Francisco Izquierdo Espinar.
Francisco Izquierdo Espinar.

Ha fallecido Francisco Izquierdo Espinar. Paco Izquierdo. Abogado. Demócrata consecuente que asumió la defensa de muchos represaliados de la Dictadura sin mirar nunca el carné de militancia. Tenía 89 años.

Francisco Izquierdo Espinar había nacido en Madrid, en el barrio de Lavapiés, en la calle Mesón de Paredes, la misma en la que se encuentra la taberna taurina Antonio Sánchez. Él no era amante de los toros, pero sí seguidor del Atlético de Madrid.

Desde principios de los años 60, tras pasar por Soria, vivió en Valladolid donde ejerció la abogacía, siempre al servicio de la defensa de la libertad. Casado con la también letrada y feminista Pilar Valladares, candidata del PCE en las primeras elecciones, Paco Izquierdo asumió siempre la defensa de detenidos sin importarle el carné de militancia, algo muy poco frecuente en la izquierda de los últimos años de la Dictadura de Franco y primeros de la llamada Transición. No sabía lo que era el sectarismo a la hora de ejercer su profesión o elegir a sus amistades.

Francisco Izquierdo junto a su esposa Pilar Valladares.
Francisco Izquierdo junto a su esposa Pilar Valladares y Eduardo Pardo Reina.

Paco Izquierdo era de los abogados que además asumía los casos sin importarle las consecuencias que podrían tener para su despacho y, por supuesto, si iba a cobrar o no. Así fue su implicación en el caso de José Luis Cancho Beltrán, el estudiante de magisterio arrojado por la ventana de la Comisaría de Felipe II, el 17 de enero de 1974. Y su perserverancia hasta procesar, en noviembre de 1976, a los policías que le habían torturado durante toda una noche (los inspectores Manuel Diez, Cipriano Bellver, Manuel Cinos y José Antonio Benayas).

Izquierdo forma parte de un grupo de profesionales liberales de una categoría humana en vías de extinción. Fiel a unos ideales y principios que mantuvo hasta el final.

Desgraciadamente hace una década su cabeza empezó a fallar y sus amigos nos sentimos privados de los encuentros casuales por la calle o en determinados actos. Ayer supimos tarde de su fallecimiento el domingo. Casi de repente.  Quedan sus hijos: Francisco, Pilar, Ricardo, Rafael y Pablo. También sus nietos. Especialmente Juan. Cuánto hubiera disfrutado haber podido asistir con Paco Izquierdo a un concierto de Lizzard Pants o de Levitans; a buen seguro hubiéramos echado unas cervezas escuchando la voz y el teclado de Juan como hago con su hijo, que siguió la tradición familiar en el mundo de las leyes, como su hermano Ricardo. Aunque la memoria de su padre se había quedado anclada en poemas musicados por Paco Ibáñez, como las 'Coplas por la muerte ...', de Jorge Manrique. A Paco Izquierdo, siempre:

que aunque la vida perdió,
dejónos harto consuelo
su memoria.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios