Vista general del salón de plenos durante la sesión.
Vista general del salón de plenos durante la sesión.

El Pleno del Ayuntamiento no ha sido ajeno al inmiente inicio de la campaña electoral. Las cuatro mociones presentadas -todas rechazadas- por el Grupo Municipal del PP rezumaban electoralismo: defensa del actual modelo educativo, soterramiento del ferrocarril, víctimas del terrorismo y blindaje del nombre de las fiestas de la ciudad. También los populares han preguntado sobre el caso bautizado por su portavoz Jesús Enríquez como el de 'las tarjetas blacks de la concejala Soto', quien en sus respuestas volvió -por tercera vez- a mentir.

La concejala de Educación, Igualdad e Infancia, María Victoria Soto, ha vuelto a mentir sobre el uso irregular de la tarjeta del sindicato FETE-UGT cuando era secretaria regional. Mintió cuando últimoCero se puso en contacto con ella para conocer si tenía algo que decir sobre la investigación abierta por su comportamiento (día 24 de mayo ) y aseguró que "no había hecho nada con ninguna tarjeta".  Volvió a mentir en su comparecencia ante los medios de comunicación en el despacho de su Concejalía para dar explicaciones sobre lo publicado (día 30 de mayo ). Y ha mentido de nuevo hoy, ante el Pleno del Ayuntamiento.

La primera pregunta formulada por Jesús Enríquez ha sido si el alcalde, Óscar Puente, estaba informado. María Victoria Soto ha manifestado que el primer edil "no estaba informado porque no hay iregularidades", pese a que en su rueda de prensa afirmó lo contrario.

La concejala tambien ha mentido cuando ha expresado que no tiene concimiento de la existencia de una investigación en el seno del sindicato al que ha pertenecido hasta el pasado mes de abril, a pesar de asegurar que ella misma ha encargado una auditoría para defender su inocencia.

Y ha vuelto a mentir al afirmar que "no ha distraído fondos para gastos personales"... a pesar de reconocer que al menos 11 veces se "equivocó" con el uso de la tarjeta del sindicato.

María Victoria Soto.
María Victoria Soto.

El portavoz del PP, basándose en un documento que la propia concejala bajo sospecha hizo público, ha hablado de uso fraudulento, devoluciones anónimas, falta de facturas, confusión de tarjetas... "Parece que el caso tiene mayor recorrido del que el alcalde presuponía. El ser humano, se dice que tropieza dos veces en la misma piedra. En esta ocasión ha tropezado once veces en la misma tarjeta", dijo Enríquez, para quien la excusa de ser despistado [empleada por María Victoria Soto]  "no puede ser ningún atenuante".

"El comportamiento negligente", añadió, "en el gasto del dinero es por lo que pedimos al señor Puente que de explicaciones y actúe en consecuencia. De no hacerlo se convertirá en encubridor. Tiene una ocasión de oro para arrojar luz antes de lucir palmito en los mitines de su partido".

Jesús Enríquez insistió en pedir el pronunciamiento del acalde. "Debe dar explicaciones y si es preciso le saque la tarjeta, no la del banco, sino la tarjeta de los árbitros y si es preciso que le muestre la roja", concluyó el portavoz de los populares.

Por su parte, la concejala de Educación reiteró que "no hay caso Soto, no hay caso tarjetas. Reitero lo ya dicho. He dado ya explicaciones. Casos difíciles son los suyos...", dijo a la bancada del PP.

Soto recordó que los hechos se remontan a su etapa como secretaria general del sindicato y que nada tienen que ver con su actividad como concejala: "Además no he hecho ningún daño a las arcas. El dinero fue devuelto. Si estos hechos estaban aclarados en marzo de 2016, con un informe de una asesoría, ¿por qué se filtran ahora?".

La concejala comentó el trabajo que está realizando en la actualidad y que nada va a hacer variar sus objetivos. "Cuando haya algún caso que dirimir, dirimase donde haya que dirimirlo", dijo.

Puntilla a la 'Ciudad Taurina'

Cuando el PP preguntó por el 'caso Soto', las agujas del reloj iban camino de las 16.00 horas. El Pleno había comenzado a las 9 de la mañana, y a esas horas ya había algunos aficionados taurinos ante el Ayuntamiento. ¿Motivo? El debate de la moción de  los Grupos Municipales Sí Se Puede Valladolid y Valladolid Toma la Palabra para eliminar la etiqueta “Ciudad Taurina” a Valladolid, que sería aprobada dos horas más tarde con los 12 votos en contra del PP, partido que el 7 de septiembre de 2010 -también en solitario- sacó adelante la denominación con sus 15 votos de entonces frente a los 14 de la oposición.

