El poeta salmantino Marcos Ana. Foto: Laura Fraile
El poeta salmantino Marcos Ana. Foto: Laura Fraile

El Coordinador General de IUCyL y procurador de IU-Equo, José Sarrión, ha propuesto conceder, a título póstumo, la Medalla de Oro de las Cortes de Castila y León a Marcos Ana, por reunir méritos especialmente relevantes que le hacen acreedor del reconocimiento de los castellanos y leoneses.

“Es, junto a Marcelino Camacho, la figura nacida en nuestra Comunidad más emblemática para la izquierda. De Salamanca como Diamantino García Acosta, el cura jornalero que fundara el Sindicato de Obreros del Campo en Andalucía”, recuerda Sarrión.

El Coordinador General de IUCyL y procurador de IU-Equo ha asegurado, en nombre de toda la organización, que “no hay palabras para describir el dolor por la pérdida de Marcos Ana. Seguiremos tu ejemplo, mantendremos tu memoria, llevaremos tu palabra”.

Nacido en el seno de una familia muy humilde de jornaleros en la pedanía de San Vicente, en el municipio de Alconada (Salamanca), Marcos Ana tuvo que dejar la escuela muy pronto para trabajar. La Guerra Civil y la posterior represión de la dictadura le llevaron a canalizar de forma autodidacta a través de la escritura sus ansias de expresarse, lo que inició entre rejas, hasta que pudo salir de prisión en 1961, ya con 41 años.

Vinculado a la ciudad de Burgos, permaneció preso desde 1946 hasta 1961 en el penal de Burgos. Cuando se legalizó el PCE, Marcos Ana dió un paso al frente aceptando participar en la candidatura de las primeras elecciones Generales de Junio de 1977, acompañando a Leandro Alzaga, Paco Ubierna y Luís Martín Santos.

Su lucha a través de sus escritos en prosa y verso por la libertad y la emancipación de hombres y mujeres le hicieron labrarse un reconocimiento como símbolo de la cultura y el compromiso social que no sólo trascendió los muros de la cárcel, sino también las fronteras de una España sometida por Francisco Franco.


Contenidos relacionados:

No hay comentarios