Fachada del Ayuntamiento con el escudo de la ciudad sin la laureada franquista. Foto: Gaspar Francés
Fachada del Ayuntamiento. Foto: Gaspar Francés

30 grandes morosos arrastran desde hace años una deuda con el Ayuntamiento de Valladolid que alcanza una cifra total de 7,4 millones de euros. Así se desprende del informe de control financiero de grandes deudores del Ayuntamiento actualizado a este año que ha sido elaborado por el Interventor General del Ayuntamiento y del que ya se ha dado cuenta a la Comisión de Hacienda.

La mayoría de estos morosos (28 en total) son empresas dedicadas a la actividad inmobiliaria  y su deuda por principal asciende a un total de 3.566.880,56 € que supone un 57,71 % del total.

Dentro de los grandes deudores un alto porcentaje de ellos se encuentran en concurso de acreedores: 10 deudores con una deuda de 2.911.980,49 € (41,11% del principal de la deuda examinada). Pero hay más deudores en vía ejecutiva que se encuentran en concurso. Y además hay 23 deudores concursados que se encuentran en período voluntario.

Fuente: Ayuntamiento de Valladolid

Aunque el Ayuntamiento, en los últimos 20 meses ha conseguido recaudar más de 2,2 millones de euros, la deuda por el principal se ha incrementado 1,2 millones, es decir más del 20%, según indica el Interventor en su informe, donde se queja de que “a pesar del alto importe de la deuda que se encuentra afectada por concurso de acreedores, el Ayuntamiento de Valladolid no se persona en los procesos concursales por requerirse de abogado y procurador”. “Teniendo en cuenta el alto importe de deuda municipal que se encuentra afectado por concursos de acreedores es imprescindible que el Ayuntamiento de Valladolid se persone en ellos. Y si no se dispone de medios para podernos personar, bajo su dirección se debe disponer, según se considere se deberá habilitar los medios para ello, bien por vía de convenio con la AEAT o mediante la habilitación de funcionarios licenciados/graduados en derecho”, señala el interventor en su informe.

Otra de las quejas del Interventor tiene que ver con la falta de actualización del padrón del IBI: “Se ha observado, sobre todo cuando el deudor está en concurso, que en muchos casos se producen transmisiones de bienes inmuebles que no se traslada al Catastro y continúan figurando a nombre del anterior propietario, incluso se da el caso de haberse girado el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos (IIVTNU) por transmisiones que luego no se produce el cambio de titular en el IBI. Debería articularse un sistema informatizado que pudiese contrastar de forma automática si cuando se ha girado una liquidación del IIVTNU se produce el cambio de titular en el IBI, o bien advertir a la Inspección de Tributos para que actúe en consecuencia”, recomienda.

En el apartado de conclusiones, el interventor general del Ayuntamiento afirma de forma tajante que “es urgente dotar de más medios humanos y técnicos a la Recaudación Municipal, en tanto que es una unidad esencial para el buen funcionamiento de la Hacienda Municipal”, ya que “una buena recaudación municipal no solo redunda en un incremento de la eficiencia recaudatoria, sino que sirve de estímulo para una mayor calidad en los datos y la gestión de los ingresos públicos locales”.


Noticias relacionadas:

El Ayuntamiento tiene pendiente de cobro casi 9 M€ del IBI desde 2010

No hay comentarios