Jaima instalada en la Plaza Portugalete. FOTO: Gaspar Francés
Imagen de archivo de una jaima instalada en la Plaza Portugalete. FOTO: Gaspar Francés

Mientras en los campamentos de Tinduf la población saharaui sigue de luto por el fallecimiento de Mohamed Abdelaziz, los saharauis residentes en Valladolid recordaron hoy al presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y líder del Frente Polisario. Lo hicieron en la jaima instalada durante todo el día en la plaza de Portugalete.

El mes de junio arrancó con la noticia del fallecimiento del presidente de la RASD, Mohamed Abdelaziz, a consecuencia de un cáncer. Las autoridades saharauis decretaron 40 días de luto, antes de la elección de su sustituto. Los saharauis que viven en Valladolid, como vienen haciendo en los últimos años, plantaron por un día una jaima traída de  Zamora. En esta ocasión el lugar elegido fue la plaza de Portugalete, como el año pasado fue la plaza Colón, las Moreras o antes en el campus universitario Miguel Delibes, con el objetivo de visibilizar su existencia y denunciar el abandono internacional al que está sometido el pueblo saharaui, que en su día fue colonia de España hasta 1975 y que desde entonces está sometido por Marruecos.

Entre los actos programados, hubo un recuerdo al que fuera su presidente y líder indiscutible del Frente Polisario, Mohamed Abdelaziz. Por la mañana diferentes organizaciones políticas tuvieron oportunidad de fijar su posición respecto a la situación en que se encuentran los saharauis. Unos carteles decían: "El 26 de junio vota compromiso con el final del proceso de descolonización del Sáhara Occidental. ¡Sáhara libre e independiente!".

Tras la comida, a base de cous cous y degustación (con su ritual)  té, tuvo lugar un tiempo para que los jóvenes saharauis radicados en Valladolid expusieran sus experiencias. Uno de ellos es Saleh Cordero Sanz, que previamente, mientras colaboraba en poner en pie la jamaina, dijo a ultimoCero: "Vine en 1999 dentro del Programa de Vacaciones; repetí al año siguiente. Me pude quedar por estudios y fui adoptado por la familia española que me había acogido en verano". "Los problemas", añadió Saleh, "con los que nos encontramos son muchísimos. Nos tratan como apátridas, ya que España no reconoce a la República Árabe Saharaui Democrática".

Durante la jornada, además del homenaje -y concentración- a Mohamed Abdelaziz así como el intercambio de experiencias, hubo tiempo para la música tradicional del país y estilos como el rap.

Junto a la jaima se instaló una pequeña exposición-muestra de la artesanía saharaui y un puesto de venta de varios objetos, cuya recaudación era para el Hospital de Mutilados -existente en los campamentos- y para la Casa de Enfermos -en Argel-.

No hay comentarios