Imagen de archivo de la cabecera de la manifestación 'Valladolid en lucha' tras pasar el túnel de las Delicias. Foto: úC
Imagen de archivo de la cabecera de la manifestación 'Valladolid en lucha' tras pasar el túnel de las Delicias. Foto: úC

Una pancarta blanca, con el lema “Valladolid en Lucha” y huérfana de siglas de partidos u organizaciones sindicales, ha abierto esta tarde la manifestación que desde el corazón del barrio de las Delicias ha llegado hasta la Plaza de Portugalete, en el centro de la ciudad, para denunciar los estragos que causan las deslocalizaciones y la precariedad laboral entre la clase trabajadora.

El llamamiento realizado por el Bloque Obrero, Comunistas de Castilla, CGT, IzCa, Red Roja y Yesca ha sido secundado por más de 200 personas que, durante todo el recorrido, no han dejado de corear consignas intentado llamar a la movilización a la gente que, durante buena parte del recorrido, abarrotaba las terrazas de los bares.

“¡Qué viva la lucha de la clase obrera!”; “Gobierne quien gobierne, tu puesto se defiende”; “La lucha está en la calle y no en el Parlamento”; “La reforma laboral, para la casa real”; “De aquí o de fuera, la misma clase obrera”; “Ayer, mañana y hoy, me cago en Rajoy”; “Menos crucifijos y más trabajo fijo”; “Ellos hacen caja, nosotros al cajón”; “El capital solo entiende este mensaje: boicot, huelga y sabotaje”; “El capitalismo es el terrorismo”; “Banqueros y empresarios no sois necesarios”; “PSOE y PP la misma mierda es”; “Hasta las pelotas de rosas y gaviotas, hasta los ovarios de curas y empresarios” o “No nos da la gana pagar vuestras sotanas” (al paso ante la basílica de la Gran Promesa), han sido algunas de las consignas que se han podido escuchar antes de alcanzar la Plaza de Portugalete donde se ha concluido la movilización con la lectura de un comunicado.

En él, se ha repasado la situación de varias compañías de Valladolid: la deslocalización de Lauki, en cierre planteado por Dulciora, el ya consumado de la rotativa de El Norte de Castilla, Printolid, el aumento del empleo precario en Renault o los 17 EREs aplicados por Iveco en los últimos años.

Jorge Parra, a la derecha, sujeta una pancarta de apoyo a los trabajadores de General Motors Colombia. Foto: úC
Jorge Parra, a la derecha, sujeta una pancarta de apoyo a los trabajadores de General Motors Colombia. Foto: úC

También ha habido espacio para que Jorge Parra, de ASOTRECOL, pudiera denunciar, invitado por CGT, la situación de los trabajadores de General Motors en Colombia, que mantienen una movilización desde hace 5 años a las puertas de la embajada de EEUU para denunciar las pésimas condiciones laborales de los trabajadores de la multinacional automovilística. Parra recordó que han sido 68 los despidos más recientes y que solo la lucha obrera ha conseguid la readmisión de 26 compañeros. Su lucha dio la vuelta al mundo cuando en una de sus protestas algunos trabajadores decidieron coserse la boca literalmente.

Nadie debe sentirse ajen@ a lo que está sucediendo en Valladolid en los últimos años, y muy especialmente en los últimos meses. Deslocalizaciones de empresas con el consiguiente cierre de centros de trabajo, despidos, chantajes industriales, precariedad laboral, explotación…

Muchas empresas están haciendo uso de la Reforma Laboral impuesta por el Partido Popular en 2012, como si de un arma de destrucción masiva se tratase. Esto repercute de manera directa no solo sobre la población de esta ciudad; la Comunidad Autónoma entera sufre las consecuencias de una codicia por parte de la patronal que ha demostrado no tener límite. Casos de empresas con beneficios como los de LAUKI, DULCIORA o PRINTOLID con cierres solo justificados por su avaricia”, se ha dicho al concluir la movilización.

“Multinacionales respaldadas a diario por los políticos como modelos empresariales, a las que regalan miles de euros en ayudas y subvenciones injustificadas. Esas como RENAULT, IVECO, MICHELIN, FAURECIA, que exprimen a sus trabajador@s a diario, pasando por encima de su salud, con jornadas maratonianas, olvidándose de la conciliación familiar, precarizando los nuevos ingresos y tratando a los veteranos como maquinas de producción hasta su fin.

Sectores tan precarios como la hostelería o el comercio o los “call center”; el sector precario del telemarketing que ocupa a 5.000 personas en esta ciudad, de las cuales el 80% son mujeres y sufren unas condiciones laborales especialmente precarias. Cada vez más las empresas que sacrifican a sus trabajadoras y trabajadores en nombre del beneficio privado, con la connivencia de los sindicatos autodenominados mayoritarios e instituciones.

Tras cerrarse las puertas del mundo laboral se abren las del desempleo: más de cinco millones de parad@s con nuevos problemas que caen encima como una losa (exclusión social, falta total de recursos, problemas familiares y de ámbito personal, marginación…), medio millón de desahucios ...”, han recordado.

Los colectivos convocantes se han definido como “la convergencia de organizaciones y personas de todo tipo con el fin de dar la respuesta necesaria al abuso permanente que sufre la clase trabajadora: mayor discriminación y violencia contra la mujer trabajadora; disminución y desaparición de derechos conquistados (huelga, convenios, sanidad...); criminalización de la libertad de expresión; aumento de las detenciones por luchar”.

“Creemos que es un deber ineludible como ciudadan@s salir a la calle y unirnos en un objetivo común: demostrar a los culpables que conformamos un bloque sólido dispuestos a pararles los pies”, han advertido antes de reclamar “un espacio en la calle” para que “todas las personas como tú y como nosotras podamos, desde la unidad y la fraternidad de clase, manifestar nuestro rechazo ante este expolio”.

No hay comentarios