Trabajadores de Lauki siguieron el pleno desde la tribuna de invitados. Foto: Gaspar Francés
Trabajadores de Lauki siguieron el pleno desde la tribuna de invitados. Foto: Gaspar Francés

En la confusión creada -"chapas contra papeles"- durante el debate sobre dos mociones de apoyo a la continuidad de la actividad en las empresas amenazadas de cierre Lauki y Dulciora, el grupo municipal del PP llegó a denostar la Ley de Reforma Laboral aprobada por el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy en 2012.

Los Grupos Municipales Socialista-PSOE, Valladolid Toma la Palabra y Sí Se Puede Valladolid presentaban una moción para 'una actuación eficaz de las dos administraciones públicas en defensa del interés general frente a prácticas empresariales socialmente irresponsables', y el Grupo Municipal Popular-PP avalaba otra 'en favor de la actividad industrial en Valladolid, contra la deslocalización y en pro de la responsabilidad empresarial'. Las dos mociones motivadas por el anuncio de cierre de las plantas de Lauki y Dulciora, aunque algunos grupos municipales -sobre todo Valladolid Toma la Palabra y Sí se puede Valladolid- aprovecharan para recordar y hacer extensible su apoyo a los trabajadores de la rotativa de El Norte de Castilla (tambén amenazados por el cese de actividad), a los de RTVCyL (sin revisión del convenio colectivo desde hace años)  y a los del Banco CEISS -ex CajaEspaña-Duero-  (otros 1.200 posibles despìdos por cierre de oficinas bancarias).

El debate de las mociones fue precedido de las intervenciones en el Salón de Plenos de los representantes de los trabajadores de Lauki -Juan Carlos Martín- y de Dulciora -Maite Domínguez-, que pidieron el respaldo para evitar la desaparición de las dos empresas emblemáticas de Valladolid, hoy en manos de multinacionales francesas, y denunciar las prácticas especulativas de los propietarios -Lactalis y Mondelez, respectivamente- "con bastardos interéses de ávaros extranjeros", dijo Domínguez,

El portavoz del Grupo Municipal Socialista-PSOE, Pedro Herrero, se desmarcó de las pretensiones del PP de presentar una única moción. "No va de sensibilidades. Todos lamentamos lo que está sucediendo, pero eso no nos compromete a nada. Este es un debate ideológico consecuencia de los efectos de la liberación industrial.  Hace más de cuatro años que el PSOE presentó una moción a favor del empleo en Lauki, en la que instábamos a la Junta para su garantía y al equipo de Gobierno para hacer un estudio de las empresas en dificultades. ¿Pretende ahora que no se pidan explicaciones, cuando Lauki ha reducido un 29% su plantilla?", epresó Herrero, que concretó los planteamientos de la moción que pasaban por señalar los efectos negativos de la Reforma Laboral y que la calificación urbanística del suelo sea la industrial.

"No vamos a ir", añadió Pedro Hrerero, "de la mano. Les tendemos nuestra mano porque ustedes ya no gobiernan. Hoy son estas empresas, mañana serán otras. Las malas prácticas empresariales basadas en la especulación no pueden quedar impunes".

La bancada del PP mostró carteles contra el cierre de Lauki y Dulciora. Foto: Gaspar Francés
La bancada del PP mostró carteles contra el cierre de Lauki y Dulciora. Foto: Gaspar Francés

Jesús Enríquez, portavoz del Grupo Municipal Popular-PP, comenzó su intervención exhibiendo un cartel: 'Lauky y Dulciora no se cierran'; sus compañeros de bancada secundaron el gesto, mientras Enríquez expresaba que ese era el objetivo de su moción y "no hacer un discurso incendario como el del portavoz socialista". "Les tiendo la mano por tercera vez para alcanzar la unanimidad. Es lamentable vincular los cierres a la Reforma Laboral de 2012".

El portavoz del PP pidió la retirada de la relación entre cierre y Reforma Laboral. "Omitan esa parte expositiva. Es lo que nos pide la sociedad vallisoletana y los trabajadores: más acuerdos y menos frentismno. Esto no es una cuestión ideológica, es la defensa de la industria de Valladolid. El PP también expresa su solidaridad con la industria del automóvil, gráfica y de la banca", dijo Enríquez.

