El alcalde Óscar Puente, acompañado por candidatos de su partido al Congreso y al Senado, pasea por la calle Santiago tras realizar un balance de su primer año de gobierno municipal.
El alcalde Óscar Puente, acompañado por candidatos de su partido al Congreso y al Senado, pasea por la calle Santiago tras realizar un balance de su primer año de gobierno municipal.

Hoy hace un año que el socialista Óscar Puente se hizo con el bastón de mando municipal gracias a un acuerdo de Gobierno con Valladolid Toma la Palabra (la coalición de IU y Equo) y el apoyo en la investidura de la marca blanca de Podemos en la ciudad, Sí se Puede Valladolid. 365 días después, el alcalde ha aprovechado un acto de partido para hacer balance y presumir de “cambio razonable, saludable y positivo para la ciudad”.

“Hay un gobierno nuevo que ha dado la vuelta a una situación muy enquistada en la ciudad. Había un gobierno que estaba lejos de los problemas de los ciudadanos y de espaldas a ellos. Lejos y de espaldas es muy difícil que se solucionen los problemas. Ahora está cerca y de cara a los ciudadanos”, ha apuntado Puente como primera conclusión de un balance impregnado de mensajes electorales: “Hoy me parece de recibo reivindicar el liderazgo del PSOE en este cambio ahora que se vende la denominación de origen de los ayuntamientos del cambio, Valladolid es un buen ejemplo de cambio, pero de cambio razonable, de cambio para todos. No se han hecho cosas estrambóticas y se han respetado tradiciones”.

Para el socialista, “hay un soplo de aire fresco e ilusión renovada en el equipo de Gobierno Municipal que demuestra que 20 años del mismo partido y la misma persona al frente de la ciudad no son buenos. Es buena la renovación. No se han resentido los servicios públicos y algunas cosas están mejorando”, ha indicado Puente antes de hacer hincapié en que “la pluralidad no está reñida con la eficacia”. “Este es un Gobierno plural que responde a distintas sensibilidades que no ha dejado de funcionar. Que mantiene una actividad frenética que se echaba en falta en los últimos años del PP”, ha indicado el alcalde.

A preguntas de los periodistas, Puente también ha apuntado lo mejor y lo peor de estos 12 meses al frente de la alcaldía. En el haber, las políticas sociales, en el debe, la reindustrialización de la ciudad. Además, ha apuntado el mejor y el peor trago como alcalde. En el lado positivo, su investidura, el pregón de las fiestas, la final de la Copa del rey de rugby… y en el negativo, sin dudarlo, ha apuntado la negociación con los bancos del soterramiento para aplazar el pago de la deuda pendiente.

María Sánchez y Manuel Saravia, durante la rueda de prensa de balance de un año de gobierno. Foto: úC
María Sánchez y Manuel Saravia, durante la rueda de prensa de balance de un año de gobierno. Foto: úC

Sus socios de Gobierno, los concejales de Valladolid Toma la Palabra, también han valorado positivamente este primer año de gobierno, que han enmarcado en un “proceso de transición relativamente bueno, a pesar de las limitaciones presupuestarias”.

Para Manuel Saravia y María Sánchez, el acuerdo de Gobierno alcanzado hace un año se está cumpliendo en un “alto grado”, aunque lo más destacable es que “ha cambiado la actitud del gobierno municipal” y “se ha actuado con decisión en problemas enquistados”, como el caso del soterramiento. “Se pongan como se pongan (los concejales del PP) ahora hay mucha más transparencia y, en algunos casos, es máxima”. También “ha aumentado la participación”, han indicado los concejales de Valladolid Toma la Palabra antes de señalar que la relación en el seno del equipo de Gobierno del que forman parte es “razonablemente buena con ajustes permanentes”.

También han apuntado como “espina” la no rebaja de sueldos de los concejales con dedicación exclusiva, el mantenimiento del torneo de pádel en la Plaza Mayor, la falta de agilidad en la concesión de licencias o el “tono bronco” que se ha instalado en algunos órganos colegiados municipales y que en ocasiones se aproxima a la “mala educación”.

“Se habla mucho de los ayuntamientos del cambio, pero no estaría mal hacer un análisis de las oposiciones del cambio”, que en el caso de Valladolid “no tienen reparo en pedir todo lo contrario a lo que hicieron mientras gobernaron”, ha señalado María Sánchez.

Preguntados sobre si en el segundo año de legislatura, “un año crucial para poder presentar resultados más concretos”, harán valer su peso en temas como el de los sueldos o el pádel, Manuel Saravia ha indicado: “Confiamos en no perder las votaciones. Vamos a ser más pesados”.

Antonio Martínez Bermejo y Jesús Enríquez, durante la rueda de prensa ofrecida esta mañana. Foto: úC
Antonio Martínez Bermejo y Jesús Enríquez, durante la rueda de prensa ofrecida esta mañana. Foto: úC

Mientras los integrantes del equipo de Gobierno se han mostrado razonablemente satisfechos con su primer año de mandato, el principal partido de la oposición, el PP, ha dibujado un negro panorama al hablar de “un año perdido, de gestos, fotos y nula gestión”.

Los populares han denunciado que “el gobierno tripartito municipal sólo ha cumplido 1 de cada 10 de las propuestas que pactaron para gobernar”.

El presidente del grupo, Antonio Martínez Bermejo, ha asegurado que no duda de que “el tripartito bicéfalo nació con ilusión y buenas intenciones”, aunque “enseguida se notaron las disensiones y que aceptaba poco la critica democrática, confundiendo critica con crispación”. “Progresivamente, han ido perdiendo sus intenciones de ser transparentes y han realizado una gestión deficiente de los recursos públicos con problemas ciudadanos de limpieza, parques y gestión urbanística. Al tripartito le han empezado a aparecer escándalos como el ‘Caso del Periodista’ y el ‘Caso Soto de tarjetas de crédito’ que minan su credibilidad. También han derrochado recursos públicos, algunos fraudulentamente como el tema de la señalización horizontal, o fracasos sonoros como los ‘pseudo-pingüinos’ o los vasos ecológicos”, ha apuntado Bermejo.

El presidente del Grupo Municipal, convencido de que el de 2017 es un ejercicio trascendental en la legislatura –“los proyectos que no se inicien este año tendrán pocas posibilidades de cumplirse”, ha dicho- ha reconocido algunos logros al gobierno actual, entre los que sorprendentemente se encuentra la supresión de la tasa de basuras, “como cualquier bajada de impuestos”. También han valorado positivamente la creación de la Comisión de Seguimiento y Control de la Contratación o la creación de la línea de ayudas para la compra de material escolar. Sin embargo, para el PP no hay duda de que “la mejor de las actuaciones ha sido cuando ha corregido sus planteamientos iniciales y ha mantenido los logros y aciertos del equipo de gobierno anterior”. “Ejemplos notorios son el Consorcio de Turismo o el mantenimiento de la política de difusión de la cultura y el turismo. También es significativo el mantenimiento de contratos de servicios que tanto criticaron en el período anterior y que ahora mantienen y amplían, sin necesidad de acudir a la remunicipalización de todos y cada uno de los servicios que habían anunciado”, han indicado antes de criticar que “los proyectos estratégicos están todos abiertos y sin una clara sensación de que puedan encauzarse o resolverse pronto”. “Este ya es su primer presupuesto municipal y tendrán que demostrar que además de actuaciones gestuales, saben gestionar”, han valorado antes de aprovechar la ocasión para reivindicarse como “gobierno alternativo” enumerando sus propuestas plenarias que no han sido aprobadas o que llevan su firma y no se han puesto en marcha.

No hay comentarios