Antes del debate, la profesora universitaria Mercedes Cano, en nombre de la Asociación Animalista Libera, intervino durante 3 minutos para manifestar los avances en defensa de los animales y dejar constancia del "mucho camino" que queda por recorrer.  Cano dijo que la tauromaquia es una realidad igual que lo fue en su día la esclavitud o que hasta 1963 el marido podía matar a la mujer por adulterio, y apeló "a trabajar por la exclusión de la violencia y protección del menor". Sus palabras fueron acogidas con aplauss y voces, que obligaron al alcalde a rogar al público qu ese mantuviese en silencio para favorcer un debate traquilo.

A continuación, Gonzalo Santos, en nombre de la Peña Artistico Taurina Afición Vallisoletana, tuvo otros 3 minutos, en los que hizo un alegato en defensa de la llamada fiesta de los toros, "que no son", dijo, "de izquierdas ni de derechas, ni progres ni lo otro; son patrimonio ...". Santos solicitó mantener el apoyo económico a los festejos que hasta el pasado año se celebraban por San Pedro Regalado, mantener y potenciar el Museo Taurino -"cerrado con nocturnidad y aleosía"- así como el trofeo del mismo nombre, y , sobre todo, "que se retire la petición de suprimir que Valladolid es 'Ciudad Taurina'. La utilización de la palabra 'etiqueta' para es "peyorativa cuando se trata de un timbre de honor". Los aplausos de la tribuna dieron paso al debate.

Rosalba Fonteriz.
Rosalba Fonteriz.

Rosalba Fonteriz, de Valladolid Toma la Palabra, comenzó la defensa de la moción recordando la fecha y circusntancias de su aprobación: Pleno del 7 de septiembre de 2010 por 15 votos a favor (PP) y 14 en contra (la oposición). "Hay varios hechos que nos disgustan de esta etiqueta, y uno es que la denominación afecta a la totalidad de la población y ha sido impuesta por un grupo a la totalidad", dijo.

Fonteriz sentó la premisa de que no quería un debate "toros no, toros sí", he hizo hincapié en la incompatibilidad de ser 'Ciudad Amiga de la Infancia' -título revalidado el 10 de noviembre de 2015- y la tauromaquía, "que la ONU considera una actividad violenta". De ahí la petición de retirada de la etiqueta.

El no adscrito Jesús Presencio hizo constar que se trataba de "un debate que no le gustaba" y propugnó que Valladolid "no tenga más etiquetas que las que quiera toda la ciudadanía". Comentó con ironía que ante la división, la ciudad pasase a llamarse 'Valladolid medio taurina', al tiempo que metía los dedos en la boca al alcalde al sacar a relucir unas manifestaciones en las que Óscar Puente confesaba su afición a las corridas de toros y a su deseo de pequeño de ser torero.

Puente, a quien tampoco -según sus propias palabras- le gustaba el debate, distinguió entre sus gustos personales y la defensa de la ciudad. "Estoy con los primeros [los taurinos] pero no quiero imponer a los demás mis gustos ni una etiqueta; esta fue una mala idea. Sigo apoyando lo mismo que en 2010: que Valladolid no tenga más etiquetas que las que quiera toda la ciudadanía".

Pilar Vicente expresó que su partido (Ciudadanos) defiende las libertades individuales. "La Administración no debe prohibir ni imponer", expresó.

Rosario Chávez, de Sí se Puede Valladolid, recordó que la etiqueta fue "producto de una moción del PP con carácter oportunista y politizado, cuando en Cataluña se prohibían los toros. La moción pide retirar la etiqueta, no prohibir los toros".

El portavoz soicalista, Pedro Herrero, empezó su intervención afirmando que la cudadanía elige a sus representantes para resolver problemas no para crearlos. "Si la ciudad es de todos, las etiquetas también deben de serlo", aseguró antes de presentar la enmienda de adición su grupo y decir que"una etiqueta es una referencia de alto valor simbólico, por eso hablamos de ello aquí".

Para Borja García Carvajal, del PP, la moción era producto de que en unas horas comienza la campaña electoral sin reparar en las cuatro que traía su grupo en la mochila. "Unidos Podemos nos traen una moción ideologizada y la traen para cobrar el asiento del alcalde. Me preguntaba qué haría el PSOE ante la moción de la alianza comunista y populista. Ni una ni otra, pero la gente no es tonta.  Traen una moción en la que utilizan a los niños. Me parece sorprendente", manifestó el concejal que cerró con una apología de los toros y la tradición taurina de Valladolid.