Jesús Presencio, del Grupo no adscrito, señaló que "los ciudadanos piden gestión, gestión y gestión a tiempo".

Su excompañera de Ciudadanos, Pilar Vicente, diferenció las dos mociones presentadas y su utilización mediática. "La decisión de las empresas no es justa pero el Ayuntamiento no puede ser justiciero con llamamientos al boicot de productos. El problema es la incapacidad para atraer nuevas empresas. Necesitamos empresas y no mensajes demagógicos", dijo la concejala de C's, que expresó la solidaridad con los trabajadores afectados y reclamó una única moción.

La portavoz de Sí se Puede Valladolid, Rosario Chávez, recordó que los de Lauki y Dulciora no son los únicos casos: "Banco Ceis, rotativa de El Norte de Castilla... ¿Qué está pasando? ¿No se había acabado la crisis...? El problema no es descubrir a las empresas canallas, que dejan a nuestros vecinos en el paro. El problema es que los intereses de las personas se han vendido al mejor postor. Los partidos políticos se han plegado a las grandes corporaciones. Hay que hacer historia, analizar y ver a dónde qreemos ir", concluyó Chávez.

Concejales de Valladolid Toma la Palabra. Foto: Gaspar Francés
Concejales de Valladolid Toma la Palabra. Foto: Gaspar Francés

María Sánchez, de Valladolid Toma la Palabra, habló de "semanas duras" por las amenazas de cese de actividad en Lauki y, Dulciora y  Printolid (rotativa del Grupo Vocento donde se imprime El Norte de Castilla), RTVCYL... "El PP lleva hoy carteles contra el cierre de dos empresas y se olvida de los efectos de sus leyes. Ustedes [al PP] están dispuestos a apoyar a esta gente que puede irse a la calle pero no reconocen los errores  de sus normas. Debemos buscar las causas y poner remedios para los casos que están por llegar", manifestó Sánchez, que se refirió más en concreto a los procesos de deslocalización.

Pedro Herrero, en su segundo turno de intervención, equiparó el mostrar los carteles contra el cierre de Lauki y Dulciora con la foto de Rajoy en una cola del paro. "No califiquen la actitud del alcalde de beligerante ni de tener salidas de tono. Ustedes tienen un problema de liderazgo y el Gobierno de España y la Junta no están haciendo bien su trabajo. Concéntrense en lo que está ocurriendo. En 2016 repuntan los ERE, las deslocalizaciones... ante un cambio de Gobierno que modifique las leyes aprobadas por ustedes", expresó el portavoz socialista, que puso como ejemplo la Ley de Industria, aprobada en las Cortes, que supone "la liberación industrial sin ninguna previsión ante las deslocalizaciones". También recordó a la hoy 'desaparecida' ministra de de Agricultura, presente antes de las elecciones en todos los besamanos, dijo.

"Queremos empresas, claro que sí, pero buenas empresas. Queremos empresarios, pero buenos empresarios comprometidos con esta tierra", remató Herrero.

El portavoz del PP realizó un nuevo ofrecimiento -el cuarto, dijo- en busca del consenso y propuso sumarse a la moción de las Cortes que presentó IU y apoyaron todos los grupos. "No se puede hacer un discurso tan sectario recordando a la Ley de 2012, porque yo podría recordar la huelga de 2010. No queremos entrar en el 'y tú más'. "El PSOE ha aprobado en Europa la directiva Goldstein. Señora Chávez, no culpe a los concejales de Valladolid de la política europea. Aquí se ha creado suelo industrial. Ninguna lección. No se trata de colgarse una chapa y sacar papeles. No queremos ser sectarios", reiteró Enríquez.

Presencio volvió con la falta de gestión y Vicente con la refundición de las dos mociones en una única.  Chavez subrayó en las legislaciones desarrollados y aprobadas como causa de este tipo de comportamientos empresariales, y mencionó el TTIP. "Al principio de la legislatura les acuse de hacer sofismas de medio pelo, los de hoy son sofismas fractales. Si Lauki puede cerrar es gracias a la Reforma Laboral", dijo la portavoz de Sí se Puede Valladolid que tiró alguna que otra andanada contra Ciudadanos y su vinculación con el IBEX 35.

