Conglomerado de antenas en la azotea de un edificio.
Conglomerado de antenas en la azotea de un edificio.

La Asociación Vallisoletana de Afectados por Antenas de Telecomunicaciones (AVAATE) ha planteado hoy en rueda de prensa que para la aprobación del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Valladolid sea necesario "un informe de evaluación ambiental" de toda la ciudad.

Portavoces de AVAATE han denunciado hoy en rueda de prensa que la legislación al respecto está "profundamente desactualizada", que no existe un censo de instalaciones y han indicado que el Ayuntamiento debería hacerlo para poder controlarlas.

Además, han dado a conocer la sentencia del Tribunal Supremo respecto al recurso interpuesto por AVAATE en relación con el no sometimiento a evaluación ambiental de la modificación puntual de los artículos 297, 298 y 397 del vigente Plan General de Ordenación Urbana.

Esta sentencia, desfavorable para la asociación, además la condena a unas costas de 4.000 euros, algo que se entiende "una medida injusta" porque "tiene un efecto disuasorio".

"Es una cantidad que asumiremos, aunque esta asociación es independiente y vive solamente de las cuotas de sus socios, nunca hemos solicitado una subvención pública", han asegurado. AVAATE fundamentaba su reclamación en que son incompatibles los edificios de viviendas y las antenas de telefonía y, en todo caso, solicitaba un informe de evaluación ambiental, algo que los tribunales han entendido finalmente que no es imprescindible.

Por otra parte, en la rueda de prensa ofrecida se ha informado de dos investigaciones que demuestran los efectos de las radiofrecuencias.

Dos investigadores alemanes y dos españoles, estos últimos miembros de AVAATE, han publicado en la revista científica: Science of the Total Environment el artículo “Radiofrequency radiation injures trees around mobile phone base stations”: La radiación de radiofrecuencias daña los árboles alrededor de las estaciones base de telefonía móvil”

Se trata de un trabajo de investigación llevado a cabo entre los años 2006 y 2015. La primera autora, Cornelia Waldmann-Selsam es una médico alemana que observó que en los domicilios donde sus pacientes estaban afectados por antenas de telefonía también estaban enfermos los árboles de la fachada, los jardines y las plantas de interior. Este trabajo se realizó en las ciudades alemanas de Bamberg y Hallstadt. Se preparó un mapa de la densidad de radiación en ambas ciudades, tomando 144 mediciones a 1,5 metros de altura y, tras seleccionar diversos grupos de árboles (60 árboles con daños de origen desconocido, 30 árboles elegidos al azar y otros 30 árboles situados en zonas de baja intensidad de radiación), los análisis estadísticos confirmaron que los daños se encontraban en los árboles expuestos a mayores niveles de radiación, con claras diferencias entre el lado expuesto y el protegido. El trabajo concluye que la radiación electromagnética de las antenas de telefonía móvil es perjudicial para los árboles, que por lo general presentan al principio daños en un solo lado, el que recibe las radiaciones más intensamente, y con el tiempo se van extendiendo al árbol completo. Los 30 árboles situados en zonas con bajo nivel de radiación (menos de 50microwatios /m²) no mostraron daños.

Por otra parte, también ha visto la luz en el mes de septiembre una revisión de los estudios científicos publicados hasta la fecha sobre los efectos de las radiaciones electromagnéticas en la función espermática. Este estudio refiere que, sobre 27 trabajos publicados, 21 encuentran efectos negativos de las radiaciones en el esperma: efectos en la motilidad de los espermatozoides, daños en el ADN y reducción de los niveles de antioxidantes en las células son algunos de los efectos comprobados. Se sabe que la calidad del semen de los españoles ha empeorado de forma muy significativa en los últimos años.

“Quizás sea necesario reconocer oficialmente el problema de las radiaciones y estudiarlo a fondo; pero no parece que hasta el momento las Autoridades sanitarias lo tengan entre sus objetivos”, señalan desde AVAATE.

No hay comentarios