El alcalde intervino para responder a la acusación realizada por García Carvajal sobre el asiento que ocupa."Yo votaré lo mismo que en 2010. Mantenemos la coherencia, no porque depende de ello nada. Están dando ustedes el abrazo del oso a los toros".

La intervención del concejal del PP provocó que Rosario Chávez voloviera a llamar a los populares "sofistas de medio pelo" y Rosalba Fonteriz a decir que con la moción se pretendía "normalizar la situación y no cambiar el título por Ciudada Antitaurina". Pedro Herrero dijo suscribir las palabras de Gonzalo Santos -"ni de derechas ni de izquierdas"-. "Pero la derecha", añadió, "se quiere apropiar de los toros".

García Carvajal finalizó sus intervenciones con una afirmación dirigida a los promotores de la moción: "Su objetivo es acabar con los toros". Y una pregunta: "¿Habrá subvención a las corridas de septiembre?". La respuesta de Óscar puente no se hizo esperar. "Los toros nunca tuvieron subvención en septiembre. Debería saberlo. En la bancada socialiatista nadie quiere acabar con los toros; los habra más o menos taurinos. Pero en la suya sí la hay".

Al debate puso el punto final Rosario Chávez con nuna frase: "La violencia y el maltrato no caben en el discurso del siglo XXI. El título de 'Ciudad Taurina' es excluyente e innecesario".

La enmienda de adición recibió 16 votos a favor, 12 en contra y una abstención.  La votación por separado de los tres puntos también fue favorable al contenido de la misma.

Intervención de Olga Hurtado en el pleno.
Intervención de Olga Hurtado en el pleno.

Contra la discriminación y delitos de odio

El pleno del Ayuntamiento de Valladolid, tras varios intentos fallidos en el pasado, ha aprobado con el apoyo unánime de toda la corporación, la moción contra la discriminación y delitos de odio hacia las personas con orientación sexual, identidad o expresión de género diversa.

Se trata de "una de las mociones más avanzadas y comprometidas en la defensa de la igualdad y la dignidad de todas las personas con independencia de su orientación sexual o su identidad de género", según el comunicado hecho público al finalizar la sesión por la Fundación Triángulo, Valladolid Diversa, Dialogasex y Movimiento contra la Intolerancia, a la que pertenece Olga Hurtado, que habló en nombre de las cuatro asociaciones antes de abrirse el debate.

"La moción", añaden los cuatro promotores, "incluye compromisos muy concretos, entre los que podemos destacar realizar campañas de sensibilización comprometidas con el respeto a todas las orientaciones e identidades, así como alertar sobre los delitos de odio y evitar cualquier tipo de manifestación de discriminación; incluir en los programas del Ayuntamiento talleres de educación sexual en centros educativos y ofertar asesoramiento sexológico; adquirir material específico para las bibliotecas municipales; crear una sección específica en el Observatorio Municipal de Derechos Humanos; establecer planes de formación del funcionariado y policía municipal para el mejor cumplimiento del protocolo contra los delitos de odio; igualar a las mujeres trans en la protección contra la violencia de género; promover actividades no segregadas por sexos; incluir a las personas trans en riesgo de exclusión social en los planes de empleo y asistencia social; comprometerse en la lucha contra la discriminación y la criminalización por orientación sexual o identidad de género en la política de cooperación y en el derecho de asilo y refugio, apoyar las conmemoraciones de los Días Mundiales contra la Homofobia y la Transfobia y por la Diversidad Sexual, o instar a la Junta de Castilla y León a la aprobación de una ley de igualdad social LGBTI".

Las organizaciones impulsoras de la iniciativa agradecen a todos los grupos municipales que han impulsado esta moción y se congratulan de que, "esta vez, todos los partidos políticos así como la ciudadanía de Valladolid, sin excepción, nos hayamos declarado en favor de la igualdad y de una ciudad por la diversidad".

La aprobación fue recibida con aplausos desde latribunal del público.

Víctimas del Alvia 04155

Por unanimidad también se aprobó la moción corporativa de apoyo expreso a la plataforma de víctimas del Alvia 04155, convoy que descarriló en la curva de Angrois, a la entrada de Santiago, el 24 de julio de 2013. En el accidente fallecieron 80 pasajeros y 148 resultaron heridos.

Los familiares de las víctimas están hartos de que nadie haya dimitido por los incumplimientos flagrantes de la normativa de seguridad y de las mentiras y ocultaciones del PP y PSOE, según la Plataforma de Familiares de las Víctimas.

La moción insta al Gobierno a la constitución de una comisión de investigación independiente. También se dirige a las Cortes de Castilla y León.