María Sánchez señaló la disposición de su Grupo a apoyar a algunos puntos de la moción del PP, pero no a realizar un llamamiento a la Junta y al Gobierno por la legislación que da cobertura a estos despidos.

El portavoz del PP de nuevo volvió a pedir consenso y sacó a relucir un edicto de Diocleciano de hace 1.715 años, en el que establecía la pena capital a los especuladores. "No sirvió de nada", aseguró y preguntó a los promotores de la otra moción: "¿Van a pedir que no se compren periódcos de la rotativa que se va a cerrar? ¿Van retirar los cien millones al año que tiene el Ayuntamiento en la entidad de crédito por los problemas que atraviesa?... Los personalismo no han funcionado", expresó Enríquez.

En primer término, el alcalde, en un momento del pleno. Foto: Gaspar Francés
En primer término, el alcalde, en un momento del pleno. Foto: Gaspar Francés

El alcalde, Óscar Puente, pidió la palabra: "Quería decir algunas cosas, si les parece bien, si no también". El primer edil se manifestó contra la hipocresía y planteó qué problema había en hacer campaña contra una empresa. "No cierran porque pierdan; cierran porque ganan más con el cierre. Si tienen otra idea, expóngala. Ni las chapas ni los papeles, evitan los cierres. Estoy haciendo lo que puedo y lo que debo", manifestó el alcalde, que negó el estar buscando protagonismo cuando acudió el domingo a la concentración de Fuente Dorada para apoyar a los trabajadores de Lauki y Dulciora. "También acudieron ustedes, con el anterior alcalde, que jamás fue a una manifestación", dijo Puente, que en aras del consenso reclamado,  planteó suprimir el apartado expositivo de la moción del PSOE, VTLP y Sí se Puede Valladolid. "yo no tengo ningún problema en hacerlo", expresó el alcalde.

Todos estuvieron de acuerdo en suprimir la parte expositiva que reclamaba el PP para que no se mencionara la reforma Laboral, pero el siguiente párrafo de la moción dice: "El Ayuntamiento de Valladolid insta al Gobierno de España a consensuar con los agentes sociales y económicos los cambios legislativos en materia económica y laboral que permitan recuperar el equilibrio en las relaciones laborales, rehabilitar los derechos que los trabajadores han perdido y establecer un marco normativo que snacione la sactuaciones socialmente reprobables".

Por asentimiento fueron aprobadas las dos mociones y le Pleno se suspendió por unos minutos, que el alcalde aprovechó para casar a una pareja.

Otras mociones

El Pleno se inició a las 9 de la mañana con una declaración institucional de las personas refugiadas y siguió con una moción del Grupo Municipal Ciudadanos para la protección del patrimonio ferroviario de la ciudad de Valladolid. Todos los Grupos estaban de acuerdo en las intenciones y en reconocer la labora de la Asociación Vallisoletana de los Amigos del Ferrocarril , aunque consideraron mayoritariamente que no era el momento oportuno de crear nuevos museos.

Concejales de Sí se Puede Valladolid. Foto: Gaspar Francés
Concejales de Sí se Puede Valladolid. Foto: Gaspar Francés

La siguiente moción,  presentada por el  Grupo Municipal Sí Se Puede Valladolid, tenía por objeto definir a las familias monoparentales, favorecer su conciliación familiar y equipararlas a las familias numerosas.  Tras la intervención de una representante de las familias monoparentales, en favor de los cambios que se están produciendo en la sociedad y la insuficiencia de las ayudas para este tipo de familia, todos los Grupos se posicionaron a favor, aunque el del PP presentó algunas enmiendas como su rechazó a la creación de un registro voluntario, que fueron rechazadas.

Tras el receso, de media hora, la sesión se reanudó con una moción del PP para la adhesión de Valladolid a la Asociación Internacional de Ciudades Educadoras (AICE) y a su Red Estatal de Ciudades Educadoras (RECE), que defendió Araceli Valdés. Se da la circunstancia que Valladolid ya formó parte de RECE y se salió, así lo recordaron los grupos de Gobierno. La moción fue aprobada por unanimidad, así como el deseo de que no quede en papel mojado.

