Cabecera de la manifestación hasta la Plaza Mayor. Foto: Gaspar Francés
Cabecera de la manifestación hasta la Plaza Mayor. Foto: Gaspar Francés

La concentración‬ de 24 horas en apoyo a las personas ‎refugiadas comenzó en torno al mediodía del sábado 9 cuando montaban media docena de tiendas de campaña bajo la atenta mirada de dos miembros de la policía local. La actividad del campamento simbólico de refugiados y refugiadas de la Plaza de Fuente Dorada comenzó con la lectura de un manifiesto.

“Como sociedad civil nos sentíamos en la obligación de hacer algo para no sentirnos cómplices de esta situación”, introdujo Luismi. Esta acción ha reunido a partidos políticos, sindicatos, movimientos sociales, personas de la cultura e individuos que han querido aportar su trabajo en esta primera acción.

Desde el inicio se quiso subrayar el objetivo de estas 24 horas: “queremos dar un mensaje claro a nuestros políticos, nuestros gobernantes, a los señores de la Unión Europea: la sociedad civil no va a ser cómplice de esta situación. Si ellos no toman las riendas, seremos nosotros los que iremos a buscar a esas personas refugiadas”

Sos RedFugiadxs Valladolid, que convocó la concentración bajo la consigna de “No en nuestro nombre”, firmó el manifiesto. “Dormiremos al raso o en tiendas o no dormiremos, porque tampoco se duerme en Lesbos o se duerme al raso, o se duerme con una manta sobre el barro”, explicaba el texto leído por el Profesor universitario Martín Rodríguez Rojo. “Nos mantendremos quietos como columnas en este espacio para poder destaponar desde aquí el cierre de las fronteras”, continuó el director de cine Arturo Dueñas.

Sobre las actividades a desarrollar adelantaron que se expondrían en carteles y pancartas y se discutirían en asamblea “la ilegalidad, la mezquindad y la falta de humanismo del pacto Unión Europea-Ankara”: “una firma que sólo acepta acoger a 72.000 personas refugiadas, cuando sólo en el año 2015 las peticiones de asilo formuladas a Europa ascendieron a 368.400 y más de 4 millones y medio de sirios huyen de la muerte inminente”.

Seguidamente, los títeres de Allende Mundi y el Payaso Gabo ofrecieron un espectáculo dirigido especialmente al público infantil. La Profesora Ana Manero puso el acento sobre el desprecio a los derechos humanos y la legislación internacional en su charla sobre “Europa y la crisis humanitaria”.

Después de la “comida compartida”, el Pueblo Sarahaui, con una especial presencia durante toda la jornada, preparó una Ceremonia del Té. Entrada la tarde, Juanjo Mato, constructor y manipulador de marionetas, presentó su comprometido trabajo dando vida a sus artesanales personajes.

Tras la asamblea abierta del Colectivo Sos RedFugiadxs, la intervención de miembros de las organizaciones sin ánimo de lucro Bomberos en Acción y G-Fire Bomberos Castilla y León, que trabajan con los refugiados en la isla griega de Lesbos, difundió la labor de los “Voluntarios sobre el terreno”.

Una sesión de teatro social y un recital abierto de poesía reivindicativa vieron caer la noche sobre la plaza. El Homenaje a las víctimas fue una emotiva acción en la que distintas personas contribuyeron con velas blancas para formar en el suelo la palabra “PAZ”.

El ciclo de conciertos por la paz y la justicia abarcó estilos y agrupaciones muy diversas. Viajó desde la canción protesta de Manuel Iglesias y Jaime Lafuente –miembro del grupo de música infantil popular La carraca-, al rap de Hombres de Hielo, las versiones de Marta, Peio y Mercedes, y el jovencísimo grupo de rock Malos hábitos.

De buena mañana, los organizadores de los Desayunos con Vallandantes han provisto de bebidas calientes y bizcocho a quienes han pasado la fría noche en el campamento. Marga Mediavilla ha movilizado a la plaza con su taller de danzas del folclore castellano, y Leila ha deleitado con una muestra de danza Saharaui. Un grupo de la Escuela de Arte Dramático, con Charo Charro a la cabeza, ha realizado una performance con textos en prosa y verso sobre la tragedia de la guerra y quienes tienen que huir de ella.

A mediodía, un grupo de niños y niñas provenientes de diferentes culturas han subido al balcón del Ayuntamiento para colgar la pancarta elaborada en esta jornada de concentración con el mensaje de “Bienvenidxs Refugidxs” escrito en castellano y árabe.

Esperanza Ortega ha elegido los versos “Clamor” de Jorge Guillén, escritos tras la Guerra Civil, para recordar aquel tiempo en que muchos españoles huían al exilio y eran acogidos en Francia o Latinoamérica. Ha recordado la situación de los niños que se encuentran solos en los campos de refugiados y el hecho de que Turquía no garantice el respeto de su derechos como seres humanos. “Este crimen no se perpetra en nuestro nombre; por eso estamos aquí”, ha recordado y ha puesto el cierro con el “Grito hacia Roma” de García Lorca.

Mercedes Pastor Segovia y Beatriz Amo Reglero han dado voz a un segundo manifiesto. En él, han asegurado que “no es verdad que Europa sea incapaz de acoger a miles de refugiados”, ya que “Valladolid está declarada ciudad refugio” porque posee “los dispositivos a punto y ha desembolsado dinero para esta finalidad”. Insisten en que “la sociedad civil siente el problema como algo propio”. Y finalmente, denuncian a quienes “cruelmente impiden el paso a los que llegan triturados por la codicia humana” y advierten que si no os dejan entrar, tendremos que levantarnos muy de madrugada para salir a buscaros”.

Al terminar el acto en la Plaza Mayor, la concentración se ha desplazado de nuevo a Fuente Dorada para preparar el material solidario‬ recogido que se enviará a los campos de refugiados.


 

Galerías:

No hay comentarios