Manuel Saravia y Óscar Puente, durante el pleno celebrado hoy. Foto: VTLP
Manuel Saravia y Óscar Puente, durante el pleno celebrado hoy. Foto: VTLP

El PP se ha quedado solo en el pleno celebrado hoy al defender ahora que la consulta prevista para decidir sobre el soterramiento de las vías del tren a su paso por la ciudad tenga carácter vinculante. La negativa del resto de grupos (solo C’s ha apoyado parte de la moción presentada por los populares, pero no ese extremo) ha impedido que su propuesta saliera adelante al haber sido tachada de “oportunista” y como un intento más de impedir que todos los partidos con representación en el Ayuntamiento vayan de la mano en este asunto.

El portavoz popular, Jesús Enríquez presentó la moción anunciando que su partido quiere que, en este asunto del soterramiento que colea desde hace décadas, “la voz vecinal sea efectiva y con todas las garantías como establece la Ley”. Enríquez se mostró inflexible en la necesidad de que la consulta “sea autorizada por el Gobierno” y pidió que las preguntas que finalmente se plenteen sean “consensuadas” con todos los grupos, que no se descarte el soterramiento total “que es totalmente viable” y que no haya “ingerencia institucional en el proceso de consulta”.

En sus intervenciones, el portavoz del PP recordó que “nunca nadie ha votado en contra del Plan Rogers” y solo accedió a que se arbitre una consulta ciudadana en distinto formato al que autoriza el Gobierno en el caso de que ésta no llegara a tiempo. Coincidió con la representante de la Federación Vecinal Antonio Machado, Teresa del Cura, en la poca idoneidad de las fechas para realizarla (en pleno verano) y se mostró partidario de que se llevara a cabo “en un único día” y no en un rosario de votaciones “que acabe durando un mes”.

Tengo la impresión de que en este tema no quieren que vayamos de la mano. El 30 de septiembre tiene que estar listo el Plan de Viabilidad de la operación que hay que presentar a los bancos y parece lógico que la consulta se realice antes”, respondió el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia tras haber recordado que de las 125 peticiones de referéndums municipales cursadas al Gobierno recientemente 63 han sido rechazadas, 31 están paralizadas y solo 28 han podido llevarse a cabo. “No llegaríamos a tiempo”, argumentó el concejal de Urbanismo.

Saravia también defendió el carácter no vinculante de la consulta por abordar un tema “muy complicado”, con graves implicaciones económicas para el Ayuntamiento por lo que “hay que tener cuidado”, ya que ha habido consultas en las que no ha participado ni un 15% del censo en otras ciudades.

El portavoz del PSOE, Pedro Herrero, ha acusado al PP de no perseguir el consenso. “Son ustedes los que se tienen que unir a los demás y no al revés. No quieren el consenso. Quieren patronear este asunto. Si no fuera por la carta de conformidad (que firmó por su cuenta y sin informes legales el ex alcalde, Javier León de la Riva) los bancos no nos estarían marcando el paso”.

El concejal no adscrito, Jesús Presencio, ha puesto el foco en el poco valor de las últimas tasaciones de terrenos liberados en la operación. “Que no nos cieguen las tasaciones, no valen de nada sin comprador”, dijo Presencio convencido de que “la única urgencia la tienen los bancos”.

La portavoz de Ciudadanos, Pilar Vicente, se mostró “sorprendida” por la moción del PP “tras 20 años sin haber tenido en cuenta a nadie”. “Pretenden marcar el paso al Gobierno. Esta moción se presenta como la enésima tomadura de pelo” en este asunto, dijo Vicente antes de lamentar que no se hayan vendido antes los terrenos liberados con los que se financia la operación. “La consulta será válida si se plantean opciones realizables”, defendió.

La portavoz de Sí se Puede, Charo Chávez, recordó que su grupo defiende una “alternativa al Plan Rogers” con el “objetivo de integrar la ciudad”. “Consulta sí, pero con toda la información y todas las garantías”, expuso Chávez antes de considerar “razonable” la propuesta del concejal de Urbanismo que finalmente será la que se imponga.

Concejales de Sí se Puede y Valladolid Toma la Palabra durante el pleno. Foto: VTLP
Concejales de Sí se Puede y Valladolid Toma la Palabra durante el pleno. Foto: VTLP

Newman y servicios sociales

Al margen de esta moción, otra de las que ha suscitado un mayor debate en el pleno celebrado esta mañana ha sido una que finalmente ha sido retirada por el PP en la que utilizaba como excusa el coste del concierto de John Newman para reclamar un incremento de partidas de marcado carácter social por la misma cuantía.

El presidente del Grupo Popular, Antonio Martínez Bermejo ha sido el encargado de defender la moción. Agradeció al alcalde haber podido conocer al cantante, criticó su escasa trayectoria musical y demagógicamente comparó su caché (entorno a los 80.000 euros, según el alcalde) con el coste del programa de apertura de comedores escolares durante el verano.

“Olvídese de los 20 años anteriores”, reclamó el popular al alcalde, que no pudo resistirse a aportar un datos sobre contrataciones de artistas en el pasado: la actuación de Juan Luis Guerra en la Plaza Mayor costó 250.000 euros “cuando ya llevaba 20 años cantando” y su mayor éxito seguía siendo “Ojalá que llueva café”.

El ‘chorreo’ a la propuesta del PP no se hizo esperar y todos acabaron coincidiendo con el concejal no adscrito, Jesús Presencio, confeso admirador de los Beatles, en que la propuesta del PP “mezcla churras con merinas”.

La portavoz de C’s, Pilar Vicente aseguró entender la repercusión que podrá tener el concierto, apuntó que en contra de lo declarado por el alcalde, 80.000 euros “no es una cifra baja” y coincidió con el PP en la petición de búsqueda de patrocinadores.

