El candidato de Ciudadanos, Francisco Igea. Foto: Gaspar Francés
Francisco Igea. Foto: Gaspar Francés

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha declarado su "falta de competencia objetiva para conocer de las actuaciones" derivadas de la denuncia por amenazas presentada por un militante de Ciudadanos contra el actual vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, pese a su condición de aforado.

La sala de lo Civil y penal del alto tribunal autonómico entiende que corresponde al Juzgado de Instrucción 5 de Valladolid la instrucción del caso a quien ha devuelto las actuaciones.

El TSJ entiende totalmente aplicable distinta jurisprudencia que trata el enjuiciamiento de un procedimiento por delito leve de amenazas, supuestamente cometido en el territorio de Castilla y León, contra un denunciado que es aforado al reunir la doble condición de Procurador de las Cortes de Castilla y León y la de Consejero de la Junta de Castilla y León. “Pese a ello, debemos declarar que la competencia objetiva para tal enjuiciamiento corresponde al Juzgado de Instrucción de la localidad donde se cometió tal infracción y no a esta Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León”, se dice en el auto con fecha de hoy, 17 de octubre.

La clave para la devolución de actuaciones al Juzgado de Instrucción es que después de distintas reformas introducidas en el Código Penal “no puede hablarse hoy de faltas, por lo que pudiera suscitarse la duda de si la doctrina interpretativa y restrictiva antes indicada se aplica también ahora a los delitos leves”.

Antes de pronunciarse sobre este caso, la Sala del TSJ dio traslado al Ministerio Fiscal para que emitiese informe sobre la competencia de la misma, pronunciándose en el mismo sentido que ahora lo hace el tribunal.

Contra este auto dictado por el TSJ cabe recurso de súplica en el plazo de tres días ante la propia Sala.

Según relató el propio Igea, las amenazas por las que será juzgado se produjeron “en el proceso de primarias” que le enfrentó a la ex destacada popular Silvia Clemente cuando pretendía desembarcar en Ciudadanos. A cuenta del pucherazo que se encargó de denunciar y que acabó confirmándose, Igea mantuvo una discusión “propia del proceso” con Borja Collantes, colaborador del área de comunicación de la fallida candidatura de Clemente, que “acabó como acabó”.

“No me arrepiento de lo que hice por defender la integridad del partido y el respeto a lo votado por los militantes”, se limitó a indicar en una breve comparecencia el vicepresidente de la Junta.


Noticias relacionadas:

Igea será juzgado por una falta leve de amenazas a un militante de Ciudadanos

No hay comentarios