La diputada Margarita Robles y y el secretario local del PSOE, Javier Izquierdo, antes del inicio de la charla con militantes. Foto: úC.
La diputada Margarita Robles y y el secretario local del PSOE, Javier Izquierdo, antes del inicio de la charla con militantes. Foto: úC.

La diputada socialista Margarita Robles, ex magistrada del Tribunal Supremo y ex secretaria de Estado en el último Gobierno de Felipe González, ha reclamado esta tarde en Valladolid "exquisita neutralidad" a la gestora socialista para que convoque un congreso inmediato, ha dicho no a las “componendas” para que haya un candidato único en las primarias y ha criticado a los barones que “desprecian a la militancia”. Un “chute de energía”, en palabras de algún militante, que ha servido para constatar que el partido, también en Valladolid, está abierto en canal y con ansias de volver a hablar, con su voto, para elegir secretario general.

“Rajoy está muy crecido. El PP, pese a tener solo 137 diputados, está más fuerte que nunca y nos quieren dar el abrazo del oso. El PSOE no puede ser la muleta del PP”, ha sentenciado la diputada sin carné socialista que, contenida ante los medios, ha acabado hablando sin tanta corrección política ante la militancia socialista, claramente posicionada del lado del ex secretario general Pedro Sánchez y contra la gestora y los barones del partido.

Robles ha desvelado a los asistentes el contenido de la reunión con el presidente de la gestora socialista, Javier Fernández, con los diputados que se negaron a dar su voto al PP para investir presidente a Mariano Rajoy: “Nos dijo que había que abstenerse porque el partido estaba hecho un solar. Me vi obligada a tomar la palabra para decir que eso no lo podía decir”, relató la diputada antes de valorar que esa abstención ha supuesto al PSOE “la pérdida de un caudal muy importante de credibilidad”.

Robles no se ha quedado ahí y también ha comentado su discrepancia con Alfredo Pérez Rubalcaba “resignado a que el PSOE solo haga un trabajo de oposición” e, incluso, con Felipe González, de quien dijo no haber entendido sus últimas declaraciones. “Pertenece ya a la historia de este partido y de España. Ahora ha bajado al peor de los barros”, ha llegado a apuntar para responder a la pregunta directa planteada por una de las militantes.

El “divorcio” entre las bases y la dirección del partido, la falta de legitimidad de la actual gestora (que según su interpretación jurídica de los estatutos del PSOE se está extralimitando en sus funciones) o la desafección de la juventud con el programa socialista, han sido otros de los temas que han trufado la intervención de Robles, convencida de que “es el PSOE el partido que tiene que ocupar el espacio de la izquierda”.

“Si hoy Pedro Sánchez no es presidente, es por Podemos y Pablo Iglesias”, ha dicho la diputada socialista que ha apuntado, sin embargo, que “mucha culpa de que Podemos esté donde está es del PSOE” por temas como la reforma del artículo 135 de la Constitución.

Aspecto que presentaba el salón de actos de la sede local del PSOE. Foto: úC
Aspecto que presentaba el salón de actos de la sede local del PSOE. Foto: úC

La diputada, que no ha ocultado que apoyará a Pedro Sánchez en caso de que decida presentarse a las primarias, se ha mostrado partidaria de que haya varios candidatos y ha llegado incluso a señalar al alcalde de Valladolid, Óscar Puente, para que dé un paso al frente en el caso de que no se produzca esa concurrencia múltiple al proceso de primarias prometido: “Algunos tenéis obligación de tomar el relevo”, ha dicho.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, que había tomado la palabra con anterioridad, ha protagonizado una intervención realista, sin concesiones a la galería, en la que ha confesado su “enorme preocupación” por la situación del partido. “Esta es la situación más grave que ha atravesado el PSOE en los últimos 40 años. ¿Cómo vamos a salir de esta?”, se ha preguntado el alcalde tras constatar que “se ha llegado a un nivel de enfrentamiento sin precedentes”.

Puente también ha confesado que tras mantener una conversación con Alfredo Pérez Rubalcaba se preocupó al no detectar que tuviera “conciencia del grado de desafección en el partido”. “No hay mirlos blancos, ni candidaturas de unidad ni terceras vías. El PSOE está como está porque nos hemos mezclado con la derecha y los ciudadanos nos quieren de izquierdas. Necesitamos una Ejecutiva Federal más fuerte. Los barones no tenían autoridad moral para criticar los malos resultados de Pedro. Tenemos demasiados dirigentes que no han cobrado una nómina que no sea del partido. No necesitamos salvadores ni salvadoras”, ha sentenciado el alcalde.

En las primeras filas del salón de actos de la sede local del PSOE se encontraba la también diputada Mari Luz Martínez Seijo, la única representante socialista elegida por una circunscripción de Castilla y León que mantuvo el No es No prometido a la militancia.

No estaba entre el público la también diputada, en este caso por Valladolid, Soraya Rodríguez (defensora de la actual gestora). Ella y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, tuvieron esta tarde motivos más que de sobra para padecer un molesto pitido de oídos.

 

No hay comentarios