Antonio Martínez Bermejo (PP), en un momento del pleno de mayo. Foto: Gaspar Francés
Antonio Martínez Bermejo (PP), en un momento del pleno de mayo. Foto: Gaspar Francés

El ex concejal de Hacienda del PP, Alfredo Blanco, ha guardado silencio sobre su responsabilidad en la carta sin aval con la que el ex alcalde Javier León de la Riva se plegó a los intereses de los bancos que financian la operación del soterramiento y que hoy ha sido anulada por el pleno, por carecer de soporte legal alguno, con la única oposición del PP.

Blanco ha sido interpelado directamente por el portavoz del Grupo Socialista, Pedro Herrero, en una durísima intervención en la que ha comenzado hablando de la “mentira, la deuda y el delito” que “ha dejado como herencia el PP” en la operación del “no soterramiento”. Herrero ha reprochado directamente a Blanco que no diera la cara en este asunto (ha intervenido el presidente del grupo Antonio Martínez Bermejo) y le ha recordado su presencia en el consejo de administración de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad, donde “tomó conciencia del préstamo” y “también de la carta de compromiso”. También ha llegado a cuestionar si su condición de concejal de Hacienda le incapacitaba para ser consejero de la sociedad y le ha acusado de haber “ocultado” la existencia de ese documento nulo de pleno derecho durante 5 años. “¿Asesoró usted a Javier León de la Riva?” le ha llegado a preguntar directamente Herrero antes de recordar que esa carta de conformidad con los intereses de los bancos se firmó cuatro meses antes de las elecciones de 2011: “El soterramiento estaba muerto y no lo podían asumir. Por eso ocultaron la verdad”.

El presidente del Grupo Municipal Popular, Antonio Martínez Bermejo, que ha llegado a reconocer que la famosa carta “puede que tenga un vicio de nulidad”, ha llegado a solicitar sin éxito que se retirara del orden del día este punto del debate por considerar que “la anulación es una clave para acabar con el soterramiento”. Ejerciendo de defensor de las entidades financieras, Martínez Bermejo ha llegado a argumentar que el nuevo equipo de Gobierno ha planteado “una trampa saducea” a los bancos ya que “han usado la carta de conformidad para conseguir un aplazamiento del pago de la deuda”.

Todos los grupos, salvo el PP, han estado de acuerdo en anular esa carta de conformidad firmada por cuenta y riesgo del ex alcalde y que ya está en sede judicial al haber apuntado distintos informes la posible comisión de delitos.

El concejal no adscrito Jesús Presencio se ha mostrado partidario de “que se aclare todo” y la portavoz de Ciudadanos, Pilar Vicente, de que “se esclarezca todo para que no vuelva a suceder”. “No se puede tener el ego tan alto. No cabía ese error”, ha apuntado.

La portavoz de Sí se Puede, Charo Chávez, también a señalado como una obligación “esclarecer estos hechos” para determinar “la responsabilidad del ex alcalde”.

Concejales del PP vistos desde la bancada socialista. Foto: Gaspar Francés
Concejales del PP vistos desde la bancada socialista. Foto: Gaspar Francés

El concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, ejerciendo como portavoz de Valladolid Toma la Palabra, ha dejado claro que el nuevo equipo de Gobierno solo tuvo conocimiento de esa comprometedora carta de conformidad ilegal en octubre de 2015, ya que nadie le informó de ella durante el traspaso de poderes. Saravia se ha referido al asesor ferroviario del ex alcalde, Carlos Baró, quien “no dejó ninguna información al respecto”. “No ha quedado constancia de lo que hizo o dijo mientras ocupó el cargo pese a que fue el Ayuntamiento quien le pagaba”.

