Carmen del Valle y Mario Bedera. Foto: Gaspar Francés
Carmen del Valle y Mario Bedera. Foto: Gaspar Francés

La Universidad Permanente Millán Santos de la UVa abrió el curso académico 2016-2017 con la celebración de su decimoquinto aniversario. Por esta razón, en el acto de inauguración que ha tenido lugar en el Paraninfo del Palacio de Congresos Conde Ansúrez, ha querido contar con las personas que en su momento fueron los artífices de esta universidad destinada a las personas mayores: Mario Bedera y Carmen del Valle.

Mario Bedera, que fue vicerrector de Extensión Universitaria durante su creación, pronunció la conferencia inaugural “La Facultad de Cultura: 15 años de la Universidad Permanente “Millán Santos". Carmen del Valle recibió un homenaje por haber sido la directora de la Millán Santos desde su constitución en 2001 al 2008, así como directora del Programa Interuniversitario de la Experiencia de 2002-2016 de la Millán Santos.

Durante este año, los alumnos matriculados alcanzan ya los 1.105 alumnos en la modalidad estructurada (800 mujeres y 305 hombres) y 278 en la modalidad abierta (153 mujeres y 125 hombres, lo que da una cifra total de 1.383 alumnos matriculados hasta el 25 de octubre (69 % mujeres y 31% hombres), y es probable que aumente ya que aún está abierta las matrículas con las personas que estaban en reserva de la modalidad abierta y aún está pendiente de realizar la matrícula de la Modalidad Abierta en el mes de enero, informa el Gabinete de Comunicación de la UVa.

'La Facultad de la Cultura'

Mario Bedera, profesor de Historia del Derecho en la UVa y exsecretario e Estado de Educación y Formación profesional del Ministerio de Educación, ha comenzado por agradecer a quienes desde el rectorado y la dirección propusieron que fuera él quien impartiera la lección inaugural del curso por dos razones: "La primera porque me va a permitir repasar en voz alta los fundamentos históricos y sociológicos sobre los que Carmen del Valle y yo acometimos la tarea de hacer realidad el encargo del rector Sanz Serna de conectar la universidad con la sociedad por medio de la cultura. Pero sobre todo, por poderme unir al merecido y afectuoso reconocimiento que esta Universidad rinde a una profesora irrepetible que encarna como nadie la pasión por la enseñanza: Carmen del Valle".

Tras citar a Shakespeare (“Un hombre que no se alimenta de sus sueños envejece pronto”), Bedera dijo: "Este no es su caso. Yo, que he compartido con Carmen el de construir esta Universidad Permanente, sé que las personas como ella nunca agotan sus sueños, porque se alimentan de ellos; son seres especiales que tienen la rara virtud de contagiar sus ideales a quienes les rodean, y qué mejor cualidad para un profesor que contaminar con su pasión a sus alumnos. Conozco a algunos de ellos y todos, después de muchos años, coinciden en señalar que, si han visto más lejos en su profesión de trabajadores sociales ha sido porque, como dijo Newton, alguna vez estuvieron subidos a hombros de gigantes, a los de Carmen del Valle".

Asistentes a la apertura del curso de la Universidad Permanente Millán Santos de la UVa. Foto: Gaspar Francés
Asistentes a la apertura del curso de la Universidad Permanente Millán Santos de la UVa. Foto: Gaspar Francés

El creador de la Universidad Permanente Millán Santos entró de lleno en el tema de su conferencia, que no era otro que la Extensión Universitaria, o lo que es lo mismo: 'El gozo intelectual' que definió Wagensberg como la aventura de aprender por aprender, sin necesidad de reconocimientos ni de exigencias académicas.

"Adolfo Posada, uno de los discípulos dilectos de Giner de los Ríos, dejaba escrito en el Boletín de la Institución Libre de Enseñanza de 1911 que 'la extensión universitaria es toda labor expansiva de carácter educativo y social, realizada por la Universidad fuera de su esfera oficial docente'. Esta era la idea de Extensión que había tomado forma en la España de principios del s. XX y que recogía la experiencia acumulada durante casi medio siglo desde su nacimiento en Inglaterra", manifestó Mario Bedera, quien se refirió a la labor desarrollada por "eminentes profesores" de Cambridge y Oxford que confraternizaban con los obreros.

El ejemplo inglés, dijo Bedera, fue seguido en Estados Unidos, donde en 1890 se fundó la Sociedad Americana para la Extensión Universitaria con el objeto de llevar el ideal universitario fuera de las aulas. En Europa, las Universidades alemanas de Leipzig, Berlín o Hamburgo, fueron las primeras que se sumaron al movimiento para más tarde extenderse por Austria, Francia y otros países.

