La gente no entiende que te puedes reír y estar triste, que no son conceptos opuestos y que a veces la risa es un mecanismo de defensa que usamos para que parezca que todo está bien.

No hay comentarios