El alcalde, ÓScar Puente, en una de sus intervenciones durante el pleno. Foto: Gaspar Francés
El alcalde, ÓScar Puente, en una de sus intervenciones durante el pleno. Foto: Gaspar Francés

Al final de la ronda de intervenciones de los portavoces, tomó la palabra el alcalde, Óscar Puente, para arremeter contra el portavoz del PP por cometer “una irresponsabilidad difícilmente superable” con respecto a este asunto. “El tiempo pondrá las cosas en su sitio”, advirtió antes de ofrecer otra vez, por alusiones, un turno al concejal del PP Alfredo Blanco, hasta ese momento en silencio. Acabó pidiendo la palabra únicamente para pedir que se recogieran en el acta textualmente las palabras de portavoz socialista, petición que no fue atendida por ser así como habitualmente se confeccionan.

Modificación PGOU

Este ha sido el punto más trascendente de un pleno en el que también se ha aprobado por 16 votos a favor y 13 en contra (PP y C’s) la aprobacion definitiva de la modificacion puntual del PGOU (artículos 299 y 423) para hacer desaparecer la obligación de construir aparcamientos en las nuevas edificaciones. Para el concejal de Urbanismo, “no está justificada esa reserva de plazas” ya que “implica una sobreprotección a este tipo de movilidad” (en coche) e impide caminar hacia un modelo de “movilidad sostenible”.

Pilar Vicente, de C’s, votó en contra por considerar que la medida “no aumentará el uso del transporte público” y “dejará en manos de los constructores la construcción o no de aparcamiento”. Jesús Enríquez, portavoz del PP, consideró la modificación del PGOU “una medida aislada fuera de la estrategia global de movilidad” que no corría prisa adoptar cuando se está ultimando la redacción definitiva del nuevo PGOU. “Va usted en la dirección contraria, señor Saravia y va a incrementar el precio de las plazas de garaje”, advirtió Enríquez, que como respuesta obtuvo de Saravia el recordatorio de frases del ex alcalde Javier León de la Riva, cuando acusaba a IU de querer convertir a Valladolid en China o Cuba por tratar de fomentar el uso de la bicicleta.

Transparencia

El PP, partido cuyos concejales no hacen pública su agenda, también ha querido retratarse con una abstención en la aprobación de la Ordenanza de Transparencia, que el portavoz Antonio Martínez Bermejo ha tratado de aprovechar para afear al alcalde que no hubiera incluido en su agenda una reunión, fijada para las 15 horas, con el máximo responsable de Renault en España y que ha obligado a suspender durante media hora el pleno.

La prórroga del I Plan Municipal de Infancia se ha aprobado por unanimidad, al igual que el nombramiento de la comisión para la redacción de la memoria sobre la determinación de la forma mas sostenible y eficiente de gestionar los servicios de abastecimiento de agua y saneamiento y depuración de aguas residuales.

La portavoz de Ciudadanos, Pilar Vicente. Foto: Gaspar Francés
La portavoz de Ciudadanos, Pilar Vicente. Foto: Gaspar Francés

¿Subirá el precio del agua?

La primera de las cuatro mociones que presentó el Grupo Municipal Popular-PP al Pleno tenía por objeto "garantizar la calidad y el precio del agua a los ciudadanos de Valladolid". Tras el debate, la calidad parece estar asegurada, pero sobre el precio el equipo de Gobierno no adquirió ningún compromiso.

El presidente del Grupo del PP, José Antonio Martínez Bermejo, comenzó por felicitar a la concejala María Sánchez por el proceso abierto y reconoció el carácter político de la moción.

El concejal no adscrito Jesús Presencio habló de "competencia propia y gestión" y vaticinó que "en 2017 subirá el precio".

La concejala de Ciudadanos abogó por "un control  público del agua", cuyo precio, a su juicio, no debe encarecerse.

Rosario Chávez, de Sí se Puede Valladolid, subrayó la importancia del agua -"bien escaso y fundamental"- y demandó "un debate serio".

María Sánchez mostró una gráfica con el incremento del precio del agua en su intervención. Foto: Gaspar Francés
María Sánchez mostró una gráfica con el incremento del precio del agua en su intervención. Foto: Gaspar Francés

La concejala responsable del servicio, María Sánchez, afirmó que "el agua de Valladolid estará en manos de gente competente; su calidad y su depuración está asegurada". Respecto al precio dijo que lo importante es que "nadie quede privado de su acceso". También defendió que "un control público puede atender mejor a las personas necesitadas y que no tiene porque ser deficitario". También comentó que un bajo precio -del que presume el PP en Valladolid- no contribuye a su justa valoración.

