Todos los partidos, menos el PP, han respaldado a los trabajadores de RTVCyL en su protesta en la sede de las Cortes de Castilla y León.
Todos los partidos, menos el PP, han respaldado a los trabajadores de RTVCyL en su protesta en la sede de las Cortes de Castilla y León.

El PP ha sido el único partido que hoy no se ha solidarizado con los trabajadores de RTVCyL, la televisión privada de Antonio Miguel Méndez Pozo (condenado en el caso de la construcción de Burgos) y el imputado/investigado en la trama Gürtel, José Luis Ulibarri, que se han manifestado a las puertas de las Cortes de Castilla y León para trasladar a los procuradores su reivindicación de “un salario digno”.

Más de un centenar de trabajadores de RTVCyL (solo en Valladolid) han secundado el paro de dos horas convocado y, enfundados en sus camisetas rojas con el lema “por un salario digno”, han recibo el apoyo expreso del PSOE, Podemos, C’s e IU. No es el caso de los procuradores del PP, partido en el Gobierno, que en los últimos dos años ha concedido ayudas directas a la televisión privada, al margen de la publicidad institucional, que suman 36 millones de euros.

El paro registrado ha provocado que los informativos de hoy se hayan grabado previamente y se hayan emitido en diferido.

La protesta también ha llegado al hemiciclo gracias a los procuradores José Sarrión (IU) y Luis Fuentes (C’s). El portavoz del Grupo Mixto (IU-Equo), ha justificado su falta de aire ya en la tribuna por la carrera que había tenido que dar para regresar desde la protesta por las "justas reivindicaciones" de los trabajadores por "un convenio digno".

Al escuchar estos argumentos, la presidenta de las Cortes, Silvia Clemente, le ha llamado la atención: "Respire como quiera pero vaya a la cuestión", le ha dicho sin percatarse de que llevaba en su solapa una pegatina de apoyo a los trabajadores de RTVCyL que posteriormente sí ha hecho quitarse al líder de Ciudadanos, Luis Fuentes, recoge La Vanguardia.

Los trabajadores de las televisiones de RTVCyL, decidieron, el pasado 5 de marzo, convocar seis paros para presionar porque el convenio que se está negociando ahora recoja subidas salariales. La propuesta de la empresa reduce las posibles subidas al 1,5% este año y otro 1% durante 2017. Sin embargo, no recoge ninguna subida durante 2015, un año en el que se debían haber recuperado los salarios del anterior convenio colectivo ya que había caducado el acuerdo de inaplicación que estuvo vigente hasta 2014. La empresa no lo ha aplicado y los trabajadores, cerca de 300 en toda Castilla y León que llevan 5 años con el salario congelado (el sueldo medio no llega a 1.000 euros), han decidido hacer paros y reivindicar lo acordado.

Sus demandas laborales no han sentado nada bien a la dirección de la empresa, que durante las últimas semanas, no solo ha mantenido distintos contactos políticos para tratar de minimizar el eco de las protestas de sus empleados, sino que además, de forma expresa en algunos casos, según fuentes de la plantilla, ha tratado de impedir sin éxito que los profesionales no lucieran las camisetas reivindicativas diseñadas para visibilizar su protesta en los actos que habitualmente realizan coberturas informativas.

En los tablones de anuncios de los dos centros de trabajo de RTVCyL en Valladolid, la dirección de la empresa advierte a sus trabajadores, tras dejar claro su “más absoluto respeto al derecho de huelga”, que “reaccionará” en el caso de que sus empleados desarrollen “actuaciones individuales o colectivas que, utilizando los medios que la empresa pone al alcance de los trabajadores y la enorme capacidad de difusión que nuestro trabajo como medios de comunicación posibilita, pretendan causar o causen daño a la imagen de la empresa que exceda el derivado directamente del legítimo derecho a la huelga”.

La empresa, que mantiene bloqueada la negociación del convenio, indica en ese mismo escrito de advertencia que está segura de que “es el ámbito de la negociación sectorial el que permitirá solucionar el conflicto”.


No hay comentarios