Los trabajadores de Lauki en Valladolid han repartido hoy en plena Plaza Mayor 2.000 litros de leche. La acción ha servido para dar a conocer entre la población el inminente cierre de la fábrica de Lactalis en Valladolid el próximo 30 de junio y seguir sumando apoyos contra esta deslocalización de cara a futuras movilizaciones que culminarán el próximo día 16 con una gran manifestación.

Aunque el inicio del reparto de la leche comprada por los propios trabajadores estaba anunciado para las 12 de la mañana, una hora antes, más de 70 personas, algunas de ellas con carritos de la compra, ya guardaban cola en la Plaza Mayor.

Los trabajadores, acompañados por sus familiares, comenzaron entonces a organizar el dispositivo de reparto y a ‘decorar’ farolas y mesas con carteles en los que explicaban cómo la multinacional francesa ha decidido reducir de 8 a 3 los productos que se envasan en la rentable planta vallisoletana.

La llegada de Laukito, un muñeco con forma de brik de leche fue recibida con aplausos  y, entre consignas contra el cierre y Lactalis, comenzó el reparto gratuito de leche y hojas informativas entre el público que esperaba pacientemente.

Pedimos que no se cierre y un plan de futuro para la planta de Valladolid en el que se mantengan todos los puestos de trabajo (85). No a la deslocalización de nuestros productos. Hay que mantener los volúmenes de producción para que la empresa sigua siendo rentable”, dicen los trabajadores en las notas en las que se recuerda que Lauki es una empresa “emblemática, comprometida, rentable y con 58 años de historia en Valladolid”.

El próximo lunes los trabajadores están convocados a una nueva reunión con los representantes de la multinacional francesa en la que confían poder encontrar una alternativa al cierre. “Sabemos que hay una empresa interesada, pero para eso tienen que querer vender la fábrica”, comentaron fuentes del comité de empresa.

El alcalde posa con Laukito y miembros del comité de empresa. Foto: úC
El alcalde posa con Laukito y miembros del comité de empresa. Foto: úC

Hasta la Plaza Mayor se desplazó el alcalde para brindar a los trabajadores “el máximo apoyo de la máxima autoridad municipal”. “Me encantaría no tener que estar aquí, que no tuvieran que estar ninguno de ellos. A pesar de lo que algunos dicen este es un protagonismo absolutamente indeseado e indeseable. Dar la cara para que no cierren una empresa en tu ciudad no tiene ninguna gracia. Lo que no quiero es que esta gente se sienta desamparada o desasistida. La ciudad, a través de su alcalde, está con ellos. Espero que la ciudad poco a poco se implique porque esto nos afecta a todos. Este tipo de decisiones que se toman miles de kilómetros y que pasan por encima de la gente son decisiones contra las que nos tenemos que defender con todas las armas que tenemos a nuestro alcance que, por desgracia, cada vez son menos”, dijo Óscar Puente antes de anunciar su intención de entrevistarse con el consejero de Lactalis la semana que viene.

Hay que seguir aumentando la presión. Que se vea que no hemos bajado los brazos y que vamos a resistir e intentarlo con todas las fuerzas posibles. Si no quieren seguir, que vendan por lo menos a un competidor, que no dejen a toda esta gente tirada”, fueron las palabras del alcalde que contaron con el respaldo del comité de empresa.

No hay comentarios