En la discusión de una de las mociones del PP para la convocatoria de una línea de ayudas reembolsables para el apoyo al pequeño comercio de Valladolid que fue rechazada, y tras un cruce de reproches entre C's y PP a Sí se Puede sobre quien vota de la mano de quien, el concejal de Participación Ciudadana, Alberto Bustos tomó la palabra para asegurar que "las cosas están cambiando en el Ayuntamiento", que durante años "a la oposición no se le dio ni media" y recordar que con al anterior alcalde, una exhibición de carteles como la protagonizada por los concejales del PP hubiera implicado la expulsión del salón de plenos.

Uno de los puntos más importantes del pleno, incluido en el apartado de asuntos dictaminados por la Comisión de Hacienda fue la aprobación del paquete de obras financieramente sostenibles.

Jesús Presencio afeó que no se hubiera pasado antes a los concejales el listado de intervenciones y pidió que para otra vez sean atendidas algunas d elas propuestas de la oposición.

La concejala de Ciudadanos, Pilar Vicente. Foto: Gaspar Francés
La concejala de Ciudadanos, Pilar Vicente. Foto: Gaspar Francés

La intervención de la portavoz de Ciudadanos, Pilar Vicente, consiguió irritar al alcalde, Óscar Puente, al considerar una "irresponsabilidad" no dedicar el dinero para ese paquete de más de 150 obras al pago de la deuda del soterramiento y hablar de "gastos innecesarios" e "incongruencias graves".

El primer edil tomó la palabra para asegurar con rotundidad que "El Ayuntamiento no tiene contraída ninguna deuda con la Sociedad Valladolid Alta Velocidad y que no se puede dedicar el superávit municipal al pago de esa supuesta deduda porque lo impide la Ley Montoro".

La portavoz de Sí se Puede también cargó contra la Ley de Techo de Gasto y recriminó a la portavoz de Ciudadanos: "Yo he sido emprendedora y usted no". María Sánchez, por Valladolid Toma la Palabra, en sintonía también cargó contra la Ley Montoro y defendió el paquete de inversiones "espolvoreadas por los barrios": "No es hora de invertir en adornos", dijo.

El presidente del grupo Popular, Martínez Bermejo, en total sintonía con Ciudadanos, también pidió que la partida se dedicara al pago de la deuda de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad. "Primero el soterramiento, luego el 29 de Octubre y si queda algo...", fijo como prioridad.

El alcalde volvió a intervenir para recordar que el Ayuntamiento no es deudor solidario en la Sociedad Valladolid Alta Velocidad y reconocer, a la par que el concejal de Hacienda, Antonio Gato: "Sólo la confort letter firmada por el ex alcalde y que el nuevo equipo de Gobierno no reconoce, nos une a la deuda".

29 de Octubre

El debate sobre la aprobación inicial de la modificación del PGOU para rehabilitar el polígono del 29 de octubre fue mas duro de lo esperado al presentar Martínez Bermejo la operación como "un grandísimo recorte social" por apostar por la rehabilitación de lo que calificó como "infraviviendas" en lugar de por el derribo. El portavoz popular llegó a plantear que sobre este caso sea consultado todo el barrio de Pajarillos en lugar de solo los propietarios de las viviendas.

El alcalde volvió a intervenir dirigiéndose a la bancada del PP: "¿Cuándo se han dado cuenta de lo mal que está el 29 de Octubre? Hay que tener cuajo para escuchar esto y más aún para decirlo. Si tienen un promotor que ponga 4 millones de euros, díganlo y lo hacemos, pero como no lo tenemos..." acabó señalando el alcalde antes de recordar que cuando el actual equipo de Gobierno visita Pajarillos es para recibir premios y llenar auditorios, mientras que cuando convoca el PP a penas van 11 vecinos.

