La mascota Laukito, en una de las primeras movilizaciones contra el cierre de Lauki en Valladolid. Foto: úC
La mascota Laukito, en una de las primeras movilizaciones contra el cierre de Lauki en Valladolid. Foto: úC

La asamblea de trabajadores de Lauki aprobó, prácticamente por unanimidad, el plan de recolocaciones que Lactalis hará efectivo a partir del 1 de octubre si antes no encuentra una empresa, de fuera del sector y que no sea competencia directa de la multinacional francesa, que adquiera la fábrica y subrogue a sus trabajadores y trabajadoras. El secretario general de la Federación Agroalimentaria de CCOO Castilla y León, Juan Manuel Ramos, ha destacado: “Tras quedar el camino despejado, esperamos encontrar una empresa compradora que permita un futuro para Lauki”.

En la búsqueda del comprador se emplearán tanto la propia empresa como la Junta de Castilla y León, a través de la fundación Anclaje, y “ahí estará Comisiones Obreras impulsando y trabajando por el futuro del empleo en Valladolid” ha destacado Ramos.

La Asamblea de Lauki tuvo lugar a las 21 horas para permitir la presencia de todos los trabajadores y trabajadoras, aunque se acercaba al límite horario previsto en el propio Acuerdo para su legitimación, establecido en las 23.59 horas del día 6 de junio. Sin llegar a ese límite, 71 de los 77 empleados y empleadas que quisieron votar ratificaron el acuerdo, mientras 2 votaron en contra, otros 2 votaron en blanco y 2 más hicieron un voto nulo. A partir de ese momento el acuerdo se convierte en plenamente efectivo, salvo impugnación.

El acuerdo, según CCOO, paraliza la aplicación del ERE presentado por la empresa hasta el 1 de octubre para facilitar la venta. Si ésta se produce, como espera CCOO, la plantilla tiene una oportunidad de conservar su empleo, aunque sin garantía plena para los 85 empleados que tiene la fábrica.

Ante la eventualidad de que la fábrica no se venda se han establecido condiciones ventajosas para el personal de Lauki.

En primer lugar se ha previsto un plan de recolocaciones en las otras fábricas que Lactalis posee en España, ubicadas en las localidades lucenses de Nadela y Villalba, en la leridana de Mollerusa, en Granada, Guadalajara y Madrid, además de las plantas de Industrias Lácteas Vallisoletanas de Peñafiel y Zamora. Salvo para los que opten a plazas en éstas dos últimas fábricas, el Acuerdo prevé el abono de gastos de desplazamiento y mudanza, así como ayudas para el alquiler y apoyo para la búsqueda de vivienda y colegio para los hijos. En Peñafiel y Zamora también habrá ayudas, pero más modestas por la cercanía a Valladolid. Las personas recolocadas tienen el empleo asegurado hasta el 10 de cotubre de 2018, pero si antes de un año no se adaptan a su nuevo puesto de trabajo pueden recuperar la indemnización y obtener el pago de los gastos originados por la vuelta a casa. El plazo para optar a una de las 87 plazas ofertadas concluye el pròximo 20 de junio.

El Acuerdo incluye un completo plan de ayudas para los mayores de 55 que podrán optar a un Convenio Especial con la Seguridad Social para que no tengan merma en sus cotizaciones de cara a la jubilación y además beneficiarse del llamado “plan de rentas” que les permitirá completar las prestaciones por desempleo con una indemnización aportada por la empresa. A quienes tengan 63 años o más a fecha del 31 de diciembre de 2016 se les garantizará el 95% de sus percepciones, a los de 60 y 61 años el 90%, a los de 58 o 59, el 80%, hasta la edad de 65 años. Para las personas de 57 años, el porcentaje de compensación será del 75% y para los de 55 y 56 años se ha establecido en el 70% del salario, pero hasta la edad mínima de jubilación que son los 63 años. Tanto las bases de cotización como las compensaciones salariales se incrementarán un 1% anual para que no pierdan poder adquisitivo.

Finalmente, las personas que no puedan optar a las ayudas para mayores de 55 años y no se recoloquen por diversas causas, se establece una indemnización correspondiente a un despido improcedente que, hasta la Reforma Laboral de 2012, comprende 45 días por año trabajado con una limitación de 42 mensualidades y tras la Reforma, 33 días por año trabajado con una limitación de 24 mensualidades. El máximo será de 720 días de indemnización y, además, recibirán un pago lineal de 5.000 euros. Hay que recordar que el ERE presentado por la empresa establecía un despido procedente por causas organizativas que supone una indemnización de 20 días con una limitación de 12 mensualidades, por lo que CCOO considera que "se ha logrado un buen acuerdo y que será mejor aún si se logra un comprador como esperamos".

No hay comentarios