Nerea, la madre presa apartada de su bebé. Foto: Leo Juan
Nerea, la madre presa apartada de su bebé. Foto: Leo Juan

Nerea, la joven madre que ingresó en la prisión de Villanubla el pasado 26 de enero y fue apartada de su bebé para cumplir condenas relacionadas con hechos fruto de una “tóxica relación de pareja” que consiguió superar hace años, podrá abrazar de nuevo a su hijo casi dos meses después.

El Ministerio del Interior ha dado su visto bueno al Tercer Grado penitenciario que fue informado favorablemente por la Junta de Tratamiento el pasado dos de marzo, como ya adelantó últimoCero. Mañana por la mañana está previsto que Nerea abandone la cárcel y pueda reunirse de nuevo con su familia.

Fuentes del caso informan que el tercer grado obliga a que Nerea acuda cada noche a pernoctar en el Centro de Inserción Social de Santovenia, lo que le permitirá recuperar, al menos durante el día, el tiempo perdido con su bebé.

La concesión de este tercer grado no implica la paralización de la tramitación del indulto que también ha sido solicitado por su abogado.

Desde que se dio a conocer este caso han sido miles las muestras de solidaridad recibidas por la familia de esta joven, que se han canalizado a través de la Plataforma de Apoyo a Nerea.

Desde que el pasado 26 de enero entrara en prisión, Nerea ha estado apartada de su hijo lactante, ya que la Prisión de Villanubla carece de un módulo de madres, a pesar de que el Artículo 38 de la Ley Penitenciaria recoge el derecho a que los niños menores de tres años estén con sus madres reclusas.


 

Noticias relacionadas:

No hay comentarios