El pasado 24 de mayo, un día antes de que últimoCero desvelara la investigación abierta en el seno de UGT por la presunta utilización irregular de una tarjeta de crédito de la Federación de Enseñanza que dirigía la también concejala socialista de Educación del Ayuntamiento de Valladolid, María Victoria Soto, ésta aseguró: “Estoy muy tranquila. No he hecho nada con ninguna tarjeta”. Hoy, 30 de mayo, se ha visto obligada a dar una rueda de prensa en su despacho en la que ha reconocido, no solo la existencia de la investigación abierta, sino que usó al menos 11 veces la tarjeta del sindicato para realizar compras personales “por error”.

La explicación dada por la concejala da pie a cualquier tipo de elucubración: “Tengo tarjeta del sindicato desde hace 15 años, pero hace cinco que cambiaron el color de la tarjeta y coincide con la mía personal (aunque no son de la misma entidad). Soy muy despistada”, ha asegurado mientras enseñaba a los periodistas su tarjeta de crédito. “Ni mala intención, ni uso ilícito de la tarjeta”, ha zanjado.

Soto, que ha tratado de minimizar estos “errores” indicando que también se produjeron en otros casos, cuando pagó con su propia tarjeta gastos que debería haber efectuado el sindicato, ha facilitado a los periodistas un informe externo elaborado por Hernández, Sánchez y Asociados, sobre “la justificación documental de los pagos satisfechos con cargo a las tarjetas de crédito” del sindicato en el que además de referirse a ella con un nombre equivocado (María Victoria Soto Fernández, en lugar de María Victoria Soto Olmedo), se concluye que de las 11 compras analizadas “faltaría soporte documental” de 6 compras, por importe global de 2.418,6 euros, con cargo a la tarjeta del sindicato.

María Victoria Soto mostró a los periodistas una de sus trajetas de crédito durante la rueda de prensa. Foto: Gaspar Francés
María Victoria Soto mostró a los periodistas una de sus trajetas de crédito durante la rueda de prensa. Foto: Gaspar Francés

Sobre esas seis compras, Soto ha aportado un certificado firmado por Jesús Giocoechea Torres como Secretario General de FETE-UGT CyL, en el que se pone de manifiesto que en el mismo establecimiento donde se cargaron compras a la tarjeta del sindicato en la tienda de Apple del Centro Comercial Rio Shoping, Soto habría pagado con su tarjeta personal 198,90 euros que le tuvieron que ser devueltos por el sindicato.

La conclusión segunda del informe externo indica: “Aunque como se ha apuntado anteriormente, también faltan los soportes documentales de otra serie de compras o prestaciones de servicios adquiridas con cargo a las referidas tarjetas de crédito (por importe de 954,23 euros), de la documentación aportada, sobre la base de un procedimiento lógico de inducción y según las reglas de la lógica, sus importes parecen estar compensados con ingresos de la misma cuenta bancaria en la que se efectuaban los cargos de las tarjetas, del Banco Popular Español y aunque en algún caso no conste la documentación bancaria quién es la persona que efectúa esos ingresos”.

A pesar de que la concejala ha asegurado en la rueda de prensa que reintegró las cantidades “al darse cuenta”, de la documentación incluida en el informe se desprende que esas reposiciones no eran inmediatas.

Unos ejemplos. El 31 de octubre de 2010 se pagaron 200 euros por compras en SENIN y se reintegraron el 24 de enero de 2011. El 31 de abril de 2012 se gastaron 80,98 euros en la Boutique Dándara de Aranda de Duero y se reingresaron el 17 de enero de 2013. Cargos de 79 euros en Calzados Naike (17 de julio de 2013) y de 344,25 euros en El Corte Inglés (23 de julio de 2013) no se repusieron, de forma conjunta, hasta el 21 de marzo de 2014.

Por último también se hace referencia a un ingreso por importe de 250 euros realizado el 11 de diciembre de 2015, que se correspondería con una compra en Agued&Co practicada el 29 de septiembre de 2015, cuando Soto ya había dejado su responsabilidad al frente de la Federación de Enseñanza de UGT (día 26) y ya era concejala de Educación en el Ayuntamiento de Valladolid.

La propia concejala también ha hecho referencia a otro gasto, en este caso de 48,70 euros en Videoson, del que no existe factura en la contabilidad del sindicato. “Se trata de un tambor que se compró para las manifestaciones y que está en el sindicato, aunque la factura se haya traspapelado”, ha indicado.

Soto, que ha comparecido en la rueda de prensa en su despacho acompañada por su marido (que según explicó fue quien se encargó de devolver la tarjeta al sindicato, así como de realizar el último reintegro) y miembros de FETE-UGT, ha llegado a asegurar que ha “cumplido” con sus obligaciones en el sindicato y que la investigación abierta en el seno de UGT “no tiene nada que ver” con su condición de concejala, por lo que no se ha plantado dejar el cargo.

A preguntas de últimoCero, Soto ha reconocido que llegó a ofrecer a Roberto Fernández, compañero del sindicato, un puesto en la concejalía que ahora dirige, aunque finalmente no se pudo materializar.

A lo largo de la rueda de prensa ofrecida, Soto, para recalcar su “despiste”, ha asegurado que ha perdido varias veces sus propias gafas y hasta “5 o 6 veces” sus propias tarjetas de crédito, no así la del sindicato.


Noticias relacionadas:

2 Comentarios

  1. And the Oscar goes to....
    Que interpretación! No se lo cree ni ella. Menuda sarta de mentiras que cuenta esta señora. Se ha equivocado 11 veces!
    Alguien puede explicar cómo esta señora tiene documentos oficiales de la federación, firmados por el anterior secretario, y un informe, que según dice lo pidió ella?
    Ese informe lo pidió y pagó la federación y alguien se lo ha filtrado.
    Por qué el anterior secretario de fete, ya no ejerce como tal? Este señor ha sido el primer interesado de facilitar una "coartada" y tapar este asunto.
    En fin, un cuento que se inventan para salvar el culo y que ni ellos se creen, ni pueden defender!

Comments are closed.