Última movilización del sector de telemarketing en Valladolid. Foto: Gaspar Francés
Movilización del sector de telemarketing en Valladolid. Foto: Gaspar Francés

Konecta BPO sigue 'vengándose' de sus trabajadores, tras la sentencia del Tribunal Supremo que fijaba el derecho a descansar dos días. La última es un nuevo expediente de modificación sustancial de condiicones de trabajo, cuya negociación ha concluido sin acuerdo, para imponer el turno partido a 22 trabajadores.

"En este caso trata de justificarlo 'formalmente', no cuando hace un mes lo hizo para 14 trabajadores cambiándoles simplemente en la intranet. Ayer 1 de diciembre de 2016 se mantuvo la última reunión del periodo de consultas sobre la nueva modificación sustancial iniciada por Konecta en Valladolid. El día 10 de noviembre, con la excusa de que la empresa no puede dar 2 días semanales de descanso a algunos trabajadores de jornada completa en cumplimiento de la sentencia del Tribunal Supremo que le obliga a ello, nos comunica que va a iniciar un nuevo procedimiento de Modificación Sustancial de Condiciones de Trabajo", dice un comunicado lanzado por CGT.

La primera reunión tuvo lugar el día 17 de noviembre, y el citado sindicato la describe así:  "De forma increíble, la empresa nos dio un listado de 45 personas, que ¡¡incluía personas que ya no trabajan en la empresa, que tienen ya dos días de descanso desde hace meses, o que tienen concreciones horarias por cuidado de hijo/familiar y ya descansan 2 días!! Realmente sólo hay 22 trabajadores que aun a día de hoy, trabajan 6 días semanales. De ellos 8 personas tienen turno de mañana y 14 trabajadores turno de de tarde. 22 trabajadores con 6 días de trabajo de una plantilla de 1861 trabajadores, que en si misma es una coacción para que firmen el turno de 14:00 a 22:00 horas".

"Nos dieron", añade CGT, "el número de turnos que salían en noviembre más allá de las 23:00 horas: 35 turnos. 12 turnos ocupados por concreciones por cuidado de hijo/familiar, pero el resto, 23 se asignan aleatoriamente a quien a la empresa le parece. Según sus datos, todos estos trabajadores pueden entrar una hora antes y hay hasta 6 trabajadores de ETT que cubren turnos con salida a las 23.00 horas. A la empresa no le ha dado la gana poner a los 14 trabajadores de tarde que trabajan 6 días, de 15:00 a 23:00 horas, dentro de estos 23 turnos libres; ni a los 8 trabajadores de mañana, de 8:00 a 16:00 horas, cuando hay 127 turnos con entrada a esa hora. No le ha importado nada decirles que al ser 22 trabajadores –menos de 30- no es una Modificación Colectiva y que no pueden hacer una Modificación 'preventiva' a quien renuncie al turno de 14:00 a 22:00 horas. Ya están entregando 22 cartas a trabajadores para notificarles que les cambian a turno partido, o que suscriban 'voluntariamente' cambiar a 7 horas o menos; o firmar el turno de 14:00 a 22:00 horas. Y entregarán 21 cartas más a trabajadores que ya descansan dos días 'recordándoles' que si renuncian al turno de entrada a las 14:00 horas o a su actual concreción horaria por cuidado de hijo/familiar, les pondrán de turno partido".

Todos los sindicatos se han opuesto a estas medidas y el expediente se ha cerrado sin acuerdo, hecho que la carta entregada a los trabajadores ni menciona.

CGT ha facilitado todo el expediente a la asesoría jurídica del sindicato para "valorar la forma más adecuada para impugnar lo que consideramos el más absoluto desprecio a la legalidad y un ataque a los trabajadores antiguos".

"No les vale ya los turnos partidos que por obligación firman los trabajadores, ni los vergonzosos y míseros contratos de 18 horas a todo trabajador que entra en Konecta desde el 2014 -ampliables cuando les interesa-, ni el abusivo y denigrante trato al personal de ETT -también con 18 horas semanales- que les tratan como si fueran de su propiedad -no somos sus esclavos- y tenemos derecho a vivir de nuestro trabajo dignamente", afirma el sindicato.

"Ahora en su punto de mira está la plantilla más antigua que conserva un mínimo de derechos adicionales de cuando las empresas no eran picadores de carne", concluye CGT, que termina su escrito con: "La lucha es el único camino. ¡Que no nos partan la vida!".

No hay comentarios