Oficina Central de Correos en Valladolid. Foto: úC
Oficina Central de Correos en Valladolid. Foto: úC

Haciendo caso omiso a dos sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCYL), el Tribunal Médico Central de Correos (TMC) ha vuelto a expedir un alta médica al funcionario Luis Posadas Lubeiro conminándole a que se presentara en su puesto de trabajo el pasado 31 de marzo.

Luis Posadas, que padece una meralgia parestésica del nervio femorocutáneo desde principios de 2013 y que se ha coronificado, recibió seis meses después una carta del TMC con un breve texto estándar fotocopiado de otras comunicaciones similares a otros funcionarios (incluso las firmas de los tres médicos que lo componen son fotocopia), en el que se le daba de alta, sin ningún tipo de reconocimiento médico y en contra del criterio emitido por los especialistas que sí le habían reconocido, y se le citaba para incorporarse a su puesto de trabajo. Al no hacerlo, fue sancionado con un año de suspensión de empleo y sueldo.

Esos hechos motivaron dos demandas de Luis Posadas que desembocaron en sendas sentencias del TSJCYL en las que se reconoce su situación de incapacidad laboral y se establece que Correos no tiene potestad para contradecir informes médicos de especialistas, y por tanto se anula la sanción recibida indicando que no se produce ausencia injustificada al puesto de trabajo.

Pese a estas sentencias judiciales, que desmontan el entramado creado por Correos para gestionar las bajas y altas médicas de sus funcionarios, desautorizando al TMCC como organismo que se limita a firmar alta médicas sin reconocimiento previo ni ningún otro criterio objetivo, Luis Posadas volvió a ser citado para incorporarse a su puesto el pasado día 31 de marzo. De nuevo con la misma comunicación fotocopiada, se le dice que está apto para trabajar, y se apoya en un supuesto informe del médico de Correos de Valladolid, ciudad en la que trabajaba este funcionario, de fecha 8 de marzo.

Luis Posadas no se reincorporó al trabajo y en su lugar entregó un nuevo parte de baja firmado por el médico de MUFACE que le corresponde.

Además fue a ver al médico de Correos que supuestamente había emitido el informe en el que se basaba el TMC para declararle apto para trabajar y se encontró que el citado informe (del que le facilitó copia) dice justamente todo lo contrario: que su enfermedad es crónica y no está en condiciones de reincorporarse al puesto de trabajo.

Este funcionario, puesto que continúa padeciendo la enfermedad, envió por dos veces un burofax al TMC ofreciéndose a ir a Madrid para que este tribunal médico le reconociera in situ, sin obtener respuesta.

Por todo ello, Luis Posadas tiene intención de interponer querella criminal contra los componentes del TMC por prevaricación y acoso.


Noticias relacionadas:

No hay comentarios