Salón de plenos durante el debate sobre el estado de la ciudad.
Salón de plenos durante el debate sobre el estado de la ciudad.

“No puedo contar con el PP ni para arreglar lo que estropearon”. Con estas palabras ha rechazado hoy el alcalde Óscar Puente la propuesta de pacto de ciudad lanzada por el PP en el primer debate (en serio) sobre el Estado de la Ciudad que ha servido para hacer un balance de un año de “gobierno del cambio”, pero que no aportó ninguna discusión sobre proyectos de futuro. La guerra partidista ha acabado adueñándose de un debate en el que el alcalde, acusado de ser juez y parte por los populares, no ha perdido la ocasión de restregarles sus 20 largos años de Gobierno de rodillo en Valladolid.

Puente, encargado de abrir el debate, sacó pecho por “haber liderado durante este año, un cambio histórico en nuestra ciudad, llevado a cabo por un gobierno plural, conformado a través del diálogo, que lejos de ser un obstáculo para la toma de decisiones, se ha revelado como un instrumento dinamizador, y cohesionador”.

El alcalde, Óscar Puente, en una de sus intervenciones.
El alcalde, Óscar Puente, en una de sus intervenciones.

Mirando el retrovisor recordó que su Gobierno fue bautizado como el de los perdedores: “No eran conscientes de que, sin quererlo nos estaban elogiando. Claro que somos una coalición de perdedores. Somos la coalición que han formado con sus votos los que han perdido tanto en estos años de gobiernos prepotentes y sordos de la derecha. Los que perdieron sus casas, sus trabajos y sus derechos por la codicia e insensibilidad de unos pocos ganadores. Representamos a esa coalición y lo hacemos, quiero subrayarlo, a mucha honra”.

Y a partir de ahí, una retahíla de las cosas que “ahora parecen normales” y “durante años lo fueron”: la apertura de la puerta principal del Ayuntamiento, las bodas entre personas del mismo sexo oficiadas por el alcalde, el fin del enfrentamiento con ciudades próximas como León, el fin de la tasa de basuras, la incorporación de enmiendas a los presupuestos presentadas por la oposición… y hasta el entierro definitivo del bolardo asesino.

Puente también ha descendido al detalle para presentar logros en Acción Social, empleo, urbanismo, participación ciudadana… además de temas puntuales como el regreso de la concentración motera Pingüinos, la reforma del Mercado del Val, los primeros trabajos para recuperar la gestión pública del agua y la firma de un convenio con la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica para desenterrar los restos de represaliados en los caminos del cementerio de El Carmen.

“Queda mucho, casi todo por hacer, pero estamos demostrando que podemos hacerlo, los retos son enormes, pero están a nuestro alcance si somos capaces de mantener este grado de compromiso con el trabajo y con la ciudadanía”, ha concluido Puente.

Martínez Bermejo en un momento del pleno.
Martínez Bermejo en un momento del pleno.

El presidente del Grupo Municipal Popular, Antonio Martínez Bermejo ha respondido a la descripción de una “Arcadia feliz” con críticas por el tiempo asignado a su intervención, la convocatoria del propio pleno tras la cita electoral del 26J y la ausencia del PSOE en la ponencia de reforma del Reglamento Municipal.

Sus críticas se centraron en que “Valladolid está sucia”, en que “los temas más importantes están parados o al relentí” (soterramiento, el traslado de los talleres de Renfe, el Plan General de Ordenación Urbana, la Ciudad de la Justicia, la reforma del 29 de octubre, el Mercado del Val), para concluir dando “un aprobado en gestos y un cero en gestión” al equipo de Gobierno.

Las críticas siguieron salpicando el discurso restregando al PSOE los últimos resultados electorales y negar la existencia en la ciudad de “un efecto Puente” y llegando a apuntar, ya en su segundo turno, “presuntos casos de no ejemplaridad en el equipo de Gobierno”, como el uso de la tarjeta de crédito de un sindicato por parte de la concejala de Educación, Victoria Soto, o el proceso de selección de un periodista en la concejalía de Hacienda que dirige Antonio gato.

