Actuación del grupo Siniestro Fatal en Medina del Campo.
Actuación del grupo Siniestro Fatal en Medina del Campo.

La historia se repite, pese a la respuesta machacona de la Junta de Castilla y León de que en la comunidad no existe problema alguno con la música en directo y que la normativa funciona a las mil maravillas. Una vez más, la Policía Municipal ha sido la encargada de advertir a los establecimientos de Medina del Campo el Café-Tal y la Choza, de que la legislación autonómica no les permite realizar actuaciones en directo por motivos medioambientales. Escenario similar al de la capital vallisoletana a principios de 2013 cuando diferentes efectivos de la local, nacional e incluso secreta irrumpieron en diferentes locales como el Café Teatro, el Tío Molonio o el Beluga para interrumpir sus eventos, tanto musicales como teatrales.

Con esta actuación, Medina del Campo y Valladolid se hermanan en la sin razón para ser las dos localidades autonómicas que han sufrido el azote de la Ley 5/2009, de 4 de junio, del Ruido de Castilla y León prohibiéndose así, por orden policial en aplicación de ésta, la música en directo. La duda sobrevuela ambos casos, según fuentes tanto medinenses ahora como vallisoletanas entonces, entre la actuación “de oficio” de los efectivos policiales o la denuncia anónima de hosteleros que no ven con buenos ojos que otro establecimiento les haga la competencia en esto de la música en vivo.

Aunque en principio, en el caso vallisoletano, se achacara a la Ley de Espectáculos Públicos de Castilla y León, con su modificación, anunciada a bombo y platillo tanto por el entonces equipo de gobierno del Partido Popular de Valladolid como por la Junta, mediante la cual los establecimientos categorizados como “bares especiales” -coloquialmente conocidos como pubs o bares de copas- ya pueden programar música en vivo, las restricciones de la legislación medioambiental convertían esta medida en papel mojado. Paradógicamente, solo Valladolid sufría la aplicación estricta de esta norma, siendo esto evidente con un rápido vistazo a las agendas de eventos del resto de localidades autonómicas que programan música en directo en bares de esta categoría.

Ahora Medina del Campo se une a esta lista. Según informó el bar Café-Tal, con una historia de 20 años de música en directo, en sus redes sociales: “la Policía Municipal de este municipio, Medina del Campo, mediante conversación telefónica y por iniciativa propia, sin que haya habido una sola queja por parte de nadie más, según la ley de ruidos vigente con la cual estamos totalmente de acuerdo, según nos informan, el local no cumple con los requisitos necesarios, aunque no hay comunicación oficial de qué requisitos son los que cumplimos y los que no, ya que hasta ahora la licencia de carácter especial de bar musical y el aviso previo de los días con actuación era suficiente para poder realizar este tipo de eventos”. Por esta razón se vieron obligados a suspender el concierto programado para el pasado sábado 21 de Habitación Vudú, además del previsto este fin de semana de los holandeses Black-Bone que tenían planeado acabar allí su gira. Esta circunstancia afecta, además de a los bares anteriormente mencionados y advertidos, por extensión al resto de establecimientos que pretendieran ofrecer música en directo.

Ante esta situación se ha impulsado, por parte del concejal de Participación ciudadana en el gobierno de Medina del Campo Alberto Arranz Núñez, la petición en la plataforma online change.org ‘Por una adaptación pacífica de la ley de ruidos para TOD@S’, que hace un repaso a las razones para modificar esta norma. Su reivindicación se basa en la consideración de la música en directo como agente contaminante, después de que en 1972, en el congreso de Medio Ambiente organizado por Naciones Unidas en Estocolmo, se categorizara el ruido como tal. Circunstancia que choca con el artículo 44 de la Constitución que reconoce expresamente “el derecho a la cultura y las obligaciones para los poderes públicos de promover y tutelar el acceso a la cultura”, siendo inequívocamente la música una parte fundamental de ésta. Más allá de la visualización en las redes de esta realidad, se plantea la presentación de una moción en el pleno del próximo lunes 30 por parte del grupo municipal Gana Medina para instar, al igual que hizo el Ayuntamiento de Valladolid, a la Junta de Castilla y León a modificar de forma razonada y consensuada la norma que impide la actividad musical en directo, sin entorpecer el descanso vecinal asegurando que ambas son compatibles.

No hay comentarios