Plano del vertedero proyectado en San Martín de Valvení. Imagen: Ecologistas en Acción
Plano del vertedero proyectado en San Martín de Valvení. Imagen: Ecologistas en Acción

En Castilla y León se han tratado en la última década el doble de los residuos peligrosos industriales que se generan en la Counidad: 75.000 toneladas anuales. El dato lo recuerda el Partido Castellano (PCas) en un comunicado en el que se suma al rechazo al Centro Integral de Tratamiento de Reisudos No Peligrosos de la localidad vallisoletana de San Martín de Valvení.

"El vaso de vertidos se situaría sobre terrenos de alta permabilidad -y superior a la permitida por la ley- en la misma cabecera de un pequeño arroyo temporal que vierte al río Pisuerga en un tramo incluido en el Lugar de Importacia Comunitaria 'ES4140082 Riberas del Río Pisuerga y afluente', lo cual supondría un hecho grave y peligrosos, además afectaría a una Zona Especial de Conservación dentro de la Red Natura 20000 de la Unión Europea", dice el PCas, que critica con dureza la pasividad de los responsables políticos del PP en la Junta de Castilla y León.

"Los cuales", añaden los castellanistas, "parecen empeñados en convertir a Castilla en un territorio especializado en el tratamiento de residuos que nadie quiere. El modelo de desarrollo del PP para esta tierra se basa en el empobrecimiento, la despoblación y la implantación de actividades(generación de energía, minería, producción de materias primas, tratamiento de residuos, etc...) que impiden la generación de un desarrollo económico endógeno basado en participar en una economía moderna y competitiva".

El PCas recuerda que en la última década "se han tratado e la Comunidad de Castilla y León el doble de residuos peligrosos industriales que se generan en la tierra (75.000 tn anuales), que se haya intentado ubicar en Ólvega (Soria) una planta de tratamiento de residuos peligrosos de Aragón, Cataluña y Navarra, por una empresa catalana Distiller SA, que los tribunales hayan declarado nulo el Plan de Tratamiento de residuos Industriales de la Junta de Castilla y León, o que en la Comunidad de Castilla y León subvencionadas por los impuestos  de todos los ciudadanos, y con cuantiosas ayudas europeas, se hayan construido instalaciones de tratamiento de residuos, que ahora son utilizadas sin escrúpulos, sin control por parte de las Comunidades Autónomas periféricas más ricas, situación de las que tememos que el Centro de San Martín de Valvení sea sólo un ejemplo más".

No hay comentarios