Pese los palos, Martínez Bermejo, acabó su intervención ofreciendo un acuerdo de ciudad que denominó Pacto por un Valladolid en positivo que, no tardó en ser rechazado por el propio alcalde.

“Su forma de tender la mano es peculiar”, dijo Puente a Martínez Bermejo antes de recriminarle el desapego del PP a los debates, la situación heredada en el proyecto del soterramiento del ferrocarril, las “falsas acusaciones” sobre la utilización de vigilancia permanente por parte del alcalde e, incluso, recordando cómo fue el discurso del PP en la toma de posesión, en la que se les acusó de ser un Gobierno “guerracivilista”. “¿Dónde está la mano tendida en este caso?”, acabó preguntándose Puente antes de rematar: “Ni para arreglar lo que estropearon puedo contar con el PP”.

el concejal no adscrito, Jesús Presencio.
el concejal no adscrito, Jesús Presencio.

El concejal no adscrito, Jesús Presencio, al que el alcalde acabó felicitando por su concisión y por preservar el ADN de Ciudadanos, formación de la que fue expulsado tras ser sorprendido conduciendo bajo los efectos del alcohol, señaló en su intervención “la crisis demográfica de la ciudad”, demandó políticas para “retener y atraer empresas” y apostó por la “gobernanza frente a los gobiernos a la vieja usanza”. “Menos política de panfleto y más política eficiente y de valor añadido”, reclamó antes de pedir “unidad de acción en temas importantes”.

Pilar Vicente antes del comienzo del Pleno sobre el Estado de la Ciudad. Foto: C's
Pilar Vicente antes del comienzo del Pleno sobre el Estado de la Ciudad. Foto: C's

La portavoz de Ciudadanos, Pilar Vicente, comenzó su discurso indicando que los ciudadanos le demandan una “oposición honrada y sensata”: “Espero me permita señor alcalde ejercer esa labor, porque en los últimos meses he visto que lleva muy mal; es una suerte que aquí no vaya a poder bloquearnos como si ha hecho durante todo este año con aquellos ciudadanos y determinados políticos y periodistas que le han criticado por Twitter”, señaló Vicente.

“Lo primero que le voy a pedir para que mejore el estado de la ciudad es que escuche más y que entienda que la Alcaldía no es un fin, sino un medio al servicio de los ciudadanos de la ciudad”, solicitó la portavoz de Ciudadanos antes de plantear directamente al alcalde una limitación de mandatos.

Vicente, que llegó a indicar que “los vicios de 20 años de Gobierno del PP siguen coleando”. “Antes teníamos un Ayuntamiento que ni oía ni escuchaba. Ahora tenemos un Ayuntamiento que oye, pero que no escucha”, sentenció.

Concejales de Sí se Puede antes del inicio del pleno. Foto: SíVa
Concejales de Sí se Puede antes del inicio del pleno. Foto: SíVa

La portavoz de Sí se Puede, Charo Chávez, hizo una encendida defensa de lo público en su intervención inicial, aunque reconociendo que “estamos lejos de la ciudad soñada por el retraso de dos décadas del Gobierno del PP”.

