La concejala de Educación y ex responsable de FETE, María Victoria Soto. Foto: Facebook
La concejala de Educación y ex responsable de FETE, María Victoria Soto. Foto: Facebook

La Federación de Enseñanza de UGT en Castilla y León mantiene abierta una investigación interna para determinar el alcance del “uso irregular de una tarjeta del sindicato” por parte de la ex responsable de la Federación regional y actual concejal socialista de Educación en el Ayuntamiento de Valladolid, María Victoria Soto, según han confirmado a últimoCero distintas fuentes sindicales.

La investigación, que también afecta a la ex responsable de la administración de la Federación, Elisabeth Lorenzo Fernández, tiene que ver con la presunta utilización de la tarjeta para cargar al sindicato compras de marcado carácter personal (en el caso de la concejala) o pagos sin justificar, en el caso de la ex encargada de la administración.

Unos pagos que la ex responsable de la Federación regional de Enseñanza del sindicato, que el pasado 20 de abril pidió por escrito su baja en la organización y “en cualquier fichero del sindicato”, niega en rotundo. “Estoy muy tranquila. No he hecho nada con ninguna tarjeta”, ha asegurado la concejala, actualmente de vacaciones, cuando últimoCero contactó ayer con ella para conocer su versión.

Según distintas fuentes sindicales, sin embargo, la investigación se puso en marcha ya el 29 de septiembre de 2015, cuando la propia Soto comunicó al sindicato que había tenido un “fallo” y había cargado por error un pago de 50 euros con la tarjeta del sindicato que finalmente resultaron ser 250 euros.

Meses después, en pleno proceso de fusión de las federaciones de Enseñanza y Servicios Públicos (aún por materializar), el ‘error’ llamó la atención y propició que responsables del sindicato comenzaran a rastrear los extractos de la tarjeta comprobando como en el mes de octubre también se habían registrado cargos en la tarjeta cuando se suponía que ella estaba de vacaciones. Lo mismo ocurrió en meses posteriores.

Según fuentes sindicales conocedoras de esta investigación, ya está en manos de la Comisión de Garantías Federal un informe en el que se recogen todos los pagos “irregulares” efectuados con la tarjeta del sindicato durante los últimos cinco años. Algunas de esas compras se habrían realizado cuando Soto ya no estaba al frente de la Federación de Enseñanza y ya formaba parte del nuevo equipo de Gobierno municipal vallisoletano. Los apuntes de la tarjeta objeto de investigación reflejan reiterados pagos en farmacias, floristerías, tiendas de ropa e, incluso, alguna reparación de calzado de baile, según ha podido comprobar últimoCero.

Las mismas fuentes confirman que Soto ha llegado a prestar declaración ante responsables del sindicato y que, aunque al cabo de 3 o 4 meses, ha devuelto al sindicato el dinero de algunos cargos de la tarjeta, “otros están aún pendientes”, entre ellos, uno relacionado con el teléfono móvil del sindicato que Soto pidió mantener tras su marcha.

En el caso de la ex responsable de la administración de la Federación, Elisabeth Lorenzo, actualmente de baja (ya se le ha retirado la liberación sindical), las presuntas irregularidades tienen que ver con el uso de la tarjeta para realizar pagos que fueron justificados por desplazamientos a León para asistir a reuniones del Consejo Social de la Universidad, dándose la paradoja de que en la fecha de los pagos que figuran en los extractos no se celebró ninguna reunión.

En el informe remitido a la Comisión de Garantías Federal del sindicato se incluye al menos una auditoría externa que confirma la existencia de estos pagos irregulares.

últimoCero contactó ayer con la ex responsable de la Federación de Enseñanza y actual concejala de Educación, María Victoria Soto, para conocer su versión sobre la investigación puesta en marcha por el sindicato en el que ha militado alrededor de 35 años (desde junio de 2013 hasta septiembre de 2015 al frente de FETE) hasta que el pasado 20 de abril solicitó por escrito la baja.

Inicialmente, Soto indicó que “dejar el sindicato es una decisión personal”. “No me gusta cómo están funcionando las cosas. No me gusta la fusión de federaciones. Llevo muchos años en el sindicato y, aunque me marche, eso lo voy a seguir llevando dentro. Ya estaba a punto de pasar a la Federación de Jubilados, que tengo más de 60 años”, dijo antes de que se le preguntara por el supuesto uso irregular de la tarjeta de la organización sindical.

“No hay nada probado. A mi oficialmente no me ha llegado nada. No hay nada. Yo no me he podido defender. Tengo todos los papeles que tenía que tener. Me los llevé cuando me marché. No hay nada contrastado”, aseguró con vehemencia para, seguidamente sentenciar: “Estoy muy tranquila. No he hecho nada con ninguna tarjeta”.

No obstante, Soto, en el transcurso de la conversación, sí que dejó claro que en la Federación que dirigió había “dos tarjetas”. “Si hay algo de alguien, tiene que ser muy poquito. Con la tarjeta no se podía sacar dinero. Los gastos no son míos. No tengo ningún gasto irregular ni constancia de que se haya mandado nada a la comisión de garantías”, aseguró insistentemente.

Antes de concluir la conversación, Soto dejó clara su intención de querellarse “contra el sindicato o contra quien difunda estas informaciones”.

No hay comentarios