Reunión en la que el concejal de Urbanismo anunció la no celebración de la consulta ciudadana sobre el soterramiento.
Reunión en la que el concejal de Urbanismo anunció la no celebración de la consulta ciudadana sobre el soterramiento.

“Consideramos que la falta de voluntad política de los distintos grupos municipales ha llevado a esta situación, dificultando que, a pesar del escaso margen de tiempo y lo dificultoso de organizar la campaña en periodo vacacional, se lleve a cabo la consulta ciudadana prevista para mediados de septiembre, y esperamos que desde el equipo de gobierno se reconsidere esta decisión”. Así se expresa la Federación de Asociaciones de Vecinos Antonio Machado en un comunicado tras la decisión anunciada por el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, de dar marcha atrás en la prometida consulta ciudadana sobre el soterramiento del ferrocarril.

La Federación expresa su “pesar”, y considera que “supone una oportunidad perdida para la participación ciudadana”. “La consulta prevista se considera una iniciativa muy positiva, al ofrecer a la ciudadanía la posibilidad de participar en la toma de decisiones, en un tema tan trascendental para la ciudad”, entienden los vecinos.

Según el colectivo vecinal, “desde el primer momento la Federación manifestó su apoyo a la consulta, aunque discrepase de las fechas inicialmente previstas (durante el mes de agosto), al considerar que muchas personas están fuera de la ciudad, y las asociaciones vecinales y otros colectivos que podrían servir de apoyo en la difusión de la información paran su actividad”. “No obstante, tras la propuesta de trasladar la consulta a septiembre, expresamos nuestra voluntad de incorporarnos al proceso, a falta de ratificación por la junta directiva. Por otro lado, se planteó la necesidad de hacer una valoración no sólo de los costes de cada opción, sino también de los beneficios para la ciudad de cada una de ellas”, explica.

La Federación de sigue considerando que el tema del soterramiento “es un asunto trascendental para el futuro de la Ciudad”, y que por lo tanto, “la ciudadanía debe ser consultada”.

Consulta de Ecologistas

Por otra parte, Ecologistas en Acción de Valladolid convoca un concurso de ideas para una ordenación del entorno urbano del ferrocarril alternativa al soterramiento en cuya organización viene trabajando desde el mes de junio y del que se conocerá su fallo el próximo 30 de septiembre.

El objetivo del concurso es explorar las posibilidades de ordenación espacial de los entornos urbanos afectados por el paso del ferrocarril en Valladolid que constituyan alternativas reales al soterramiento y su finalidad última es contribuir constructivamente al debate social en torno al tratamiento del ferrocarril a su paso por esta ciudad, dando visibilidad a ideas que emanen de jóvenes estudiantes de urbanismo, especialmente de la Universidad de Valladolid.

Precisamente por ello, este concurso inicialmente quería ajustarse a las fechas previstas para la consulta municipal sobre el soterramiento, ahora suprimida por el concejal de Urbanismo, pese a lo cual Ecologistas en Acción de Valladolid mantiene su convocatoria pues entiende que la actuación que finalmente se decida sobre la franja ferroviaria debe continuar siendo objeto de debate ciudadano.

En relación con la supresión unilateral de la consulta, Ecologistas en Acción de Valladolid, quiere hacer públicas las consideraciones que manifestó en la reunión del pasado lunes 25 de julio convocada en el Ayuntamiento por el Concejal de Urbanismo donde este anunció la cancelación de la consulta sobre el soterramiento:

"Era la primera ocasión en que se convocaba oficialmente a Ecologistas en Acción de Valladolid a ese tipo de reuniones.

Tras la intervención primera del Concejal de Urbanismo se nos hizo entrega de un documento que contenía las informaciones que se iban a trasladar a ciudadanos y ciudadanas y la pregunta que se quería realizar. A continuación se solicitó intervenciones sobre ambos extremos. Tras las de otros asistentes, tomamos la palabra para manifestar: primero, que nuestras consideraciones sólo podían corresponder a una primera impresión de lo que se nos había entregado; y, segundo, que partimos del acuerdo plenario de diciembre de 2015, cuando por unanimidad de todos los grupos municipales se aprobaron una serie de puntos donde se incluía el de la consulta ciudadana y donde se señalaba la importancia fundamental de la información sobre las opciones a considerar.

Recordamos asimismo nuestra nota de prensa de días pasados y entendíamos que la concentración de las votaciones en unos pocos días era una mejora con respecto a lo señalado el 12 de julio de 2016, extremo del que la prensa informó el día 13 de julio de 2016.

