Joven limpiando una de las habitaciones del hotel. FOTO: Gaspar Francés
Joven limpiando una de las habitaciones del hotel. FOTO: Gaspar Francés

El sábado por la mañana a muchos vallisoletanos les despertó un mensaje urgente de sus redes sociales. La vieja fábrica de harinas La Perla, convertida en hotel de cinco estrellas, expoliada y abandonada hace ahora dieciocho meses, ha sido ocupada. Esa misma mañana, los promotores de lo que prometen será un centro social en y para el barrio, explicaban su proyecto.

Un proyecto que no nace de la improvisación, ya que la ocupación efectiva del espacio comenzó hace una semana. Se accedió al hotel desmantelado y desde ese momento una veintena de jóvenes comprometidos comenzaron a escribir la historia de ‘La Molinera’.  Así ha sido bautizada la iniciativa que, desde un primer momento, ha contado con significativos respaldos de ciudadanos y colectivos.

El funcionamiento del Centro Social, que hoy ha cumplido su primer día de ocupación pública, se rige por un particular ‘reglamento’ que han denominado ‘pautas de convivencia’ de obligado cumplimiento para quienes en lo sucesivo visiten o participen en La Molinera:

Todo el poder para la asamblea. El edificio es el cuerpo, pero el verdadero motor del proyecto reside en la asamblea. Las decisiones que puedan modificar el rumbo del mismo tienen que pasar por aquí. La asamblea posee sus propios estatutos de funcionamiento.

Aquí creemos en la autogestión. La financiación provendrá de las actividades que realicemos, así como de las aportaciones solidarias. Es la mejor manera de mantener nuestra autonomía ante instituciones e intereses privados.

Espacio libre de actitudes machistas, homófobas o xenófobas. En La Molinera no se tolera a los intolerantes. Aquí todas somos iguales y libres. Si no respetas, te marchas.

No se aceptará ningún comportamiento violento. Las cosas se resuelven debatiendo. Las peleas, para los deportes de combate.

Espacio libre de drogas. No se tolerará ni la compra-venta ni el consumo. Queremos potenciar un espacio de encuentro alternativo, consciente. No pongas en riesgo el proyecto por tus vicios.

No molestes a las vecinas. Hemos venido a tejer una red con el barrio, es una prioridad no ser una molestia para sus habitantes. Los alrededores de La Molinera son como nuestro patio trasero. No ensucies, no mees en la calle, no generes escándalo.

Los animales, depende. No creemos que sea el espacio más adecuado para tus compañeros caninos o gatunos, pero somos flexibles al respecto. Siempre a tu cargo y nunca sueltos por el espacio.

No te lleves nada (más que la experiencia). Las cosas que están entre estas paredes son del común y para el buen funcionamiento cotidiano del centro. Aporta, no restes.

Protege la cultura arquitectónica de tu ciudad. Nuestra voluntad es defender el patrimonio histórico que nos cobija impidiendo su degradación. Esto incluye respetar al propio edificio, desde el sótano al tejado, desde la fachada hasta el canal.

Respeto por bandera. Ojalá nunca te conviertas en esa persona non-grata, pero si quienes gestionamos el espacio te indicamos que sobras, quédate al margen.

Mucho curro por delante

Las circunstancias que rodearon el fin del Hotel Marqués de la Ensenada, el expolio al que fue sometido por su último dueño conocido, el posterior abandono y el refugio encontrado en el espacio posteriormente por toxicómanos y personas sin techo (el pasado 28 de Abril se produjo un incendio y seis días después el Ayuntamiento se vio obligado a tapiar los accesos de forma subsidiaria con una inversión que ronda los 2.500 euros), explican a la perfección el lamentable estado que presentaba el inmueble.

Algo que ha empezado a corregirse. Se ha empezado por inventariar la maquinaria protegida que formaba parte de la decoración del hotel de lujo y a la vez, comenzar a retirar la basura acumulada en la que se ha convertido lo que antes era el mobiliario de lujo de un hotel de cinco estrellas.

Según han publicado los activistas por sus redes sociales: "Nuestras brigadas de limpieza siguen trabajando, es mucha la cantidad de basura y mierda pero poco a poco vamos limpiando y despejando las diferentes estancias".

Toda una tarea en la que en principio tienen previsto emplearse a fondo de cara a que el Centro Social comience su actividad dentro de una semana.

Por el momento todos los interesados en participar o proponer ideas deben estar atentos  los próximos días a sus redes sociales y su página web: lamolinera.org

Noticias relacionadas:

Activistas ocupan el abandonado hotel de lujo Marqués de la Ensenada

 

No hay comentarios