La semana pasada se celebró el juicio en el que se absolvió a uno de los médicos acusados por la muerte de Samba Martine (los otros dos acusados se han dado a la fuga), quien murió en 2011 en el CIE de Aluche. Samba tenía VIH y fue  hasta diez veces a la enfermería del centro quejándose de varias dolencias. Sin embargo, el personal sanitario del centro, trató sus síntomas como si de una simple gripe se tratara, a pesar de persisitir durante más de quince días, y decidieron que no era necesario hacerle ningún tipo de prueba. Samba solo fue trasladada al hospital en un coche policial el día que murió. Samba había estado interna anteriormente en el CETI de Melilla y allí había dado positivo en unas pruebas de VIH pero parece ser que su historial médico jamás llegó al CIE de Aluche.

Nadie se responsabiliza de las condiciones de vida de las internas en estas CÁRCELES de migrantes, y menos en estos casos evidentes de negligencia médica, demostrando que para el estado y la administración las vidas de las personas migrantes no importan. POR EL CIERRE DE LOS CIES, JUSTICIA PARA SAMBA.

No hay comentarios