"La gestión privada", añadió Sánchez, "no ha garantizado el mantenimeinto del precio. Desde 1997 ha subido el precio un 37%. Ustedes [dirigiéndose a la bancada del PP] hablan de congelarel precio. piden lo que no han hecho cuando gobernaban. El precio evolucionará independientemente del tipo de gestión".

El portavoz del Grupo Municipal Socialista-PSOE, Pedro Herrero, cuestionó la oportunidad de la moción cuando el proceso de estudio del futuro del agua está en marcha. "Felicitan a la concejala pero le marcan el terreno. Quieren imponer ya la privatización del servicio y el precio del agua", dijo.

Herrero preguntó qué comisión había ocnvocado el PP cuando impuso la tasa de basura, "que no estaba ni en su programa electoral", recordó. "Ya no gobiernan, ya no se impone. Vayan a la comisión y debatan", expresó Herrero.

Martínez Bermejo, además de decir que en los últimos 20 años no se había cortado el suministro del agua a ningún ciudadano y que éstos podían empezar a intranquilizarse ante una próxima subida, preguntó las razones por las que había que ir con tanta prisa en el Pleno de hoy. "¿No será que ha quedado a comer a las tres y no figura en la agenda?", dijo al alcalde Óscar Puente, que desde el minuto cero estaba aplicando casi estrictamente los tiempos a las intervenciones, recordando los tiempos de León de la Riva.

Óscar Puente se dirige a los concejales del PP. Foto: Gaspar Francés
Óscar Puente se dirige a los concejales del PP. Foto: Gaspar Francés

El alcalde dio lectura a unas manifestaciones del propio Martínez Bermejo en las que le culpaba por no administrar los tiempos y eternizar la duración de los Plenos, poniendo en peligro la salud de los ediles.

"Contra la esquizofrenia no tengo remedio; soy político. Usted pide el control del tiempo y hoy se queja de que sea estricto con los tiempos. Tengo una reunión con el presidente de Renault. A las 3 levantaré la sesión para reunirme con él", anunció Puente, que negó la palabra al presidente del Grupo del PP, que protestaba por haberle llamado ' esquizofrénico'.

"No tiene la palabra. El que gobierna soy yo y el que preside los plenos soy yo", se mantuvo firme el alcalde, que unos puntos más adelante de la sesión, pediría disculpas. "Usted no es esquizofrénico, pero van a acabar convirtiéndome en esquizofrénico a mí", dijo Puente.

La moción no prosperó, al obtener 14 votos a favor y 15 en contra.

El libro y los libreros

La siguiente moción del Grupo Municipal Popular –PP- pretendía "dinamizar el centro de publicaciones y programas de promoción del libro", del Ayuntamiento, fue presentada por la ex de Cultura, Mercedes Cantalapiedra, que demandaba la convocatoria del Consejo de Publicaciones, que ya tiene fecha de reunión para e l próximo día 10.

Para Gloria Reguero, de Sí se Puede Valladolid, la moción fue calificada de "innecesaria y supérflua . Rosa Fonteriz, de Valladolid Toma la Palabra, puso en evidencia el compromiso con la lectura y con el libro del actual equipo de Gobierno frente al enfrentamiento del anterior.

La concejala de Cultura, Ana Redondo, expresó su sorpresa por la moción. "No sé si responde a la mala conciencia por no haber sabido impulsar el sector del libro y haber roto la relacicón con el Gremio de Libreros, o un profundo desconocimiento sobre lo que se está haciendo junto con el excelente equipo de publicaciones".

Cantalapiedra respondió que ella no había nombrado a la Feria del Libro, y Redondo le dijo que no entendía que el libro tiene que ver con el sector del libro, "que está encantado con que usted no tenga nada que ver con la Feria del Libro, que vuelve a la Plaza Mayor desde la Tortuga [Cúpula del Milenio]".

