Instalaciones del FYCEL, en los bajos del estadio de fútbol “Reino de León”, donde el Ayuntamiento y la Junta quieren instalar el Conservatorio de Música de León.
Instalaciones del FYCEL, en los bajos del estadio de fútbol “Reino de León”, donde el Ayuntamiento y la Junta quieren instalar el Conservatorio de Música de León.

El Ayuntamiento de León y la Junta de Castilla y León (instituciones ambas gobernadas por el PP) han decidido unilateralmente trasladar el Conservatorio de Música de León a los bajos del estadio de fútbol “Reino de León”, a las afueras de la ciudad, en una zona alejada, deshabitada e inhóspita (un barrio sin vecinos) al otro lado del río Bernesga. Parece una broma, o un despropósito. Pero son decisiones que sirven para ilustrar eso de que quienes nos gobiernan decididamente parecen estar “contra la cultura”.

Las protestas no se han hecho esperar, las redes sociales han empezado a echar chispas y la campaña abierta en la plataforma change.org ha conseguido más de 6.700 apoyos en tres o cuatro días (el objetivo es llegar a 7.500 firmas). Bajo el título Por un edificio digno para el Conservatorio de León ¡No al traslado al estadio de fútbol! la petición va dirigida al alcalde de León Antonio Silván y al consejero de Educación, el leonés Fernando Rey.

Desde su fundación hace 60 años, el Conservatorio de León ocupa un céntrico edificio en la calle Santa Nonia propiedad de la Diputación de León, institución (también gobernada por el PP) que antiguamente gestionaba el centro y que, desde que estas competencias fueran asumidas por la Junta, hace menos de dos lustros, lleva tiempo reclamando poder hacer un uso propio de este inmueble. El Conservatorio leonés cuenta con casi 500 alumnos, a partir de los 8 años, y 54 profesores, que acuden diariamente al obsoleto edificio —ubicado entre el edificio de Correos y la Biblioteca Pública, y que cuenta además con un auditorio anexo, el Ángel Barja— entre las 15.30 y las 21.30 horas.

La Junta de Castilla y León —que es de quien depende administrativamente el Conservatorio y que paga a la Diputación 300.000 euros al año por el alquiler del inmueble en la calle Santa Nonia— llegó en 2008 a un acuerdo con el Ayuntamiento de León para construir un nuevo edificio en una parcela municipal cedida al efecto en el Barrio de la Palomera, en un entorno educativo, próximo al campus universitario de Vegazana y a un Instituto. El edificio, que según el compromiso de la Junta iba a estar terminado en 2011, sería diseñado teniendo en cuenta las necesidades estructurales y acústicas que requiere un Conservatorio Profesional de Música.

Pero han pasado los años y ahora, por sorpresa, en los primeros días de abril de 2016, “la Junta y el Ayuntamiento han llegado a un acuerdo, sin consultar a ninguno de los usuarios y sin informes técnicos que lo avalen”, para trasladar el Conservatorio —y con él la Delegación Provincial de Educación, ubicada en el barrio de San Claudio— a los bajos anexos del estadio de fútbol, en concreto a unas instalaciones frías e inhóspitas que en los últimos nueve años apenas se han utilizado para nada —la triste experiencia de alojar allí la II Feria del Libro Infantil y Juvenil “Leer León” hará casi ocho años es todo un ejemplo— y que habría que rahabilitar —el importe estimado de las obras es superior a 4 millones de euros—, porque además padecen graves problemas de humedad cada vez que llueve. Estas instalaciones en la barriga del estadio de fútbol son las del Instituto Ferial y Centro Empresarial de León (Ifycel), pomposo nombre para uno más de los muchos centros y edificios municipales sin uso en la ciudad, y en las que en su día, hace una década, se invirtieron 3,8 millones de euros.

El estadio de fútbol, además, está ubicado en una zona al final del paseo Sáenz de Miera desatendida por el servicio de transporte público urbano —algo que el Ayuntamiento pretende solucionar cuando se instale allí el Conservatorio— y en cuyas inmediaciones se practica la prostitución marginal.

En el Ayuntamiento leonés las opiniones están divididas. Mientras Ciudadanos (4 concejales) apoya la decisión del PP (10 concejales), el PSOE (8 concejales) considera que este acuerdo sólo beneficia a la Diputación (que recuperaría un edificio de su propiedad) y a la Junta (que se ahorraría la construcción del nuevo edificio comprometido en el barrio de La Palomera), pero que “perjudica a los leoneses”. También ‘León en Común-IU’ (2 concejales) e Unión del Pueblo Leonés (1 concejal) han mostrado su desacuedo con la decisión, mientras que la opinión de ‘León Depierta-Podemos’ (2 concejales) no aparece reflejada en ningún medio.

Al margen de las siglas políticas, la decisión de ubicar el Conservatorio de León en los bajos del estadio de fútbol “Reino de León” no parece la mejor decisión, ni la mejor alternativa, para los casi 500 alumnos —niños y jóvenes a partir de 8 años— que cursan estos estudios musicales oficiales en las 20 especialidades que ofrece el centro leonés. Solo la idea de tener que desplazarse hasta el gris y alejado estadio “Reino de León” para estudiar música por las tardes, durante el largo invierno leonés (cuando a partir de las seis de la tarde prácticamente es de noche), más podría disuadir que animar a los padres en el sentido de que la enseñanza musical pueda ser una buena opción para sus hijos.

El Ayuntamiento y la Junta, no obstante, siguen en sus trece. La concejala de Urbanismo y Medio Ambiente del Consistorio leonés, Ana Franco, sostiene que el proyecto cuenta con todos los informes necesarios y que los trámites pertinentes podrían estar resueltos en tres meses, mientras que la duración de las obras de acondicionamiento será de unos dos años.


 

Contenido relacionado:

  • Petición en Change.org: Por un edificio digno para el Conservatorio de León. No al traslado al estadio de fútbol!

No hay comentarios