Su segunda intervención tuvo mucha más enjundia al incluir en ella críticas directas al PSOE y al propio alcalde. “En Valladolid, más que de ‘ciudad del cambio’ podemos hablar de ‘ciudad con cambios’. Porque desde luego, ha habido cambios, cambios sin duda impulsados por nuevas plataformas ciudadanas. (…) lo que de ninguna forma puede ser cambio es hacer lo mismo que se hacía antes y llamarlo 'cambio tranquilo'. A algunos el cambio les da vértigo y por eso: siguen apoyando una dirección del festival de cine de Valladolid netamente continuista y sin frescura en las ideas; siguen apoyando infraestructuras invasivas en el espacio público, a mayor gloria de una empresa privada que ha impuesto sus condiciones. No hay más que mirar por la ventana (torneo de Pádel); siguen apostando por la misma política de subvenciones que excluye y no es capaz de hacer visibles los verdaderos proyectos de emprendimiento cultural y artístico.; siguen sin crear un Consejo de las Artes que darían mayor profundidad y coherencia a las políticas culturales de la Ciudad; siguen sin ver que es necesario apostar decididamente por un cambio de modelo energético como forma de promover la creación de empresas en un sector altamente competitivo y generador de empleo, siguen teniendo la misma visión cortoplacista que el PP; siguen sin considerar la movilidad en bicicleta fundamental para la sostenibilidad de la ciudad; siguen manteniendo una página web municipal inextricable, escasamente participativa, nulamente accesible, y años luz del manejo intuitivo que debe tener un servicio de información pública en Red; siguen, en definitiva, trabajando con y sobre las mismas estructuras para resolver los problemas de la ciudad y para encontrar las vías de salida de este callejón que es la crisis y los problemas particulares de Valladolid”, enumeró Chávez antes de poner la guinda a su intervención con una acusación directa al alcalde que se hizo con el bastón de mando con su apoyo: “Continuista es Sr. Puente apoyar la abstención para que continúe el gobierno de Rajoy, cuyas políticas nos han traído hasta esta situación, pasando por alto que usted gobierna gracias a la coalición con VTLP, Izquierda Unidad y Equo, y con el apoyo de Sí se puede, confirmando así la incoherencia de las políticas más trasnochadas y manidas”.

La respuesta del alcalde no se hizo esperar: “Usted (dirigiéndose a Chávez), también ha contribuido al cambio. Ojalá Pedro Sánchez hubiera tenido la misma suerte que tuve yo cuando me dieron su apoyo. Ahora no habría opción a un segundo mandato de Rajoy”, dijo el alcalde.

María Sánchez en una de sus intervenciones. Foto: VTLP
María Sánchez en una de sus intervenciones. Foto: VTLP

La portavoz de Valladolid Toma la Palabra, María Sánchez, pese a ver con buenos ojos el debate, apostó por que en futuras ediciones se asegure “un proceso participativo en el que las organizaciones sociales y el conjunto de la ciudadanía pudiera realizar aportaciones y propuestas a los diferentes grupos municipales para contar con un punto de vista más completo de la situación de la ciudad”. “Todo se andará”, anunció.

En materia de empleo y Acción Social apuntó que “lo fundamental es avanzar hacia un cambio de modelo a medio plazo y los presupuestos de este año han apuntado ese camino hacia el empleo y la acción social que llevaban años estancados o en retroceso”.

En cuanto al Urbanismo apuntó que “comienza a verse una reorientación del urbanismo hacia una ciudad a escala humana, que huye de las grandes obras faraónicas y que reorienta el gasto hacia una multitud de pequeñas obras en todos los barrios y rincones de la ciudad”.

En materia de Cultura, Sánchez indicó que “hay que profundizar en dos líneas de trabajo que nos parecen esenciales”. “En primer lugar, la idea de potenciación de lo local, no por favoritismo, sino para generar una dinámica propia de creación artística en la ciudad, para hacer cantera y revitalizar la escena local. En segundo lugar, popularizar la cultura, acercarla a la calle y los barrios”, dijo.

Nosotros no le pondríamos un sobresaliente a este primer año de gobierno. En algunos casos, porque simplemente es un plazo demasiado corto para grandes cambios, y en otros porque, evidentemente, no lo hemos hecho todo bien. Pero en lo que sí pondría la máxima nota es en la honestidad y valentía con la que se han abordado asuntos espinosos que estaban encallados y en los que la ciudadanía no tenía toda la información”, dijo Sánchez antes de concluir afirmando que “con actitud no basta, pero la actitud importa”.

El portavoz socialista, Pedro Herrero, durante su intervención.
El portavoz socialista, Pedro Herrero, durante su intervención.

El portavoz del PSOE, Pedro Herrero, se mostró especialmente ácido en su intervención, que comenzó asegurando que “Valladolid está mejor que hace un año”.

Herrero indicó que “este Ayuntamiento es hoy más eficaz, más democrático y más transparente que nunca” y criticó que el PP viera este debate como una amenaza, lo que a su juicio es “claro síntoma de debilidad política”.

