Ilustración de Moscas de Compañía y Chucho Nieto
Ilustración de Moscas de Compañía y Chucho Nieto

La que vas a leer es la noticia que nunca hubiéramos querido escribir. Después de 7 años plantando cara al panorama informativo local/regional tu portal ultimoCero.com deja de publicar contenidos.

Resulta muy difícil explicar para quienes durante todo este tiempo nos hemos dejado literalmente la piel en este proyecto cómo hemos llegado hasta aquí, pero en realidad todo acaba reducido a algo muy sencillo: la falta de respaldo económico suficiente.

Desde que ultimoCero.com comenzó a publicar han sido miles los contenidos que nos han distinguido del resto de medios. Dando voz a los colectivos y actividades que son sistemáticamente silenciadas. Poniendo la lupa sobre las denuncias incómodas que otros se encargan de esconder. Apuntando asuntos clave al margen de la agenda mediática impuesta. Con opiniones siempre libres fuera de los circuitos oficiales. Y con aportaciones al relato de la actualidad que casi nunca han sido ponderadas ni reconocidas por el resto de medios tradicionales, especialmente enquistados en la sociedad vallisoletana, castellana y leonesa.

Un trabajo diario que ha tenido como complemento un incondicional respaldo al mundo de la cultura local con la promoción y patrocinio de conciertos y espectáculos, la edición de libros y anuarios y la publicación y difusión de vídeos, reflejo del bullir de una escena artística especialmente intenso.

ultimoCero.com ha contado la agonía de 20 años ininterrumpidos de mayorías absolutas municipales bajo el ordeno y mando del popular Javier León de la Riva y el inicio de un cambio de rumbo político gracias a una coalición progresista encabezada por el socialista Óscar Puente.  Ha hecho el seguimiento de las distintas tramas de corrupción que carcomieron el omnipotente gobierno de Juan Vicente Herrera en la Junta de Castilla y León y ha denunciado con especial interés la situación laboral de los 80.000 empleados públicos de la Comunidad maltratados durante 30 años por el PP, ahora en coalición con Ciudadanos.

Pero si algo ha caracterizado y convertido en santo y seña de últimoCero ha sido el compromiso y la implicación con los colectivos sociales menos tenidos en cuenta, los de las imprescindibles luchas, los invisibles que mantienen vivas las llamas. Han sido miles los actos de calle los que forman parte de nuestra hemeroteca digital de los últimos años en Valladolid.

En todo este tiempo, no han sido pocas las exclusivas informativas que hemos publicado. Algunas, de trascendencia nacional, muchas de alcance autonómico y las más, pegadas a la actualidad vallisoletana. Cuestionables repartos de subvenciones, documentos clave de causas de corrupción, contratos y resoluciones administrativas y judiciales inexplicables; actuaciones políticas reprobables, inadmisibles, ilegales….  No nos hemos callado y vosotros, los miles que nos habéis seguido día tras día, sois los que mejor (y antes) lo supisteis y sabéis.

Sin embargo, este éxito informativo no ha tenido su correspondiente en el plano económico. Siempre fuimos conscientes de la dificultad, pero no por ello eludimos el reto de poner en marcha un medio libre sostenido por sus lectores. Después del camino andado, solo podemos constatar, tristemente, que estábamos en lo cierto. Solo un medio en manos de sus lectores puede cumplir su papel de control al poder. Solo las aportaciones individuales de muchos sirven para eludir la censura que supone la ausencia o concentración de grandes anunciantes, privados o institucionales.

La falta de ese imprescindible respaldo económico en forma de socios, la inestabilidad de los ingresos publicitarios y el limitadísimo compromiso de la inmensa mayoría de los colectivos a los que hemos servido informativamente cada día, nos conducen a este indeseable cierre, que, además, estamos convencidos que se produce en el peor momento posible: un escenario de cambios sociales y políticos en el que los altavoces gratuitos, fuera del alcance de las manos de los grandes imperios mediáticos y económicos, son un lujo que debieran aprovechar todos los agentes implicados en los distintos procesos de transformación en marcha.

