar el 90 por ciento del coste de éste. La realidad es que la Junta está muy lejos de esa financiación, lo que hace que sean los Ayuntamientos los que se vean obligados a aportar mucho más del 10 por ciento que les corresponde por Ley. De lo contrario, se incrementa la lista de espera, y las personas que necesitan se les ayude en su domicilio no reciben esta atención", explican antes de denunciar que "la falta de financiación por parte de la Junta no sólo está perjudicando a las personas mayores, sino que precariza la situación laboral de las personas que les atienden a través del Servicio de Ayuda a Domicilio".

Recientemente la Plataforma Social ha mantenido una reunión con la recién creada Asociación Vallisoletana de Auxiliares de Ayuda a la Dependencia, cuyo objetivo es reivindicar la mejora de las condiciones laborales de este sector, que con unos contratos precarios, son las personas que garantizan el bienestar de las personas más vulnerables.

No hay comentarios