El concejal del PP Alfredo Blanco abandona los juzgados tras prestar declaraciój como imputado por el caso 'comfort letter'. Foto: Gaspar Francés
El concejal del PP Alfredo Blanco abandona los juzgados tras prestar declaraciój como imputado por el caso 'comfort letter'. Foto: Gaspar Francés

El ex concejal de Hacienda y actual edil del PP en la oposición, Alfredo Blanco, ha descargado hoy ante el juez toda la responsabilidad de la firma de la comfort letter del soterramiento en el ex alcalde Javier León de la Riva, que ya el pasado 22 de noviembre cambió su versión inicial para asumir en solitario, también en sede judicial, toda la responsabilidad por la firma de esa carta de conformidad sin los informes técnicos oportunos y sin el visto bueno del pleno municipal.

El ex concejal de Hacienda, que ha prestado declaración en calidad de investigado (antes imputado) durante casi una hora esta mañana ante el Juzgado de Instrucción 4 encargado del caso, ha accedido al edificio de los juzgados por la puerta lateral y al término de su declaración no que querido contestar a las preguntas de los periodistas. “Ha salido todo perfectamente porque yo siempre digo la verdad”, se ha limitado a indicar Blanco “por respeto a la administración de Justicia”.

Sí que ha hablado su abogado, José Ferrández Otaño (hasta hace uno años destacado dirigente del PP en Valladolid), quien ha sido contundente a la hora de descargar cualquier tipo de responsabilidad de su cliente en el ex alcalde.

“Él (Blanco) no ha tenido ninguna participación en la tramitación para la autorización de la firma de la carta de conformidad. No tuvo conocimiento como concejal de Hacienda de la necesidad de esa carta, entre otras cosas por que la concejalía de Hacienda no era la competente por razón de la materia. Quien llevó todo lo relacionado con el soterramiento, todas las negociaciones fue el propio alcalde. Él asistía a las reuniones, pero no tenía ninguna participación porque no era competente. El ex alcalde en absoluto le consultó nada de la comfort letter. No tuvo conocimiento nunca de cuándo llegó, ni cuándo se firmó, ni cuando salió, esa es la realidad”, ha explicado Ferrández Otaño a los periodistas.

Sí que ha llamado la atención otra de sus afirmaciones, referida a la no competencia de Blanco para la tramitación de la carta de conformidad: “Alfredo Blanco consultó con sus técnicos de Hacienda y le dijeron que no era su competencia, que correspondía al concejal de infraestructuras (Urbanismo)”, que por aquellas fechas era Manuel Sánchez.

Pese a este ‘despeje de balón’, Otaño ha recalcado que con esta declaración Blanco no trata de imputar nada a Sánchez, ya que, ha insistido, fue el alcalde Javier León de la Riva el que, como Juan Palomo, se guisó y comió todo lo referido a la comfort letter ya anulada por el Ayuntamiento e investigada ahora en sede judicial después de un intento frustrado de archivo.

El abogado de Blanco, a preguntas de los periodistas, ha descartado que esa declaración pueda dar lugar a la petición de nuevas pruebas testificales.

Esta mañana también ha prestado declaración en el juzgado (como testigo) la secretaria del ex alcalde, que ha relatado, según fuentes del caso, cómo fue ella la que se encargó de transcribir a papel de alcaldía el contenido de la comfort letter reclamada por los bancos como garantía del préstamo de 400 millones solicitado por la Sociedad Valladolid Alta Velocidad.


Noticias relacionadas:

No hay comentarios