Este año no queremos rosas, ni poemas rancios, ni bisutería barata, ni joyas caras, ni perfumes. ¡Queremos placer!

No hay comentarios