Reunión del comité de empresa de Lauki con el alcalde de Valladolid, Óscar Puente.
Reunión del comité de empresa de Lauki con el alcalde de Valladolid, Óscar Puente.

El alcalde, Óscar Puente, ha agradecido a los trabajadores de Lauki la información que le han facilitado en el Ayuntamiento sobre los términos del preacuerdo alcanzado el pasado fin de semana con Lactalis para prorrogar cuatro meses el plazo de cierre previsto para el 30 de junio y ver si surge un comprador no relacionado con el sector lácteo.

"Deseo expresar nuestra satisfacción, desde luego moderada porque no hemos alcanzado todavía el objetivo, pero estamos un poco más cerca, gracias a la lucha que se ha seguido por parte de los trabajadores y por el respaldo de las instituciones, que da una pauta de cómo se deben hacer las cosas", dijo el alcalde.

"Los individuos por separado", añadió Óscar Puente, " no tenemos fuerza, pero si nos unimos se pueden conseguir muy buenos objetivos. Ha conducido a abrir una puerta que nos da un margen a la esperanza hasta el 30 de septiembre. Hay cuatro meses por delante, lo que es motivo de satisfacción y para que nos felicitemos todos, para conseguir las mejores condiciones".

El alcalde manifestó que el Ayuntamiento seguirá atento a los movimientos que se puedan registrar, y que "mientras no sea necesario, desde un papel mucho más secundario, en un segundo plano. Dejando trabajar a la empresas que vende y a la que quiere comprar, para que el resultado sea el mejor posible".

El presidente del Comité de Empresa, José Manuel González, dijo desconocer quién puede ser el comprador y ni que tipo de empresa es. "No tengo ni idea. Ahora mismo lo prioritario es que nos compren, pero por si acaso no llegara a buen fin, hemos firmado un plan social con las mejores condiciones para los trabajadores. No dejarlo para dentro de cuatro meses que seguramente no tendríamos la fuerza actual".

González informó que el preacuerdo del plan social será ratificado en un asamblea que tendrá lugar el miércoles y reiteró que la intención de la empresa era no vender. "Estaremos vigilantes de esa negociación, que quedamos al margen,  por el bien de los trabajadores y de la ciudad si se queda aquí".

El alcalde retomó la palabra diciendo que él tenía más información que el presidente del Comité, para señalar que las empresas "exigen confidencialidad, no solo la exigen es que hay que firmarla". "Se está en un estadio muy inicial. Ha habido algunas del sector interés desde el sector lácteo y de algún otro grupo especialista en comprar empresas y reconvertir su actividad para que puedan seguir funcionando. Las conversaciones se han iniciado".

Puente pidió que se deje trabajar a las empresas "que tengan las mayores facilidades para que lleguen a un acuerdo y se mantenga la actividad" de Lauki. "Cuatro meses parece tiempo pero no es mucho. Pero va a permitir si hay voluntad del que quiere vender y del que quiere comprar", dijo.

El alcalde comentó que en Europa es muy común el papel de las empresas intermediarias. "Lo que aquí se va a hacer forzado por los trabajadores y las instituciones, en Francia se hace por ley porque una empresa dando beneficios no puede sin más cerrar. El Ayuntamiento se dará por satisfecho cuando la actividad y el empleo se mantengan. Estamos en disposicion de hacerlo aunque no es fácil la operación, pero es factible".

Carlos González concluyó: "Hemos luchado con una empresa que es súperdura. El cierre estaba encima de la mesa".

No hay comentarios