Celtas Cortos en su última actuación en la Plaza Mayor de Valladolid durante las fiestas. Foto: Gaspar Francés
Celtas Cortos en su última actuación en la Plaza Mayor de Valladolid durante las fiestas. Foto: Gaspar Francés

Los vallisoletanos Celtas Cortos y los históricos Obús serán los encargados de poner la banda sonora al regreso de la concentración motera Pingüinos a Valladolid tras dos años de parón.

Según han confirmado a últimoCero fuentes del propio grupo, Celtas Cortos actuará el día grande de la concentración, el sábado 14, mientras que los madrileños Obús lo harán el viernes 13.

Esta no será la primera vez que Celtas Cortos actúe en Pingüinos. Ya lo hizo en 2010, cuando la concentración motera se celebró en Puente Duero. Ahora acompañan a los Pingüinos en su vuelta a la ciudad del Pisuerga para estrenar nuevo emplazamiento, la Antigua Hípica Militar, un espacio que ya se testó el año pasado con la Fiesta de la Moto que el Ayuntamiento puso en pie para mantener viva la llama de la concentración motera.

Actuación de Obús.
Actuación de Obús.

Para participar en Pingüinos es necesario realizar la inscripción con la que se entrega el “Pack Pingüinos”: bolsa de inscripción con los artículos y tickets o vales, así como libre acceso a la zona (Área Pingüinos), a acampar, y a participar en todas las actividades, degustaciones, actuaciones, sorteos y conciertos de Pingüinos. El precio de la inscripción es de 25€, el mismo desde hace diez años. La organización recomienda realizar la inscripción anticipada, que además de otras ventajas, como no hacer cola a la llegada (ventanilla especial), y asegurarse el “Pack Pingüinos 2017” en caso de que se agoten o si por cualquier causa no se pudiera asistir a Pingüinos finalmente.

La concentración invernal motera por excelencia, bajo la marca Pingüinos, vuelve a ponerse en marcha este evento después de dos años consecutivos de suspensión debido a los problemas internos del Club Turismoto, organizador del evento (el ex presidente Mariano Parellada, denunciado por los actuales responsables, abandonó el club poco antes de que se decidiera su expulsión) y por los problemas derivados de su emplazamiento: la ocupación de un pinar protegido, consentida varios años por el anterior equipo de Gobierno municipal del PP, pero denunciada sistemáticamente por Ecologistas en Acción.

El nuevo emplazamiento cuenta, sin embargo, con todas las bendiciones legales y, aunque ya se probó el año pasado con la Fiesta de la Moto, es una incógnita cómo funcionará en esta edición, ya que la lluvia y el mal tiempo impidieron que la asistencia fuera masiva en 2016.

1 comentario

  1. Valladolid dicen que cambia. Sí. Pero solo en el envoltorio.
    Parece que ahora le toca a una nueva sociedad gestora privada underground (donde pace y maneja cierto personaje) llevarse el protagonismo y la soldada municipa: Ahí lo tenemos como garantes del "homenaje" a un sector musical de Valladolid (vallawebmusical), cosa o cuestión que no deja de sorprenderme y hasta anonadarme desde que conocí la simpar relación de mutuo beneficio, y ahora -también- con la cantinela de Pingúinos. Pozo sin fondo donde arrojar y arrojar presupuesto municipal. Luego no habrá hueco para otras iniciativas culturales (descuiden que por aquí nos enteraremos)
    Los negocios, querido amigo, son los negocios y la Sra. Ana Redondo (antes fue la doña Cantalapiedra) se va coscando de ello. Pena.

Comments are closed.