Manifestamos nuestra opinión de que existía poca información en el documento presentado pues una de las opciones, la conocida como Plan Rogers, es suficientemente conocida pues tiene todas sus prescripciones urbanísticas y sus correspondientes estudios ambientales, pero encontrándonos con que la opción 2ª -soterramiento manteniendo la estación en superficie- y la opción 3ª -integración en superficie- apenas aparecen descritas en sus términos urbanísticos y ambientales. En la 2ª ni siquiera se indican los puntos concretos donde comenzaban la elevación y la depresión que se producen para atravesar la estación al nivel actual. En la 3ª se señalaba únicamente “la adecuación de la estación, de las zonas de borde del ferrocarril, y la realización de conexiones y pasos amplios entre ambos lados de la línea férrea”. En el escrito había espacios para planos y perfiles que estaban en blanco.

Por esa razón solicitamos que se realizasen estudios ambientales para estas dos últimas propuestas ya que no se puede olvidar que somos “una organización ecologista”.

Igualmente consideramos que no existe suficiente información sobre los extremos financieros de la operación y que no nos parece adecuada una pregunta que tiene dos condicionantes previos  (de los que no sabemos su solución).

Finalmente, y como propuesta de buena voluntad, indicamos que, para superar los inconvenientes asociados a las fechas propuestas para debate y consulta –reconocidos por todos los asistentes-, proponíamos que esta última se celebrase como mínimo un mes después de finalizar las fiestas de la ciudad, aunque preferíamos que fuese dos meses después.

Ecologistas en Acción de Valladolid expresa en su comunicado que "no tiene nada que ver con todas las decisiones municipales que han llevado a esta situación", aunque reconoce que "la interlocución con el resto de los socios de la sociedad Alta Velocidad es complicada". "Tampoco tenemos ninguna responsabilidad en que una operación articulada sobre el logro de 'altas plusvalías urbanísticas' encuentre problemas cuando las expectativas de mercado se hunden. Obviamente, la decisión de suprimir la consulta la decidió unilateralmente el Concejal de Urbanismo y la comunicó en el momento de levantar la reunión", aclara el colectivo.

Ante la situación creada por esta inesperada supresión de la consulta, Ecologistas en Acción de Valladolid acordó en una reunión celebrada la tarde del mismo lunes 25 de julio mantener la convocatoria del concurso.

El concurso está dirigido principalmente a estudiantes de planeamiento urbano de la Universidad de Valladolid pero se abre también a la participación de otros jóvenes estudiantes de urbanismo, que podrán participar de forma individual o en grupo, estando recogidas en las bases del concurso los requisitos detallados. Puede participar en el concurso, de forma individual o en equipo, cualquier estudiante de “Planeamiento urbano” o “Planeamiento urbano y proyecto de ciudad” que lo haya sido en los 5 años anteriores a la fecha de esta convocatoria, así como estudiantes que, en ese mismo periodo, hayan cursado otras asignaturas de urbanismo impartidas por el Departamento de Urbanismo y representación de la Arquitectura.

La inscripción al concurso se hará antes de las 24 horas del martes 6 de septiembre de 2016 y la entrega de los trabajos será el miércoles 21 de septiembre, entre las 17 y las 20 horas en la sede de Ecologistas en Acción de Valladolid.

Ecologistas en Acción de Valladolid busca que las ideas propuestas tengan un clara expresión gráfica por lo que las bases exigen que esas ideas se plasmen, al menos, en una imagen general (plano o foto) para el entorno de todo el trazado ferroviario a su paso por Valladolid, complementada con textos, esquemas, infografías, fotos o detalles justificativos o explicativos de las ideas de especial interés y de los “puntos críticos” (cruces, estación, etc.) que se consideren oportunos.

El fallo del jurado tendrá lugar el 30 de septiembre de 2016 y adjudicará tres premios: un primer premio de 200 euros y diploma; un 2º premio de 100 euros y diploma; y un 3er premio consistente en un diploma. Todos los premios serán acompañados del regalo de una suscripción a la revista El ecologista durante 2 años.

El jurado del concurso estará formado por Emilio Ganado Abad, Presidente de Ecologistas en Acción de Valladolid, que actuará como presidente; Luis Santos Ganges, urbanista, experto en urbanismo y ferrocarril y miembro de Ecologistas en Acción de Valladolid, como secretario; Juan Luis de las Rivas Sanz, coordinador de la Sección de urbanismo del departamento de Urbanismo y representación de la Arquitectura de la Universidad de Valladolid; y Diego González Lasala, arquitecto.

Las bases completas del concurso están disponibles en la web de Ecologistas en Acción de Valladolid.

Ecologistas en Acción de Valladolid organizará una exposición pública de los trabajos presentados a concurso del 26 de septiembre al 7 de octubre de 2016 en cuyo marco tendrán lugar diversas charlas y otras actividades.


Noticias relacionadas:

No hay comentarios