La exresponsable de Cultura habló de externalizaciones y de veto a funcionarios municipales que antes organizaban la Feria del Libro.

La moción de sustitución del PSOE recibió 16 votos a favor, 12 en contra y una abstención. La de adición presentada por Ciudadanos consiguió 28 votos a favor y una abstención.

Política deportiva

La construcción de un nuevo campo de rugby de césped artificial y otras mejoras en Pepe Rojo fue otra de las mociones del PP, presentada por María Teresa Martínez, que recibió todo tipo de calificativos por parte del resto de grupos municipales; el más repetido: oportunismo.

Alberto Bustos, concejal de Deportes, afirmó que en la actualidad "hay política deportiva en Valladolid. No podemos volver a las andadas".

Para el socialista Pedro Herrero se trata de una "torpeza más" y "un ejercicio de oportunismo político". "Podían añadir un séptimo punto a la moción: 'Y dos huevos duros'", expresó Herrero, que se preguntó de cómo era posible existieran las deficiencias mentadas por Martínez si habian gobernado 20 años, además de afirmar que se habían incrementado las subvenciones a los dos equipos de rugby un 22%, haber construido una nueva grada en Pepe Rojo -"ya hecha pero no inaugurada"- y haber impulsado la final de la Copa del Rey. "Ya no piden para el baloncesto que ha dejado una deuda de 6,5 millones de euros. Señores del Partido Popular no tienen memoria ni vergüenza".

La moción fue rechazada con 15 votos en contra, 13 a favor y una abstención.

Vista general del salón de plenos. Foto: Gaspar Francés
Vista general del salón de plenos. Foto: Gaspar Francés

Personas sin hogar

Igual suerte corrió la cuarta y última moción del PP "para reforzar la red de personas sin hogar y facilitarles el acceso a la vivienda", que presentó Rosa Hernández, y sobre la que Héctor Hernández, de Sí se Puede Valladolid, expresó su extrañeza. Sin embargo, el teniente alcalde y responsable de Urbanismo Manuel Saravia la estimó "oportuna aunque sus propuestas no fueran asumibles". Entre otras, la construcción de un Centro de Día. Saravia expresó que podía incorporrarse al Plan de la Vivienda.

La socialista Rafaela Romera volvió a sacar a relucir el que Rosa hernández haya estado 12 años al frente del área y consintiera recortes de hasta 5 millones sin quejarse. "No puede hacer borrón y cuenta nueva. Lleva una mochila de 12 años", manifestó Romero, que rebatió que existieran en Valladolid 1.800 personas sin hogar. Al final, hubo consenso y la cifra se sitúo en 150, según un estudio de Eduardo Menchaca.

Por 15 votos en contra y 14 a favor, la moción fue desestimada.

Unanimidad con las antenas

Tras el enunciado "la revisión de la normativa y los instrumentos de planificación territorial y urbanística que afecten al despliegue de las redes de comunicación electrónicas", moción presentada por Vallaodlid Toma la Palabra, estaban las Antenas, "tema recurrente desde 2002", en palabras de Manuel Saravia y que al final se aprobó por unanimidad.

Solo García Carvajal (PP) puso algunas objeciones al sacar la cara por los operadores.

"Me alegro de todo lo oído. La ley está volcada en favor de los operadores. España tiene una legislación laxa. Hay que tener en cuenta a las personas electrosensibles", dijo Saravia, para quien debe primar "el principio de cautela y preocupación".

El concejal no adscrito, Jesús Presencio. Foto: Gaspar Francés
El concejal no adscrito, Jesús Presencio. Foto: Gaspar Francés

Debút de Presencio

El concejal no adscrito Jesús Presencio se estrenó hoy con la presentación de una moción a favor de "la creación de la Inspección General de Servicios del Ayuntamiento de Valladolid". La propuesta, elevada por la Comisión de Gobierno, Hacienda, Función Pública y Promoción Económica eleva al Pleno junto con el informe técnico al respecto, suscitó un duro debate entre Presencio y su excompañera de partido Pilar Vicente.

