Unai Hernández, de CGT, en la asamblea celebrada el pasado sábado.
Unai Hernández, de CGT, en la asamblea celebrada el pasado sábado.

Renault y los sindicatos mayoritarios -UGT, CCOO y SCP- ya tienen todo preparado para la firma del III Plan Industrial, que establece las condiciones laborales y salariales que regirán hasta 2020. Las asambleas de afiliados de las distintas organizaciones se han reunido y pronunciado: la de UGT ha dado el visto bueno por mayoría al principio de acuerdo alcanzado la pasada semana, mientras que la de CGT lo ha rechazado por unanimidad en Valladolid, Palencia y Sevilla. CCOO también celebró, mañana y tarde, asambleas para dar la conformidad al acuerdo.

Dirección y los tres sindicatos madrugarán mañana martes para revisar el borrador; la cita es a las 8 de la mañana. Tras la lectura y revisión del texto se procederá en la sala Pisuerga a la estampación de la firma en el documento que será trasladado a París.

CGT y TU no darán su apoyo a lo que consideran "un chantaje a los trabajadores", aunque sí recogerán el documento. Al menos así lo anunció hoy Joaquín Isabel, delegado de Trabajadores Unidos, cuya valoración del acuerdo no ha cambiado desde el primer momento que la empresa lo presentó.

Unai Hernández, delegado general de CGT en Renault, explicó el sábado, en la asamblea abierta celebrada por la tarde en la plaza Fuente Dorada, en qué consiste el III Plan Industrial -"algo que es competencia de la empresa y no de los trabajadores"- y el principio de acuerdo alcanzado el jueves 31 -"al que nunca debió de llegarse porque el convenio colectivo debía de negociarse el próximo mes de diciembre"-.

Hernández, que alertó de que lo acordado en Renault es "campo de pruebas que se extenderá al resto de empresas", buscó un símil con la policía y su visión por parte de la ciudadanía, para unos un cuerpo represor, para otros un garante de la seguridad y de combate a la delincuencia, etc., para llegar a la conclusión de que es "en los centros de trabajo donde más delitos de todo tipo se cometen a diario: explotación, vejaciones, insultos... Lo acordado es una gran oportunidad para seguir con el estado de terror".

En la asamblea del sábado intervinieron representantes de Unidad Popular, Podemos, Valladolid Toma la Palabra, Parados en Movimiento, Bloque Obrero... así como personas a título particular. Todos expresaron su apoyo a los trabajadores de Renault ante "el nuevo chantaje al que se ven sometidos".

"CGT valora muy positivamente el desarrollo de la asamblea y su posicionamiento ante la problemática existente. Esa inercia debe continuar y vamos a mantener contactos con las distintas organizaciones para dar una respuesta en el futuro", dijo Unai Hernández.

No hay comentarios