El alcalde Óscar Puente en la procesión de la Virgen de San Lorenzo.
El alcalde Óscar Puente en la procesión de la Virgen de San Lorenzo.

El grupo municipal de Valladolid Toma la Palabra ha hecho público un comunicado para expresar públicamente su posición ante la relación del Ayuntamiento de Valladolid y sus cargos electos en los actos de Semana Santa desde el compromiso con una separación nítida iglesia-estado, desde una posición laica y desde un respeto escrupuloso con las creencias y sentimientos de cada persona, conscientes tanto del trabajo que muchos vallisoletanos desarrollan en torno a la actividad turística generada por la Semana Santa como del valor de muchas de sus manifestaciones artísticas.

Los concejales de Valladolid Toma la Palabra no participarán como cargos públicos en los actos religiosos de la Semana Santa, pues el principio de neutralidad implica la imparcialidad respecto a las convicciones o creencias de sus ciudadanos y ciudadanas (sean éstas religiosas o no), que se vulnera cuando los poderes públicos deciden participar en un acto religioso concreto apoyando y fomentando unas determinadas creencias o convicciones religiosas con su presencia. El grupo municipal de la formación entiende (siguiendo a los catedráticos de Derecho eclesiástico del Estado Contreras y Celador) que “la separación entre el Estado y las confesiones religiosas peligra cuando -con esa participación- se transmite a la sociedad el mensaje de que el Estado y la religión están unidos, con la consecuente división social que esta percepción puede generar en aquéllos que no tienen creencias religiosas o que, de tenerlas, son diferentes a las convicciones religiosas presentes en el acto”. Persiste una clara confusión entre lo civil y lo religioso en los actos que vulnera el mandato constitucional de aconfesionalidad del estado y sus instituciones.

Por todo ello, los concejales y concejalas no acudirán a ningún acto religioso en su calidad de representantes públicos de la ciudadanía vallisoletana, sin que ello sea obstáculo para que participen de manera individual en función de sus decisiones personales, y solicita públicamente a los cargos electos del resto de grupos políticos que eviten participar como representantes de la institución.

Sólo la portavoz de Sí se Puede Valladolid, Charo Chávez, sostiene las mismas tesis que los concejales de Valladolid Toma la Palabra. Ella y sus dos compañeros tampoco participarán de forma institucional en actos religiosos.

Algo que contrasta con la actitud mostrada por el alcalde socialista, Óscar Puente y su grupo que, entienden que la Semana Santa en Valladolid es un acontecimiento de tal calibre que debe ser apoyado institucionalmente de forma expresa por parte del Ayuntamiento.

En este caso, el PSOE sintoniza con el PP, que entiende que esta manifestación turístico cultural debe ser apoyada por el Ayuntamiento como institución, como hace en el caso de la Seminci o el Teatro de Calle, y también con Ciudadanos, cuya portavoz, Pilar Vicente, ha indicado en declaraciones a la Cadena SER que el Ayuntamiento “debe apoyar sí o sí” esta “tradición”.

No hay comentarios