Mientras que en el norte se mediatizan determinadas caras contra el cambio climático, en el sur han asesinado a más de 1500 activistas indígenas ambientales en los últimos 15 años. Las acciones y protestas del sur molestan a los equipos ejecutivos de las grandes multinacionales que roban y contaminan el territorio para la extracción de recursos y elaboración de productos. Nuestras movilizaciones y pancartas están bien, son bonitas y, en ocasiones, desafiantes... Pero, ¿qué medidas concretas estamos pidiendo? ¿A quién? ¿De verdad creemos que van a funcionar unas cuantas peticiones a gobiernos que han permitido mediante legislación esta situación crítica? ¿No estaremos pidiendo parches en vez de pasar a la acción directa?
La revolución ambiental solo será si es anticapitalista, decolonial y racializada.

No hay comentarios