Mientras Vicente pedía que devolviera su acta de concejal [fue expulsado de Ciudadanos tras ser sorprendido conduciendo borracho en agosto de 2015], Presencio -que había sido cabeza de cartel de Cs- recordaba cómo había entrado ella en el partido y si lo había hecho de forma democrática. El alcalde Puente pidió a Pilar vicente que "no se rasgara las vestiduras".

"Sé que no les gusta la moción; es modernista. A la gente después de muchos años le cuesta siempre cambiar", dijo Presencio que vaticinó que en un futuro se creará la Inspecicón General de Servicios que hoy se rechazaba por el equipo de Gobierno; el PP sí la apoyó (16 votos en contra, 13 a favor).

Otras mociones

Además en el Pleno se debatieron las siguientes mociones:  Del Grupo Municipal Ciudadanos contra la discriminación y el acoso escolar hacia personas de géneros y sexualidades diversas.  Del Grupo Municipal Sí Se Puede Valladolid para elaborar un Plan Municipal de Salud. Del Grupo Municipal Socialista –PSOE- para la puesta en marcha de la concesión de microcréditos solidarios para la inserción laboral de colectivos desfavorecidos, preferentemente las personas desempleadas mayores de 45 años, esta última presentada por la concejala Rosario Fernández de Pedro.

También hubo una moción Corporativa instando la iniciación del procedimiento para la concesión de la medalla de la Ciudad a la Hermandad de Donantes de Sangre de Valladolid, la primera del Pleno.

Preguntas

Pilar Vicente se ha interesado por la no prórroga del contrato de la Escuela Municipal de Música, criticando al equipo de Gobierno por las “prisas” y su interés en denegar una prórroga a sus actuales gestores “cuando todo funciona bien”. La concejala de Educación, Victoria Soto ha anunciado que el nuevo contrato de adjudicación saldrá en breve y que “no se va a modificar el plan de estudios”.

Sí se Puede también ha preguntado sobre el nuevo carril bici en el puente del Poniente y el concejal de Seguridad y Movilidad, Luis Vélez ha advertido que “la decisión sobre si construir un carril o pintar la acera no es definitiva”.

La concejala del PP, Mercedes Cantalapiedra. Foto: Gaspar Francés
La concejala del PP, Mercedes Cantalapiedra. Foto: Gaspar Francés

La concejala del PP Mercedes Cantalapiedra, se ha metido en un charco al preguntar sobre la publicidad incluida en el programa de fiestas de San Pedro Regalado. Pretendía aprovechar la inclusión de un anuncio de una superficie comercial de fuera de Valladolid para criticar la apuesta del gobierno municipal por el pequeño comercio, pero ha tenido que ser la concejal de Cultura, Ana Redondo, la encargada de recordarle que el Ayuntamiento contrata con una empresa la edición del programa que se encarga de contratar la publicidad para que su coste sea cero a las arcas públicas. “Será la hora, el hambre o el sueño, pero está claro que usted se lía”, la ha respondido con ironía Redondo a su predecesora en el cargo.

El concejal del PP Alfredo Blanco, en otra pregunta, se ha enterado de que ya está convocada la comisión de progresividad de tributos por la que se interesaba y la concejala Rosa Hernández de que hace falta más tiempo para poder hacer un análisis pormenorizado sobre la pobreza energética que no se ha hecho en los últimos 20 años de gobierno municipal.

El pleno, que ha vuelto a estar presidido por un Cristo en el salón, ha comenzado a las 9 horas y finalizado a las 16,32 horas, tras un receso de 10 minutos a media mañana y una parada de media hora a las 15 horas. El alcalde, a petición del PP, ha sido más estricto con los tiempos. Pese todo, los populares se han quejado por que se les cortara en alguna ocasión en la que ya habían superado, con creces, el tiempo asignado.

No hay comentarios