Concentración por los refugiados en Fuente Dorada. Foto: Víctor Otero
Concentración por los refugiados en Fuente Dorada. Foto: Víctor Otero

Son más de 65 millones de personas las que han sido desplazadas de sus hogares, según el informe anual difundido hoy por el Alto Comisionado de la ONU para Refugiados (ACNUR). En Valladolid, como en el resto de ciudades, se ha celebrado el Día Internacional de las Personas Refugiadas, a las que se las ha recordado al tiempo que se denunciaba la vergonzosa política de la Unión Europea -y del Gobierno de Rajoy- con una concentración en la plaza Fuente Dorada, convocada por sindicatos, partidos políticos, asociaciones y colectivos.

La Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados señala que un refugiado es una persona que "debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de su país; o que careciendo de nacionalidad y hallándose, a consecuencia de tales acontecimientos fuera del país donde antes tuviera su residencia habitual, no pueda o, a causa de dichos temores no quiera regresar a él".

CCOO y UGT, sindicatos convocantes de la concentración, denuncian que "la Unión Europea, lejos de ser un ejemplo de solidaridad y actuar conforme a los valores y principios que fueron el cimiento del proyecto europeo, sigue impulsando medidas que han fracasado en el pasado y han provocado miles de muertos. Más de 25.000 personas han perdido la vida en los últimos 15 años en el mar Mediterráneo tratando de escapar de la guerra".

"El ilegal y vergonzoso acuerdo firmado con Turquía", añaden los dos sindicatos, "unido a las decisiones adoptadas unilateralmente por los Estados miembros que dificultan o impiden la entrada en su territorio de solicitantes de asilo, no aporta una solución y provocará la apertura de otras rutas más peligrosas y costosas para las personas refugiadas, como la del Mediterráneo Central, la más mortal del mundo. Europa tiene obligaciones, que son dar pasaje seguro, protección, refugio y asilo a las personas que huyen del horror de la guerra y eso no puede esperar; toca, hoy, aquí y ahora".

Por todo ello, CCOO y UGT exigen a la UE y a sus Estados miembros "un cambio de las políticas de migración y asilo, que ponga en el centro a las personas y a sus derechos y cumpla con la legalidad europea e internacional".

"Demandamos asimismo la retirada del acuerdo entre la Unión Europea y Turquía, que se habiliten vías legales y seguras para que las personas que buscan protección no tengan que arriesgar su vida en peligrosas rutas; y que se garantice una acogida digna y una adecuada protección que incluya la atención sanitaria y el respeto a los derechos humanos, habilitando los presupuestos y los recursos acordes al desafío humanitario fruto de las guerras y desigualdades", propugnan CCOO y UGT.

El manifiesto leído en Fuente Dorada estaba respaldado, además de los dos sindicatos, por el PSOE de Castilla y León, Podemos, IU de Castilla y León, Ciudadanos, CAVECAL, Jueces para la Democracia y varias asociaciones de inmigrantes de Bulgaria, República Dominicana, Perú y Marruecos, entre otras.

No hay comentarios