Un momento del homenaje celebrado ayer. Foto: Gaspar Francés
Un momento del homenaje celebrado ayer. Foto: Gaspar Francés

Un  año más,  y van 27, vallisoletanos de bien se reunieron ayer alrededor del monolito de los seis jesuitas asesinados en El Salvador y dos colaboradoras. Los nombres de Ignacio Martín Baró y Segundo Montes, junto  a sus compañeros Ignacio Ellacuría, Joaquín López, Juan Ramóm Moreno y  Armando López, y el de las colaboradoras Elba y Celina Ramos, fueron recordados en el acto celebrado ayer por la mañana alrededor del monolito de los asesinados en  la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA).

En la lectura del manifiesto, el recuerdo se ha heho extensible a las víctimas de Siria, Irak, Palestina y otros conflictos que no aparecen en los medios de comunicación, así como a los millones de refugiados.

Niños del Colegio Público Ignacio Baró, de Parquesol, han recordado con poesías, canciones y texto a su 'héroe Nacho'. A continuación su hermano Alberto, tras afirmar que los autores de la matanza siguen impunes,  ha dicho que los jesuítas, igual que El Cid Campeador, "siguen ganando batallas después de muertos porque siguen vivos".

Un emocionado Alberto Martín Baró ha proclamado la labor de los jesuítas asesinados y "su labor de dar voz a los sin voz, lo que les costó el odio de los poderosos"·

Tras la lectura de un poema por María Jesús, se realizó la ofrenda floral, en la que participaron, entre otros, representantes de los grupos municipales del Ayuntamiento.

El acto se cerró con la interpretación de la canción de 'Solidaridad', por Fermín y todos los presentes: 'Entregar por amor  hasta la vida / es la prueba mayor de la amistad...".

No hay comentarios