La portavoz de Sí se Puede, Charo Chávez tachó la moción de “populista y ruin” más teniendo en cuenta que “hasta 2013 no se redujeron los presupuestos para las fiestas”. Chávez indicó que “se puede hacer mejor de otra manera”, que “hay que reducir la dependencia de la cultura del dinero público” y que Newman “no es un referente mundial” y su actuación representa “el 12% del presupuesto de fiestas”. Apostó por un “cartel más rupturista” y porque “se demuestre el impacto que tiene la actuación”.

El alcalde le respondió que “ninguna estrella mundial” puede contratarse “por menos de 200.000 euros”.

La portavoz de Valladolid Toma la Palabra, María Sánchez, aseguró que la moción estaba “desenfocada políticamente”, abogó porque “la separación del gastos social del de las fiestas” y preguntó al PP por qué no pedían hacer lo mismo con los 40.000 euros que tiene de coste a las arcas públicas el torneo de Pádel que se celebra estos días en la Plaza Mayor.

Sánchez matizó que no es lo mismo una actuación en la Plaza Mayor que el Valladolid Latino. “Es discutible este esfuerzo extra, pero que pongan ustedes el grito en el cielo…”.

Contundente se mostró la concejala de Cultura, Ana Redondo, en su respuesta al PP calificando su moción como un “ejemplo de demagogia barata”. Tras hablar del derecho ala cultura de todos los ciudadanos, Redondo indicó que la propuesta del PP “evidencia la pésima gestión del anterior equipo de Gobierno” que “privatizó la cultura en detrimento de los servicios sociales”. Contó como anécdota que a su llegada a la concejalía se encontró en su despacho cientos de entradas sin repartir de pasadas ediciones del Valladolid Latino y vaticinó que la actuación de Newman “será la inversión más rentable de las fiestas” pronosticando una asistencia a la Plaza Mayor de “30.000 personas”.

Martínez Bermejo intentó defenderse diciendo que “no ataca la política cultural” del nuevo equipo pero sí que “quisieran colgarse una medalla con el anuncio del concierto en campaña electoral”. También acabó por tomar la palabra a María Sánchez, reclamando igual trato para el torneo de Pádel.

El alcalde volvió a responder para sentenciar: “Ahora hay comedores escolares en verano y John Newman; antes ni lo uno ni lo otro”.

Las críticas fueron sucediéndose hasta que el presidente del PP, en su último turno, decidió retirar la moción tras haber conseguido, dijo que “esto fuera un debate real”.

Vista general del salón de plenos durante la sesión de hoy. Foto: VTLP
Vista general del salón de plenos durante la sesión de hoy. Foto: VTLP

Locales para asociaciones

Otra de las mociones que suscitó debate fue también presentada por el PP “para garantizar el funcionamiento en condiciones de igualdad de todas y cada una de las asociaciones de vecinos de Valladolid” a cuenta de la polémica suscitada por la imposibilidad legal de seguir manteniendo el actual modelo de alquileres de sedes de asociaciones vecinales.

La primera en intervenir en este asunto fue la presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos Antonio Machado, María José Larena, que indicó que este es un “ejemplo de cómo no se deben hacer las cosas” para “permitir que el PP se exima de sus responsabilidades con el movimiento vecinal de forma barata y fácil”. “Esta es una moción oportunista. Se puede mantener el actual sistema”, dijo Larena antes de criticar la falta de coordinación entre la concejalía de Hacienda y la de Participación Ciudadana.

Por inusual, llamaron la atención las disculpas que el concejal de Participación Alberto Bustos pidió a los colectivos vecinales, a los que garantizó “el mantenimiento del derecho a acceder a un local”, aunque no pudo concretar “la forma de acceso”.

El concejal de Hacienda describió las normas que durante años ha incumplido el PP en este asunto y anunció que habrá solución “para un problema que el PP dejó ahí”.

Finalmente la moción, enmendada por Valladolid Toma la Palabra, fue aprobada por unanimidad.

Locales vacíos

También resultó aprobada por unanimidad una moción de Valladolid Toma la Palabra, enmendada in vocce por el PP, para pedir a las Administraciones Central y Autonómica la cesión de los inmuebles anteriormente ocupados por la Seguridad Social y la Agencia Tributaria y otra de Sí se Puede (con aportaciones del PSOE y del PP, que acabó votando en contra) para optimizar la gestión del Museo Patio Herreriano de Valladolid.

Otra de las mociones aprobadas, en este caso con la abstención del concejal no adscrito, fue la presentada por C’s para agilizar la tramitación de las licencias por el Ayuntamiento.

Sin debate y por unanimidad, se aprobaron las mociones para instar al Gobierno de la Nación a ratificar el convenio 189 de la OIT sobre el trabajo decente para las trabajadoras y los trabajadores domésticos (intervino en su defensa Rosa Eva Martínez de CCOO) y para asegurar la salud, la calidad de vida, la no discriminación y la normalización de las personas afectadas por la enfermedad celíaca (en la que intervino Pilar Nicolás en representación de las personas ue sufren esta enfermedad).

Tras las preguntas, en esta ocasión referidas a los afectados por el Síndrome de Diógenes, el Puerto Seco, la Ciudad de la Justicia, la creación del Consejo del Diálogo Social y los comedores escolares, se dio por concluido el pleno a las 14,27 horas. Todo el mundo abandonó el salón de plenos pese a que el alcalde no levantó oficialmente la sesión. El único que se quedó fue el Cristo que sigue presidiendo la sala de una institución democrática de un Estado aconfesional.

No hay comentarios