El conferenciante -que ha sido diputado, senador y secretario provincial del PSOE- explicó el nacimiento y rápido desarrollo de la Extensión Universitaria  en el contexto político, económico y social del siglo XIX, con mención a Marx y Engels, que en 1848 publicaron “El manifiesto comunista”.

"En ese mismo año una oleada de revoluciones recorre buena parte de Europa. La burguesía de la época observa cómo en las zonas más desarrolladas industrialmente comienza a producirse un movimiento obrero organizado, una proletarización que amenaza el edificio demoliberal que tanto les había costado levantar", dijo el conferenciante.

"Los burgueses más ilustrados", añadió Bedera, "captan las convulsiones sociales que pueden ocasionar los conflictos entre Capital y Trabajo y deciden tomar la delantera tendiendo puentes y acercándose a la clase obrera por medio de la cultura. Por ello no es casual que fuera precisamente en Inglaterra donde naciera la Extensión Universitaria pues a pesar de contar con el movimiento obrero más potente de Europa, su sistema político se había mostrado suficientemente flexible para asumir algunas de sus reivindicaciones, evitando con ello los movimientos revolucionarios que vivieron otros países".

Mario Bedera, durante su intervención.
Mario Bedera, durante su intervención.

Mario Bedera comentó a continuación la aparición de las Universidades Populares en Francia. "Si la Extensión Universitaria representa la propuesta conciliadora y dialogante pero también defensiva que la burguesía ilustrada hace al naciente obrerismo, las Universidades Populares serán la respuesta de la propia clase obrera tras descubrir la importancia de la cultura como arma política", dijo.

Tras citar a Georges Deherme, un tipógrafo parisino al que se considera el promotor de las universidades populares, y al Premio Nobel de Literatura Anatole France, el profesor de Historia del Derecho pasó a analizar el origen de la Extensión Universitaria en España, que situó en Oviedo, en 1898, con menciones a Leopoldo Alas (Clarín), Aniceto Sala, Rafael Altamira, Adolfo Posada, Álvarez-Buylla, Fermín Canella o Félix Aramburu.

"El grupo de Oviedo, o la Generación del Carbayón, como también se la llamó, influyó poderosamente en el enfoque de la Extensión en el resto de España y trascendió a su propia época. El ideal krausista permaneció como filosofía de fondo del movimiento que tuvo en los hombres de la Institución Libre de Enseñanza a sus principales propagadores. Años después la idea será retomada por uno de los “nietos de Giner” como se conoce a la tercera generación de institucionistas nacidos entre 1880 y 1890: Hablamos de Ortega y Gasset", dijo Bedera.

De Ortega y Gasset subrayó su obra 'Misión de la Universidad', publicada en 1930.  "Ortega tiene la visión de añadir a las dos tareas clásicas de la Universidad: profesionalización e investigación, una tercera que llega hasta nuestros días: la transmisión de la cultura, y en este sentido pone énfasis en definir lo que entiende por 'cultura': 'Cultura, dirá, es el sistema de ideas vivas que cada tiempo posee'. Esta es para Ortega la auténtica Misión de la Universidad para la que reclama, simbólicamente, la creación de una FACULTAD DE CULTURA que fuera el núcleo de la Universidad y de toda enseñanza superior", expresó el conferenciante, que también se referiría a Jacques Delors, a Millán Santos y a Paulo Freire.

"Inocular el veneo de la cultura"

Mario Bedera terminó:  "Cuando hace unos días, la directora me informaba que la matrícula de la Millán Santos alcanzaba los 1500 alumnos, algo me dijo que estábamos cerca de entender en profundidad los versos de otro discípulo de Giner de los Ríos, Antonio Machado, cuando decía:

Nuestras horas son minutos
cuando esperamos saber,
y siglos cuando sabemos
lo que se puede aprender.

Habíamos logrado en 15 años inocular el veneno de la cultura y la pasión por el conocimiento en personas que, o nunca tuvieron la oportunidad de verse tentadas por ello, o sabiendo lo que perdían, sus duras existencias les habían negado la posibilidad de disfrutarlo. Pero además, después de 15 años podía recordarle a Carmen, con los versos de Walt Whitman que ella tan bien conoce, que nuestro sueño se había hecho realidad: ¡Oh, Capitán! ¡Mi capitán! Nuestro terrible viaje ha acabado, el barco ha salvado todos los escollos, hemos ganado el premio que ambicionábamos, el puerto está cerca, oigo las campanas, la gente jubilosa, mientras los ojos siguen firmes en la quilla…".

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios