Gato, de Miguel, Puente, Méndez y Santa Eufemia tras firmar el acuerdo del Diálogo Social. Foto: Carlos Arranz
Gato, de Miguel, Puente, Méndez y Santa Eufemia tras firmar el acuerdo del Diálogo Social. Foto: Carlos Arranz

Mientras resonaban en el salón de recepciones los pitidos de la protesta de los trabajadores de la limpieza de los colegios públicos que depende del Ayuntamiento, el alcalde de Valladolid, el socialista Óscar Puente, ha presentado esta mañana el Consejo del Diálogo Social de la ciudad que repite el mismo esquema del implantado por el PP en la Junta al dejar fuera a los sindicatos minoritarios con representación municipal.

El propio alcalde, en presencia de su concejal de Hacienda, Antonio Gato y la presidenta de la Confederación Vallisoletana de Empresarios, Ángela de Miguel Sanz; el delegado provincial de la Unión Sindical de Comisiones Obreras de Valladolid, Antonio Díez Méndez; y el secretario de política sindical, industrial y empleo de la Unión General de Trabajadores de Valladolid, Raúl Santa Eufemia Rodríguez, ha reconocido que la decisión de dejar fuera al resto de organizaciones sindicales con representación en el Ayuntamiento “ha generado debate interno” en el seno del equipo de Gobierno, ya que la decisión no ha sido compartida con sus socios de Valladolid Toma la Palabra.

“Con los otros sindicatos habrá diálogo, pero fuera. Su presencia desnaturalizaría el diálogo social tal y como existe en otras administraciones”, ha indicado Puente explicando que “se ha tomado el modelo de Diálogo Social de la Junta como referencia”.

Tanto el delegado provincial de la Unión Sindical de CCOO de Valladolid, Antonio Díez Méndez como el secretario de política sindical, industrial y empleo de UGT de Valladolid, Raúl Santa Eufemia Rodríguez, han indicado que ninguna de sus dos organizaciones recibirá fondos adicionales del Ayuntamiento por el mero hecho de formar parte del Consejo de Diálogo Social. “Nadie tendrá ningún dinero del presupuesto del Diálogo Social sino es el que podamos arrancar al Ayuntamiento para las políticas sociales. Sumiremos los gastos que podramos tener”, ha indicado Díez Méndez.

Según el Ayuntamiento, el objeto de este acuerdo, que se materializa casi un año después de su anuncio público, es la creación de un foro institucional y estable de encuentro entre las organizaciones sociales más representativas del municipio y el Ayuntamiento, donde se puedan debatir y proponer actuaciones en materia de desarrollo económico de la ciudad, políticas sociales, políticas de empleo, así como otras que el propio Consejo considere de interés general.

El acuerdo define la composición del Consejo y designa como presidente del mismo al alcalde de Valladolid y como vocales al concejal de Hacienda y Promoción Económica y a un representante, con el máximo rango, de cada una de las organizaciones sindicales y empresariales integradas en el mismo.

Entre las competencias del Consejo se encuentra la propia definición de las materias objeto del Diálogo Social, la aprobación de los Acuerdos del Diálogo Social o el seguimiento y la evolución del cumplimiento y eficacia de los acuerdos adoptados. Podrá igualmente el Consejo realizar el seguimiento de las cantidades que el Presupuesto General del Ayuntamiento destine para ejecución de cada una de las materias  incluidas en el Diálogo Social.

De entre las funciones del Consejo destaca la de abordar el desarrollo del Plan de Estímulos para el Crecimiento y el Empleo de la Junta de Castilla y León, o de cualquier otro acuerdo adoptado a nivel regional por el Consejo de Diálogo Social, que suponga transferencias presupuestarias a la ciudad de Valladolid.

Las decisiones del Consejo del Diálogo Social serán adoptadas por unanimidad y los acuerdos alcanzados se elevarán, en su caso, al Ayuntamiento, a fin de que puedan adoptarse las medidas necesarias para su ejecución. El Consejo del Diálogo Social ejercerá sus funciones por tiempo indefinido.

Según señaló el alcalde, Óscar Puente, la creación del Consejo constituye en sí mismo "un factor de modernidad y avance social y una fuente de solución a pequeños y grandes problemas".

Puente afirma que este acuerdo "refuerza la trasparencia municipal y facilitará un mayor acercamiento del Ayuntamiento a los problemas de los vallisoletanos, circunstancia que permitirá atender con la mayor eficacia las necesidades reales y ofrecer nuevas y mejores expectativas que garanticen la cohesión social y un crecimiento económico sostenible para la ciudad".

En este sentido, recordó que el Ayuntamiento mantiene un fuerte compromiso social, pero también su firme compromiso de apoyo a las empresas locales y a cualquier otra iniciativa inversora honesta, que a su vez muestre un claro compromiso de responsabilidad social.

El alcalde considera que el Consejo del Diálogo Social que hoy se constituye "se encuentra especialmente alineado con la visión del liderazgo integrador que debe ejercer el Ayuntamiento y con la política del equipo de gobierno de avanzar en el proyecto de ciudad de forma conjunta con los agentes sociales, de manera que todos los sectores que componen la sociedad vallisoletana se sientan artífices y también responsables de un proyecto común, que nos acerque al mejor Valladolid posible, amable, integrador y lleno de oportunidades".

Por último, el alcalde ha propuesto, como primer trabajo del Consejo, la elaboración de las líneas generales del Plan de Empleo Municipal para el año 2017.

El PP ha valorado la constitución de la Mesa para el Diálogo Social como “una buena noticia” “Esperemos que no se quede en un mero gesto, o en una foto más para el álbum del Sr. Puente; sino que sirva para corregir el mal rumbo de las políticas de empleo del gobierno municipal, como el falso plan de empleo del Sr. Puente que ya mereció las críticas de los sindicatos que firman hoy con él este acuerdo”, anota el PP recordando que el acuerdo llega con un año de retraso.

La concejala de Ciudadanos, Pilar Vicente ha indicado que “ya era hora” de que se constituyera tras más de un año desde que el nuevo equipo de gobierno entró en el Consistorio. “Era insostenible que Valladolid fuera la única ciudad de más de 20.000 habitantes de la comunidad que aún no lo tuviera”, ha apuntado Pilar Vicente.

No hay comentarios