Otra moción corporativa, aprobada lógicamente por unanimidad, fue la incorporación del Ayuntamiento de Valladolid a dos redes de ciudades europeas.

Electoralismo puro y duro

El Grupo Municipal Popular presentó la siguiente batería de mociones:  en defensa del modelo constitucional de derecho a la educación; para garantizar el soterramiento a todos los barrios de Valladolid;  Moción del Grupo para velar por la dignidad, la memoria y la justicia de las víctimas del terrorismo, y para consolidar los presupuestos municipales y blindar los nombres de las fiestas patronales de la Ciudad.

Los debates de estas mociones depararon unas cuantas joyas y situaciones un tanto surrealistas. Por ejemplo, en la defensa de los centros concertados, el debate quedó totalmente desvirtuado con la introducción de la necesidad de un Pacto Estatal; al final, se aprobó una enmieda de sustitución de Ciudadanos por 9 votos, 8 en contra y 12 abstenciones.

En la del soterramiento, el presidente del Grupo Municipal del PP, José Antonio Martínez Bermejo, demando más información y transparencia, exigiendo que  Manuel Saravia (concejal de Urbanismo y portavoz de VTLP) informase y rindiese cuentas 48 horas antes y después de cada reunión con Adif. Saravia dijo no poder asumir esa petición.

El alcalde preguntó al PP si la información la querían para "torpedear o trabajar". "Han visto toda la documentación, pero no podemos darles los papeles", aseguró Puente.

Al final, se aprobó una enmienda de Saravia con aportación de Ciudadanos, por 17 votos y 11 abstenciones, por lo que decayó la moción popular.

Igual o mas debate suscitó la moción sobre terrorismo, que incluía la prohibición que Arnaldo Otegui visdite Valladolid. Todos los grupos condenaron el terrorismo, pero calificaron de "ruín", "miseria moral" la moción defendida por García Carvajal.

Borja García Carvajal.
Borja García Carvajal.

Pedro Herrero manifestó a Gracía Carvajal. "Su objetivo es hacer carrera política en el PP. En los 20 años en los que han gobernado y en los 5 que usted lleva aquí nunca han presentado una moción así". También le dijo que si estaba de acuerdo en condenar determinados indultos y que  "el subidón por los piropos de León de la Riva eran dardos para el señor Martínez Bermejo".

La votación de una enmienda presentada por el PSOE obtuvo 15 síes, 11 noes y 2 abstenciones. La trifulca continuó durante unos segundos. Incluso una vez realizada la votación, entre Chávez y García Carvajal.

La moción de la fiestas fue precedida de la intervención de Margarita García, de la Fedeación Vecinal, quien pidió "tener la fiesta en paz". El debate se había suscitado al exponer el representante de los Vecinos en la Fundación de Cultura la petición de prescindir de los santos para las fiestas, acorde con el Estado aconfesional recogido en al Constitución.

El texto defendido por Mercedes Cantalapiedra -que hoy batió el récord de bostezos (sin recato alguno) hasta ese instante- habla de limitar el presupuesto de las fiestas para paliar otras dificultades y proyectos estratégicos de la ciudad. También recoge el mantenimiento de la actual denominación de las Ferias y Fistas con la coletilla religiosa, "porque hay que respetar la historia y las tradiciones".

"Lo que nos da miedo es lo que está sucediendo en otras ciudades donde al final los Reyes Magos se convierten en payasos", aseguró Cantalapiedra.

Todos los grupos arremetieron contra Cantalapiedra, que en 2008 cuando era esponsable de festejos disparó el presupuesto hasta 1,5 millones de euros y se le dijo que hasta 1957 las fiestas habían sido las 'fiestas de septiembre' y que en 2000 pasaron a ser las de 'San Mateo' y luego el anterior alcalde las cambió por las de 'San Lorenzo'. "Menudas  tradiciones e historia", le replicaron a la exconcejala responsable de festejos.

El Pleno rechazó las pretensiones del PP y aprobó una moción defendida por Ana Redondo (17 sí, 11 no; primer punto sobre el presupuesto; y 15 sí, 11 no y 2 abstenciones, la segunda parte sobre la denominación).

En el Pleno también se debatió y aprobó una moción del PSOE sobre para solicitar a la Junta de Castilla y León que financie el servicio público de ayuda a domicilio, atendiendo la demanda existente en la actualidad que defendió Rafaela Romero, y otrade Ciudadanos para optimizar la organización del servicio de Policía Municipal, que registró un empate. El alcalde se negó a utilizar el voto de calidad y al final se aprobó un texto inclusivo por unanimidad.

No hay comentarios