En estos 7 años, en todas las ocasiones en las que últimoCero, siempre de forma explícita, ha solicitado oxígeno económico, la respuesta ha sido tan tímida que, para no sentir vergüenza ni caer en el desánimo, siempre buscamos explicación en los efectos de la crisis en los bolsillos ajenos, despreocupados -por puro compromiso informativo- con los agujeros que llenaban los propios.

Hemos cumplido con la palabra dada cuando comenzamos a finales de 2012: Nadie podrá decir que no lo intentamos. Lo hemos hecho con todas nuestras fuerzas y puede que no siempre con acierto, aunque también es un hecho objetivo que sin contar con todo el apoyo necesario para poder garantizar ingresos dignos al escueto equipo que ha formado últimoCero.

Pero esta realidad, que asumimos y de la que nos responsabilizamos, no puede leerse como un reproche por todos aquellos (miles) que nos habéis leído, seguido, apoyado y animado durante esta travesía informativa. Para todos los autores que nos han regalado sus reportajes, crónicas y opiniones, para los que han colaborado haciéndonos llegar información, para los que nos han ayudado a redactarla, para los que publicitaron su evento y para tí que lo viste en nuestro portal, solo podemos tener agradecimiento. Un agradecimiento que solo puede ser infinito en el caso de todos los que, año tras año o mes a mes, no se olvidaron de renovar su suscripción y su apoyo a nuestro trabajo.

No podemos decir lo mismo de los que 'beneficiándose' de la visibilidad que les hemos dado han orquestado campañas públicas de descrédito, equivocándose, creemos, de enemigo.

Todo el esfuerzo informativo que hemos desplegado durante este tiempo ha tenido resultados incontestables. Desde que arrancamos ultimoCero.com ha acumulado casi 4 millones de usuarios únicos y cerca de 10 millones de páginas visitadas. Un dato que, al contrario de lo que ocurre en la inmensa mayoría de medios, no está contaminado por el inflado estadístico ni la inclusión de contenidos patrocinados para disparar las cifras de clics de forma tramposa. De la honestidad y el rigor con el que hemos trabajado estos años hablan los fracasos cosechados por los pocos que se han atrevido a cuestionar ante los tribunales los contenidos que hemos publicado. En ninguno de los contados casos en los que pretendió que se rectificaran algunas informaciones consiguieron que los jueces les dieran la razón, prevaleciendo en todo momento el compromiso de este equipo con la información veraz.

Seguimos convencidos de que el modelo periodístico del presente es digital, pegado a la realidad local de cada territorio, en el contexto de una sociedad global interconectada. Pero, sobre todo, financiado con las aportaciones individuales que sumadas garantizan la necesaria libertad informativa. Solo esa garantía de independencia puede combatir el discurso uniforme de las contadas corporaciones económicas que dictan el discurso que ellos mismos presentan como “realidad”.

Gracias a todos vosotros por haber formado parte de esta verdadera realidad informativa que ahora termina. Habéis sido la razón de ser de este proyecto sin mordazas ni candados, comprometido con la defensa del derecho de TODOS y TODAS a estar informados al margen de su capacidad económica.

Solo la satisfacción que da la convicción de haberlo intentado con toda la determinación que nos ha sido posible palía en parte la tristeza de este adiós que hoy lamentamos compartir con vosotros. Gracias por todo.

Gaspar Francés, Fernando Valiño y Germán Vivas

3 Comentarios

  1. Una auténtica pena que no pocos celebrarán hoy a, desaparecer el único medio de información crítico de la ciudad. Ahora unos cuantos se darán cuenta de lo que vale tener un altavoz abierto para las minorías. Para mí ha sido un placer, y un lujo, poder colaborar con vosotros. Un abrazo.

Comments are closed.