El portavoz socialista enumeró los cambios de comportamiento registrados en el último año dentro del equipo de Gobierno asegurando que son “cambios que son fruto de la actitud del alcalde y del Equipo de gobierno, que trabajan el doble que los anteriores”.

Herrero hizo oposición a la oposición en su discurso al preguntarse si el PP representa una alternativa al actual equipo de Gobierno. “El Grupo Popular anunció hace un año que formaba un ‘gobierno alternativo’, un ‘gobierno en la sombra’ y es el momento de preguntarse ¿Qué ha sido de ese gobierno en la sombra un año después? La respuesta es contundente: No se gobierna ni a sí mismo, pero a la sombra sí que está. El ausente (el presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, de vacaciones) a la sombra de la sombrilla, y el resto a la sombra, alargada como la del ciprés, que proyecta el Sr. Puente”, dijo.

“En definitiva, lo que les pasa claramente, señores del PP, es que sufren Puentitis. No son los problemas de los ciudadanos lo que a ustedes les preocupan, no. Lo que les quita el sueño es esa silla, porque están convencidos de que les pertenece por derecho natural”, sentenció Herrero antes de hacer un repaso de lo que fue y en qué se ha convertido la candidatura con la que el PP se presentó a las elecciones: “Quien debería encabezar la oposición, que es quien se presentó a las elecciones, está condenado e inhabilitado por un delito cometido en el ejercicio de su cargo. El segundo de la lista no dedica ni un minuto de su tiempo al Ayuntamiento de Valladolid, ni siquiera cuando está en el Pleno, que es para lo único que pisa esta casa. La tercera dimitió, eso es lo comprometida que estaba con esta ciudad y la ilusión que le despertaba la labor del GMP… y no fue la única que se fue. Y el cuarto es nuevo en el Ayuntamiento y desconoce la política municipal, igual que el Sr. Martínez. Vaya equipazo”, resumió.

La presidenta de la Federación vecinal, durante su intervención en el pleno. Foto: VTLP
La presidenta de la Federación vecinal, durante su intervención en el pleno. Foto: VTLP

Intervención de los vecinos

El debate sobre el estado de la ciudad se abrió con la intervención de la presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos “Antonio Machado”, María José Larena. “Percibimos que estamos viviendo una nueva etapa en la ciudad; la anterior etapa era oscura, con rodillo, ausencia de diálogo, imprecaciones públicas y continuos ataques desde el anterior equipo de gobierno hacia el tejido asociativo y en concreto hacia el movimiento vecinal. La actual aunque ya ha comenzado pensamos que aún está por ver cómo será”, dijo la presidenta sin eludir las críticas puntuales al equipo de Gobierno: “Hay cosas en la ciudad a las que les cuesta cambiar: hay concejalías (Cultura) que deberían hacer un planteamiento menos continuista, más innovador , participativo y transformador.... otras (Acción Social) a las que debería notársele mucho más su actividad hasta convertirse en prioridad en la acción de gobierno dada la situación de muchas personas en la ciudad … otras (Hacienda/Patrimonio) que parece que su función sea ralentizar o poner problemas desde una supuesta defensa de la legalidad y rigor extremo. Sin entender que la ciudad se extiende mas allá de una norma o una mesa de despacho y se construye con rigor normativo pero también con participación y propuestas colectivas. Aunque se han eliminado los insultos y desprecios continuos hacia el movimiento vecinal , sigue habiendo declaraciones en prensa desde el Ayuntamiento que pueden y deben evitarse, como la discrepancia de declaraciones sobre la ubicación de este torneo de pádel que nos está ocupando toda la Plaza Mayor; o como declaraciones sobre opciones más adecuadas en medio de procesos participativos como en el caso de las alternativas al soterramiento”, apuntó Larena antes de hacer una llamada “a la necesaria coordinación y coherencia en el equipo de gobierno” y reclamar “un equipo coral, coherente y compacto en su acción de gobierno municipal”.


Contenido relacionado:

No hay comentarios