Fulconis y Escolar, esta mañana, durante la rueda de prensa.
Fulconis y Escolar, esta mañana, durante la rueda de prensa.

Continúan los problemas del empleo docente en los centros públicos, los recortes en las condiciones laborales del profesorado, las tensiones y dificultades e incertidumbres derivadas de la implantación de la LOMCE. Así resume el sindicato STECyL-i el arranque del nuevo curso escolar en el que vuelve a reclamar al Consejero de Educación y a la Junta voluntad negociadora y compromisos presupuestarios para alcanzar acuerdos para lo que queda de legislatura y al Congreso de los Diputados la paralización de la LOMCE y un esfuerzo para alcanzar el demandado pacto por la Educación.

Según el análisis de STECyL-i, este curso caerá la interinidad en el cuerpo de maestros, fruto de las oposiciones realizadas en julio. Aunque el porcentaje de interinidad se mantiene en unas tasas que doblan los porcentajes razonables (12,5% aproximadamente; el número de maestros/as interinos/as superará los 1.600; unos 1150 a tiempo completo y cerca de 450 a tiempo parcial). Pero se incrementará de manera notable entre el profesorado de secundaria hasta más de los 3600, unos 1350 con jornada parcial y otros 2250 con jornada completa. Por ello es vital acordar políticas de empleo público docente. Ello exige que se eliminen de las ofertas de empleo las actuales limitaciones a las ofertas de empleo público docente y favorecer un nuevo sistema de ingreso docente negociado, que permita consolidar el empleo del profesorado interino con experiencia suficiente y que de respuesta a las necesidades de los aspirantes nuevos titulados. “Mantener los actuales porcentajes de interinidad en el empleo y en las plantillas docentes es un auténtico disparate. No habrá calidad sin profesorado ni equipos docentes estables”, entiende la organización sindical.

En cuanto a las retribuciones, el sindicato señala que docentes acumulan desde el 2010 una pérdida de poder adquisitivo (recortes y congelaciones) importante y se sitúan por debajo de la media estatal y en los puestos de cola entre las CCAA.

“La mejora de las condiciones laborales del profesorado sigue pendiente y continúa incrementada nuestra carga y horario laboral y las normativas sobre bajas por enfermedad, permisos y licencias modificadas a la baja, al igual que los presupuestos destinados a la formación permanente del profesorado. Aunque el curso pasado mejoraron algo las sustituciones del profesorado, con una nueva Instrucción que favorece una más rápida sustitución en determinados casos, continúa la limitación básica impuesta en el Decreto Wert. Continúa también creciendo la burocratización del trabajo docente. Más y más tiempo para el papeleo en vez de más tiempo para la preparación de nuestras clases y la reflexión sobre nuestro trabajo docente. Así son difíciles las transformaciones metodológicas”, se quejan antes de denunciar un año más que “una mayoría de CEIP sigue sin contar con personal administrativo, a la par que crecen las tareas administrativas de los equipos directivos y profesorado”.

En cuanto a la LOMCE, STECyL-i apunta que es “una ley impuesta a espaldas y sobre las espaldas del profesorado, con un desarrollo normativo al galope, que llega muy tardío a los centros, escasamente participado, que añade mucha burocracia innecesaria, no compromete recursos para la mejora de la atención a la diversidad ni para los planes de mejora derivados de la evaluación individualizada en 3º y mantiene las pruebas individualizadas en 6º de Primaria, que no se justifican”.

STECyL-i advierte de sombras preocupantes en cuanto a la escolarización: “Aunque en los primeros cursos de la crisis (2009/10-2013/14)) el comportamiento de la escolarización fue positivo y de manera especial en los centros públicos, sin embargo, en los dos últimos cursos se ha producido una caída significativa del alumnado matriculado, interrumpiendo dicha tendencia positiva. El alumnado matriculado volvió a caer el curso pasado 2015/16, encadenando dos cursos de disminución del alumnado escolarizado. Y lo hizo en un uno por ciento y cerca de tres mil quinientos alumnos/as. Así las Enseñanzas de Régimen General han perdido en los dos últimos cursos en el global de la Comunidad algo más de seis mil alumnos/as (-1,7%). La caída es especialmente significativa en el segundo ciclo de Educación Infantil, cuyo alumnado disminuye en dos cursos en más tres mil alumnos/as (-5,2%) y se ha empezado a notar ya el curso 2015-16 también en Primaria. Y es especialmente preocupante en Formación Profesional, que vuelve a perder alumnado el curso pasado (casi 2500 en los Ciclos Formativos, -6,4%), encadenando dos cursos de bajada. La FPB cayó fuertemente hace dos cursos y se recupero algo el pasado”.

El sindicato también critica que se anuncie un Plan piloto de Centros BIT (Bilingües, inclusivos y tecnológicos), “otro ‘proyecto estrella’ sobre el que no hemos sido informados ni consultados; pero los compromisos para el conjunto de los centros siguen pendientes”.

STECyL-i en este curso reclama nuevamente al Consejero de Educación y a la Junta voluntad negociadora y compromisos presupuestarios para alcanzar acuerdos para lo que queda de legislatura y en el plano estatal STECyL-i vuelve a reivindicar en este comienzo de curso al parlamento estatal y al futuro gobierno altura de miras ante el necesario consenso sobre las políticas educativas y la recuperación del presupuesto educativo.

No hay comentarios