Una funcionaria sujeta un cartel reclamando la jornada de 35 hioras durante una protesta. Foto: Gaspar Francés
Una funcionaria sujeta un cartel reclamando la jornada de 35 horas durante una protesta. Foto: Gaspar Francés

La Junta de Castilla y León se ha descolgado hoy con la propuesta de retrasar hasta enero de 2021 la aplicación de la jornada semanal de 35 horas en la Administración Autonómica que, según el compromiso que había alcanzado con los sindicatos se tenía que haber instaurado ya. El rechazo sindical ha sido unánime.

La propuesta ha sido trasladada hoy a los representantes de las centrales sindicales CCOO, UGT y CSIF y, además del retraso, incluía como supuesta concesión la aplicación de la jornada de verano en 2020 durante junio, julio, agosto y septiembre.

Todos los sindicatos han rechazado la propuesta y, aunque está convocada una nueva reunión para el próximo lunes, no parece que vaya ser posible un acuerdo con los planteamientos iniciales que la Junta ha puesto sobre la mesa.

Así las cosas, el viernes que viene está convocado un paro parcial de dos horas que servirá para testar cuál puede llegar a ser la incidencia real de la huelga general convocada para el 6 de noviembre, a tan solo 4 días de la cita electoral.


Noticias relacionadas:

Pladepu calcula que la vuelta a las 35 horas implicaría la creación de 3.500 empleos públicos

No hay comentarios