El subinspector de la UIP que hoy se ha sentado en el banquillo acusado de falso testimonio. Foto: úC
El subinspector de la UIP que hoy se ha sentado en el banquillo acusado de falso testimonio. Foto: úC

El subinspector de la Unidad de Intervención Policial A.L.G.M. que hoy ha sido juzgado en la Audiencia Provincial de Valladolid acusado de falso testimonio ha mantenido que una de las personas que detuvo en el transcurso de una carga policial registrada en 2 d febrero de 2014 a las puertas del restaurante La Parrilla de San Lorenzo le propinó un pisotón que sin embargo no ha quedado registrado en ninguno de los vídeos de la intervención aportados a la causa.

Así lo ha declarado en la vista que se ha celebrado esta mañana en el Palacio de Justicia en una sesión que comenzó con ciertos momentos de tensión al tratar de impedir dos  agentes de paisano la entrada a la sala a varias personas que querían asistir como público cuando ya se había decretado la audiencia pública.

Sala de vistas durante el juicio al policía acusado de falso testimonio. Foto: úC
Sala de vistas durante el juicio al policía acusado de falso testimonio. Foto: úC

El agente con carné profesional 72339, que hoy se ha sentado en el banquillo arropado por un nutrido grupo de compañeros que han asistido como público a la vista, ha asegurado que fue al identificar a J.H.B. cuando éste le dio un pisotón: “Decidí detenerle con el visto bueno del jefe que estaba allí”. “No golpee a esa persona en el momento de la detención, aunque pudiera ser que cuando se inició la actuación este señor recibiera algún golpe”, ha indicado a preguntas de la Fiscalía.

A preguntas de la Acusación Particular, el agente aseguró haberse dirigido a J.H.B. hasta en tres ocasiones para advertirle de que no increpara a los agentes ni lanzara a la gente sobre ellos. “Le llevé a la furgoneta para proponerle para una sanción y le advertí de que depusiera su actitud”, señaló el agente sin llegar a explicar por qué en el atestado policial que se redactó tras la intervención no se hace referencia ni al supuesto pisotón recibido por el agente ni al parte para probar sus lesiones.

En todo momento el agente ha asegurado que tras la intervención no vio los vídeos que han sido la principal prueba de cargo en su contra y se ha mostrado especialmente interesado en matizar que cuando cogió del cuello a J.H.B. y le clavó su porra en los riñones para conducirle a un furgón policial, en realidad, no le estaba deteniendo sino conminando a que depusiera su actitud. 

El propio denunciante y víctima de su intervención, J.H.B., ha declarado justo lo contrario. Ha asegurado tajantemente, como ya hizo cuando compareció como acusado y resultó absuelto, que en ningún momento pisó al agente y que éste, sin embargo, le propinó por la espalda dos porrazos en la cabeza y uno más en las nalgas. “Me dijo: ¡Ya vas calentito! Ahora vas a ir detenido. ¡Enano hijo de puta, salvapatrias! y me tiró el móvil”, ha relatado gráficamente J.H.B.

Dos testigos han corroborado la declaración del denunciante y han reconocido como autor de los porrazos y la detención al agente sentado en el banquillo. Uno de ellos, Fernando Valiño, periodista de últimoCero, único medio que fue testigo presencial de la desproporcionada carga policial y publicó imágenes de las detenciones practicadas en ese momento, se refirió expresamente a la detención de J.H.B. "Vi perfectamente la detención. El estaba con un móvil y el agente se dirigió a él, le agarró por el cuello de la chaqueta y le metió la porra en la espalda", ha relatado.

El jefe del dispositivo, que también ha declarado como testigo, ha dejado claro que él no vio el supuesto pisotón a su compañero y tampoco ha aclarado porqué en el atestado policial aportado no se hizo referencia ni al pisotón ni a las lesiones del agente.

Al término del juicio, tanto la Fiscalía como la Acusación Particular han mantenido y elevado a definitivas sus conclusiones provisionales. El Ministerio Público solicita por el delito de falso testimonio la pena de un año y nueve meses de prisión e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, así como una multa de 3.240 euros mientras que la acusación particular eleva a tres años de cárcel la petición.

La defensa del agente, por su parte, ha llegado a calificar la causa abierta contra su defendido como un “ejemplo de post verdad” al asegurar que “se ha construido y distorsionado una realidad a partir de los vídeos” aportados a la causa.  “Aquí no hay intención de mentir. Ha declarado conforme a su realidad”, ha indicado el abogado del agente que no ha hecho uso del derecho a la última palabra.

Concentrados a las puertas de la Audiencia por el juicio al policía acusado de falso testimonio. Foto: úC
Concentrados a las puertas de la Audiencia por el juicio al policía acusado de falso testimonio. Foto: úC

Durante la celebración del juicio, una veintena de personas se ha concentrado a las puertas de la Audiencia Provincial portando una pancarta con el lema "Paremos la criminalización de la protesta social".


Noticias relacionadas:


Galerías de fotos:


Contenido relacionado:

No hay comentarios