La comunidad educativa de Castilla y León está desplegando todo un argumentario razonado para promover la insumisión a las antipedagógicas reválidas en Educación Primaria que el PP, con la oposición de partidos, sindicatos y colectivos implicados en el ámbito educativo, ha aprobado por su cuenta.

La Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnado ha hecho suyo los llamamientos de Confapacal y Ceapa en los que se explican las razones para no realizar las pruebas externas de 3º y 6º de Primaria.

“Estas pruebas son justificadas por las administraciones (Ministerio, Consejería,....), como un sistema para supuestamente hacer frente al fracaso escolar. Creemos que existen otras medidas mucho más adecuadas para ello”, indica Confapacal antes de desarrollar detalladamente 13 puntos que justifican su oposición:

1º.- Evaluación como una carrera de obstáculos: Las pruebas no tienen como objetivo ni el diagnóstico ni la mejora de la calidad de la educación. Son “REVALIDAS “, que van a abrir o cerrar la posibilidad de continuar estudiando y sacar el Título correspondiente. Terminado un ciclo con todo aprobado, si no se pasa la prueba, se recibirá un Certificado y no el Título correspondiente (4º ESO y Bachillerato), o bien marcará (como en Primaria) al alumnado para el resto de su escolarización, ya que aunque desde esta Confederación se ha pedido que no figure nota numérica en el expediente del alumno, poniendo simplemente apto o no apto, se ha hecho oído sordos. En la prueba de 6º además, el resultado constará en el expediente del alumno/a y con el pasará a secundaria.

2º.- Posibilidad de realizar un ranking público de Centros: que podría traer consecuencias segregadoras. Promoverá la competitividad entre Centros Educativos en vez de promover colaboración.

3º.- Se valoran sólo los resultados: Se quita toda la importancia al proceso de aprendizaje.

4º.- Son evaluaciones centralizadas que van a marcar y uniformar los contenidos: que van a ser impartidos en los Centros Escolares. Se “recorta “enormemente la autonomía de los Centros y se coarta la libertad para trabajar contenidos cercanos y de interés para el alumnado.

5º.- Se evalúan las materias instrumentales (lengua, matemáticas y ciencias): Se deja de lado y se devalúan el resto de las asignaturas que son imprescindibles para la formación integral del alumnado (música, arte, filosofía,....). ¿Queremos “élites “o gente que sepa vivir en sociedad?

6º.- Los Centros Educativos se convierten en Academias: Con este tipo de evaluaciones, el curriculum se convierte en un “entrenamiento “de habilidades para preparar las pruebas, y por tanto superar dichas pruebas

7º.- Se potencia la privatización de la Enseñanza: Se abre la puerta a la externalización de las evaluaciones a empresas privadas.

8º.- Se deprecia la función del profesorado en la evaluación continua del alumnado: Son los profesores que día a día están en contacto con nuestros hijas e hijos los que mejor los conocen. Y por tanto saben mejor valorar el esfuerzo y dificultades que tienen. No se basan únicamente en el resultado final de la prueba, sino en todo lo realizado a lo largo del curso. De manera especial la 6º de Primaria, porque consideramos que son suficientes las evaluaciones preceptivas realizadas por el equipo docente que atiende a cada uno de los alumnos, con el registro de sus capacidades y logros realizados a lo largo de la etapa, con la elaboración de un informe individualizado de final de Educación Primaria en donde se recogen los objetivos y el grado de adquisición de las competencias de la etapa.

9º.- Se ignora la diversidad: No todo el alumnado tiene las mismas capacidades. Con las pruebas se desatiende la diversidad existente en los Centros Educativos.

10º.- No existencia de apoyos o refuerzos para los que no superen la prueba: Se nos dice, que con aquel alumnado que no supere la prueba, se tomarán medidas de refuerzo. Estas medidas que en ningún lugar se encuentran establecidas, podrán servir para el alumnado de 3º de Primaria, pero no así para el alumnado que tenga que realizar la prueba de 6º de Primaria, ya que termina su etapa, y que pasará “marcado” y “etiquetado” a la ESO, con riesgo de ser clasificado y segregado desde el principio.

11º.- Crea estrés: La realización de las pruebas va a producir un estrés innecesario al alumnado de Primaria y el riesgo de preparación de la prueba, dejando de lado el impartir el curriculum de forma normal.

12º.- Rechazo total de la Comunidad Educativa: Todos los dirigentes políticos, de cualquier signo político, consideran que es fundamental el consenso en Educación, pero nos encontramos que no es así. Tanto en la LOMCE, como en la preparación del formato y realización de las pruebas, no se ha tomado en consideración a la comunidad educativa ni aportaciones, que desde las distintas organizaciones, y representantes de Madres y Padres se han propuesto.

13º.- Petición de una evaluación interna de los Centros Educativos: En la que el agente evaluador sea la comunidad educativa: y el agente externo (inspector,.....) tenga un papel de asesoramiento. Que tenga un enfoque cualitativo principalmente: centrado en los procesos que ocurren tanto dentro como fuera del aula (aspectos organizativos del centro,....). Que no pretenda una clasificación de centros. Y finalmente una evaluación cuyos resultados guíen el plan de formación del profesorado y hagan replantearse aspectos tales como: ratios, condiciones laborales del profesorado, participación de las familias en la evaluación, metodologías utilizadas en las aulas, curriculum, dimensión pedagógico del equipo directivo, organización de las escuelas y en general todos aquellos que afecten a nuestro alumnado.

Desde CONFAPACAL, "nos oponemos a la realización de la misma. Desde el primer momento, se le manifestó a la Consejería de Educación, que considerábamos que la prueba no beneficiaba en ningún caso al alumnado. Ni está, ni ninguna de las PRUEBAS EXTERNAS que se van a realizar con la LOMCE. Las pruebas por si solas no llevan a ninguna mejora, sino a todo lo contrario. El esfuerzo económico que estas pruebas suponen se deben destinar a los recursos necesarios para resolver los desequilibrios y compensarlos para llegar a una educación integradora y que saque lo mejor de todo el alumnado, que es muy diverso. Solo así conseguiremos una educación de calidad, se necesitan recursos".

Por su parte, CEAPA cree que ninguna resolución puede vulnerar el derecho a la educación, los derechos de los menores y de las familias y respecto a la publicada el día 30 de marzo CEAPA considera que se vulneran, y, por ello, pide a sus familias que no rellenen los cuestionarios que les presente el centro educativo, limitándose a firmarlos y poniendo una anotación pidiéndole al Ministerio que recaude los datos de los archivos correspondientes y para las preguntas en las que se requiere su opinión o la de sus hijos e hijas, que su opinión personal se la guardan para cuando tengamos un gobierno que escuche lo que decimos ya que el actual no lo ha hecho en 4 años y medio de mandato

No hay comentarios