También el pleno dio luz verde a la aprobación inicial de la modificación puntual del PGOU y del PECH en el ámbito del antiguo Hospital Río Hortega, Colegio El Salvador y la finca Zambrana con el objeto de unificar las sedes de Justicia en torno a la Plaza de San Pablo, promovido de oficio por el Ayuntamiento de Valladolid. El PP por boca de su portavoz Jesús Enríquez habló dinero tirado a la papelera, al entender que ya son papel mojado los proyectos ya redactados para el desarrollo de la Ciudad de la Justicia en Girón. El alcalde se encargó de responder que dinero tirado a la pepelera son los 2,7 millones a los que alcanza ya la reposición de la legalidad en el edificio de Caja Duero en el caso que significó la condena por desobediente del ex alcalde, Javier León de la Riva.

Ya en el apartado de preguntas, Jesús Peresencio se interesó por el estado de tramitación del cuadro de mando que propuso al inicio de la legislatura y que según el concejal de Hacienda está "en fase de estudio".

Ciudanos preguntó por la Ordenanza de Instalación de Antenas de Telefonía. El concejal de Urbanismo Manuel Saravia adelantó que estará lista a final del verano y que tendrá un carácter "defensivo".

Sí se Puede también se interesó por unas contrataciones de software comercial, a pesar de que recientemente se ha aprobó una moción para aposyar por el software libre. El concejal Alberto Bustos respondió que el Ayuntamiento actualmente no dispone de medios para afrontar el desarrollo de determinado software, aunque confesó que compartía con Sí se Puede su apuesta por ese "cambio de modelo". Charo Chávez indicó que en esta materia "no se puede ser continuista", que "por el momento, no se está invirtiendo en esto todo loq ue se debiera" y que es necesario "que el Ayuntamiento recueper su soberanía informática".

El portavoz socialista, Pedro Herrero, en una de sus intervenciones. Foto: Gaspar Francés
El portavoz socialista, Pedro Herrero, en una de sus intervenciones. Foto: Gaspar Francés

Refugiados

El PP presentó una pregunta sobre la marcha de la única familia de refugiados sirios recién llegada a Valladolid y aprovechó la ocasión para criticar que el alcalde "vendiera" a la prensa su llegada. "A lo mejor usted les puso en el disparadero. ¿Han huído de usted?". Mientras el alcalde mascullaba un "¡lo que hay que oir!, dio paso a la concejala de Servicios Sociales, Rafaela Romero, que no dudó en calificar de "mezquina" y "oportunista" la pregunta de los populares. El alcalde no pudo resistirse a otra apostilla: "Al paso que va usted (refiriéndose a Martínez Bermejo) serán sus votantes lo que huyan de usted".

El PP también se interesó por la no puesta en marcha de una medida para establecer la progresividad en el recibo del IBI. El equipo de Gobierno esgrimió "cuestiones operativas" para su no activación y el concejal del PP consideró que es un ejemplo de "mala gestión".

Otra de las cuestiones planteadas por el PP es el supuesto retraso en la concesión de subvenciones a los clubes de élite d ela ciudad. La concejala del PP Maite Martínez se la dejó botando al concejal de Deportes, Alberto Bustos, para que le pudiera recordar la opacidad y el descontrol que antes rodeaba la concesión de estas subvenciones que sólo llegaban a 3 clubes mientras que ahora lo hacen a 14.

El concejal del PP Borja García Carvajal también quiso llevarse un revolcón al plantear una pregunta sobre el uso de la red social Twitter por parte del alcalde que se convirtió en una defensa del periodista Herman Tertsch. El alcalde no solo le recordó que el ínclito periodista no solo ha sido llamado a declarar como imputado por insultar a distintos personajes públicos, sino que además fue él el que en un mensaje le llamó "memo", motivo por el cual le bloqueó en su perfil personal. Puente no dejó escapar la ocasión para recordar que Tertsch "cobró más d eun millón de euros de la Telemadrid dirigida por el PP" antes de acabar con una reflexión sobre la inexistencia de partidos de extrema derecha en el país: "Está representada por gente como usted en el PP", le espetó Puente.

Tras dos ruegos del PP que fueron atendidos, el pleno que se inició a las 9 de la mañana acabó a las 17,27 horas. En la sala no quedaban ya periodistas, pero seguía estando colgado el Cristo que sigue presidiendo las sesiones de una institución que debiera ser aconfesional.

No hay comentarios