Daños producidos en los locales de ensayo asaltados. FOTO: Margot
Daños producidos en los locales de ensayo asaltados. FOTO: Margot

Una de las reivindicaciones históricas de los músicos es cobrar por su trabajo, lo cual incluye las horas de ensayo y preparación de las canciones y, no menos importante, el dinero que cuesta conseguir todo el equipo e instrumentos que una banda necesita para funcionar. Ahí está el daño que este robo, y otros que en ocasiones se suceden, hace a los grupos, noveles en su mayoría. La noticia corrió como la pólvora por los redes en los perfiles de los músicos, asociaciones y colectivos como la Asociación Musical Pucelana o CuatroSieteZero Radio Musical, a partir de lo publicado por el grupo Margot, uno de los damnificados por el suceso.

Ester Pérez, bajista de Margot, a quien sustrajeron su bajo y la guitarra de su compañero de banda, cuenta como “a las once de la mañana recibí un mensaje de Merche de las Hell Breast para avisarme”. Los locales, muy frecuentados y conocidos por los músicos locales, por allí han pasado infinidad de grupos, están situados en una nave del polígono San Cristobal. En concreto el robo se producido en una parte a la que se accede por un lateral del edificio en la que hay nueve salas de diferentes grupos. “La verja no la han forzado, alguien tenía la llave o alguien se lo facilitó a quien entró”, aseguran después de lo que observaron y les informaron los efectivos de la Policía que se personaron en el lugar. Aparte de la puerta de acceso que no sufrió daños, el resto de ellas fueron forzadas de forma violenta, siendo evidentes los destrozos. El dueño de los locales, que lleva años regentándolos y acondicionándolos, acudió de inmediato al lugar y, a instancias de los agentes, fue el primero que presentó la pertinente denuncia. En su opinión, lo primero que hay que hacer es extremar el celo en el uso de las llaves que los grupos disponen para que un episodio así no se vuelva a producir, estando el resto de la investigación y búsqueda de los efectos sustraídos en manos de la Policía.

Javier de Margot con la guitarra Carvin robada. FOTO: Chusmi10.
Javier de Margot con la guitarra Carvin robada. FOTO: Chusmi10.

La cuantía de lo robado asciende a miles de euros, los instrumentos musicales no son objetos baratos, y entre ellos hay piezas de gran valor sentimental además de económico. Una de las guitarras que denuncia el grupo Margot les ha sido sustraída era una Carvin con 50 años de antigüedad, una pieza de enorme valor más allá del monetario e irreemplazable. Y no solo a esta banda, ya que hasta nueve de ellas utilizaban este espacio para preparar sus trabajos, como un bajo Squier, otro Cort o una guitarra Gretsch. Ester destaca que “en todas las salas había equipos buenos de amplificación y solo se han llevado instrumentos, a todos, aunque había más que han dejado”. Tratando de buscar el lado positivo a esta triste historia, remarca la solidaridad del resto de músicos que inmediatamente empatizaron con los afectados, mostrando su cariño y compartiendo la información para lograr recuperar los instrumentos en caso de que los ladrones pretendieran dar salida al material en el mercado de instrumentos de segunda mano.

El robo parece haber sido cometido por un grupo de cuatro personas. Tres de ellas fueron descubiertas, según la información que manejan las bandas, al volver a hacer un segundo cargamento, pero el conductor del coche con el cargamento en su interior se dio a la fuga sin que la Policía lograra alcanzarlo. El daño da para poca broma, aunque algunos grupos denuncian que se bebieron hasta el vino que tenían en el local. Una historia rocambolesca con ciertos tintes quinquis de los palos de personajes como el Torete o el Vaquilla.

No hay comentarios