José Manuel Manrique, Daniel Muñoz Doyague , Ramón Rodríguez y Marcelino García.
José Manuel Manrique, Daniel Muñoz Doyague , Ramón Rodríguez y Marcelino García.

La Unión de Guardias Civiles (UniónGC) ha informado de una sentencia de la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo que estima el recurso de casación contra una sanción a un Cabo 1º destinado en Valladolid, el cual fue expedientado por ir en una ambulancia encontrándose de servicio auxiliando a los servicios médicos.
El  Secretario de Prensa Estatal de UniónGC, José Manuel Manrique Crespo, ha dicho: "Los guardias civiles no podemos ir en ambulancia", a propósito de una sentencia  (la número 68/2016) de la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo  que estima el recurso de casación (número 201-1/2016) contra el fallo dictado por el Tribunal Militar Central, que imponía una sanción de pérdida de dos días de haberes con suspensión de funciones como autor de una falta leve consistente en “la negligencia o inexactitud en el cumplimiento de las órdenes recibidas” prevista en el artículo 9, apartado 3, de la Ley Orgánica 12/2007, de 22 de octubre, del Régimen Disciplinario de la Guardia Civil, a un  Cabo 1º destinado en la Comandancia de Valladolid, el cual fue expedientado por ir en una ambulancia encontrándose de servicio auxiliando a los servicios médicos, que atendían a un enfermo mental agresivo.
Daniel Muñoz Doyague, letrado que ha llevado el procedimiento, ha informado en la reunión informativa celebrada en la sede de UGT del "auténtico calvario" vivido desde febrero de 2013, fecha en la que tuvieron lugar los hechos. "Un cabo 1º de la zona se vio en la tesitura de que los médicos le piden que un paciente mental necesita ser trasladado en una ambulancia para ser tratado. El paciente manifiesta que solo la presencia del guardia civil le tranquiliza pero éste es conocedor de una orden escrita que dice que 'ante un enfermo mental hay que engrilletarle y subirle por la fuerza a la ambulancia'. El cabo 1º intentó consultar la situación en la que se encontraba, pero fue imposible. Aún así,  el guardia civil es expedientado por una falta grave, lo que causa un gran desconcierto en él y en otros compañeros".
"Son varios", añadió el letrado, "los que dicen que debían de condecorarle o felicitarle por su buen hacer, pero nunca sancionarle. Me planteo como jurista si aquel enfermo hace cualquier barbaridad y ataca a los médicos. Estoy convencido que este Cabo 1º estaría hoy en la cárcel. Es una cuestión de sentido común que cuando se hace valer en los tribunales, todavía en la actualidad, en algunos casos es tenida en consideración".
Muñoz Doyague dio lectura a algunos párrafos de la sentencia, en la que se estima que la orden escrita por la que se sanciona al Cabo 1 es "una orden de carácter genérico. El Cabo 1º estaba en el momento de los hechos más en funciones policiales que militares y optó por cumplir con su deber con sentido común. El sentido común es lo que más aprecia la ciudadanía de la Guardia Civil, que está para ayudar y servir, en este caso, a los médicos y no para cumplir una orden absurda".
"Triunfo de la razón frente a la visceralidad de los mandos"
Para el Secretario General de la Unión de Guardias Civiles en Castilla y León, Marcelino García Bermúdez, expresó la felicidad por la absolución del Cabo 1º, "que era y sigue siendo un cargo importante de la Unión GC". "Gracias a su intervención", añadió García Bermúdez, "un equipo médico pudo terminar su trabajo con un paciente agresivo.Lejos de ser felicitado por ese servicio benemérito, fue sancionado. Tal vez por ser cargo de la UniónGC".
El responsable de la Unión de Guardias Civiles en Castilla y León se refirió a la Ley Orgánica 11/2007 de deberes y derechos de la Guardia Civil. "Parece ser que 9 años después no se ha asumido eso en la escala de mando de la Guardia Civil y más en esta Comandancia de Valladolid, donde se hace vigilancia de agentes y se aplica el régimen disciplinario", dijo.
"El Cabo 1º", añadió García Bermúdez, " ha ganado. Un expediente disciplinario en la Guardia Civil no es que le quiten a uno los haberes, implica muchas más consecuencias. No deja de ser un castigo mayor que la perdida de haberes. El Cabo 1º tiene una trayectoria larga en la Guardia Civil, cuenta con condecoraciones y felicitaciones de la propia Guardia Civil. Hoy es un día de alegría para la UniónGC. Ha triunfado la razón frente a la visceralidad de muchos mandos".
"Iban a por él"
El Secretario General Estatal de UniónGC, Ramón Rodríguez Prendes, recordó las palabras dichas en septiembre de 2014. "Al Cabo 1º lo iban a joder; tenía tres expedientes abiertos y una propuesta más. Estoy convencido de que iban a por él, pero se ha impuesto la razón".
"En este caso nuestro compañero hizo lo que debía hacer: dar amparo, como tenemos que hacer muchas veces. Era un trabajo más de la Guardia Civil. De haber puesto en riesgo al equipo médico hubiera tenido consecuencia para nuestro compañero, que hoy poría estar en la cárcel", expresó el Secretario General Estatal de la UniónGC.
Rodríguez Prendes comentó la  decisión de la Sala Militar del Tribunal Supremo, alegrándose de la misma  siendo conscientes de que en muchas ocasiones ha criticado la condición de 'militar', al tiempo que informaba de otra sentencia favorable para otro miembro de la UniónGC de Asturias, de la Guardia Civil de Tráfico,  que había sido sancionado vulnerando su derecho a la salud.
"El agente se encontraba en periodo de baja y le enviaron una circular para dar respuesta a un pliego de descarga. Él dijo que estaba de baja y se negó hasta en tres ocasiones. Le impusieron una falta grave con 9 días de perdida de haberes. La sanción fue recurrida y ganada", dijo el máximo responsable de la UniónGC, que lamentó que pasen como estas en  "la institución más apreciada del Estado".
"Ser cargo en una Asociación de la Guardia Civil", añadió Rodríguez Prendes, "aunque a día de hoy está todo pautado, conlleva un peaje que se traduce en expedientes absurdos. Hay un retraso en derechos en este Cuerpo. Desde la Unión GC siempre vamos a defender a los afiliados, a los guardias civiles en general y a la institución para ir ganando en derechos".
Los responsables de la UniónGC informaron que la asociación tiene euros 200 afiliados; unos 800 en Castilla y León y más de 7.000 en todo el Estado.

No hay comentarios